Para desesperación de los globalistas y los medios de comunicación a su servicio, los gobiernos conservadores de Europa Central, los “chicos malos de la UE” como Hungría y  Polonia, son países que están obteniendo un notable éxito económico a pesar de no aceptar a miles de inmigrantes ilegales ni adoptar leyes LGBTQI. Otro ejemplo es Eslovenia, cuyo gobierno conservador ha sido recientemente objeto de los ataques de la Comisión Europea.

Según informa Demokracija, el pasado miércoles primer ministro esloveno, Janez Janša, intervino en la conferencia “Transición con ambición” por videoconferencia. El acto, organizado por los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Desarrollo Económico y Tecnología con la colaboración de otras instituciones, reunió la 4ª conferencia nacional sobre la internacionalización de la economía eslovena y la 3ª conferencia sobre la industria del futuro con el objetivo de abordar los numerosos retos que están sacudiendo las estructuras de las economías nacionales y cambiando radicalmente los flujos económicos internacionales. La economía eslovena ha respondido bien a la nueva realidad a través de avances innovadores y se está diseñando una agenda de internacionalización y desarrollo industrial para asumir y adoptar las orientaciones de la UE para un apoyo eficaz a la economía.

En su discurso de apertura, Janša señaló que “el título de la conferencia ‘Transición con ambición’ vale más que mil palabras. El emprendimiento y el éxito de los individuos, de las empresas y, no menos importante, de la nación, están marcados por la ambición de seguir mejorando siempre. Este atributo es especialmente imperativo en tiempos de crisis, como lo es sin duda la actual pandemia”. El primer ministro esloveno destacó que este año no ha sido fácil para nadie. “Sin embargo, espero que la crisis provocada por el virus también presente oportunidades para cambiar nuestra mentalidad. Me gusta pensar que la epidemia ha hecho aflorar una nueva confianza en nuestras propias capacidades y fuerzas y que, por extraño que parezca, hemos asumido la crisis como un reto”.

“Los indicadores económicos de Eslovenia muestran que el gobierno ha mitigado con éxito y eficacia el impacto negativo de la epidemia en la economía mediante la adopción de los paquetes legislativos anticorona. A través de las medidas anticorona, hemos proporcionado alrededor de 2.150 millones de euros de apoyo a los empresarios y las empresas. Este apoyo no incluye las ayudas en forma de bonos turísticos. El valor total de los bonos turísticos para el año pasado ascendió a unos 357 millones de euros, y para este año su valor total fue de algo menos de 200 millones de euros”, destacó el primer ministro esloveno. Janša añadió que, aunque la mayor parte del trabajo del gobierno este año sigue estando relacionado con las medidas de protección de la salud a causa de la epidemia, ya se está debatiendo la ‘ley de desburocratización’, un primer paso para reducir la burocracia tanto para las empresas como para los ciudadanos. “La Asamblea Nacional ya está debatiendo la propuesta de ley y se está preparando un segundo paquete de medidas. La Asamblea Nacional también está debatiendo la propuesta de cambios fiscales que garantizarán unos salarios más altos sin aumentar simultáneamente los costes para las empresas. El gobierno también está adoptando medidas para abordar los problemas estructurales de la economía, como la escasez de mano de obra técnica cualificada, y medidas para mitigar los efectos negativos de la epidemia, como la subida de los precios de la energía y las materias primas en el mercado mundial. Estas medidas no son sólo para mañana. Serán importantes dentro de cinco o diez años y para las generaciones futuras”.

“Además de que los eslovenos son proverbialmente trabajadores, todo lo anterior es seguramente la razón por la que Eslovenia tiene hoy una de las economías de más rápido crecimiento en Europa y la tasa de empleo más alta en la historia de la Eslovenia independiente. Las previsiones económicas para el futuro también son prometedoras”.  Janša añadió que el objetivo de Eslovenia está claro y también el camino para alcanzarlo. “El futuro de Eslovenia es verde y digital; o mejor dicho, aún más verde y más digital. El desarrollo de Eslovenia será integrado, unificado e inteligente. Aprovecharemos al máximo las nuevas tecnologías y utilizaremos todo el talento y los conocimientos que tenemos como nación. No experimentaremos en direcciones desconocidas que puedan traer más perjuicios que beneficios”. En su opinión un entorno creativo seguramente hará que los jóvenes busquen oportunidades de trabajo en casa y no en el extranjero. “Esta es sin duda la medida de política familiar más eficaz y un paso concreto para invertir la tendencia demográfica negativa”.

Janša concluyó su discurso diciendo: “Les deseo una conferencia exitosa que aporte nuevas soluciones económicas ecológicas, creativas e inteligentes, así como soluciones en materia de desarrollo. A medida que el año se acerca a su fin, les deseo a ustedes y a sus familias una feliz y bendita Navidad y que el año 2022 les traiga buena salud y coraje empresarial. O en palabras de John Sculley: El futuro pertenece a aquellos que ven las posibilidades antes de que sean obvias”.