Una vez más, como viene siendo habitual desde los tiempos del señor “X”, el hoy dominicano Felipe González, pasando por el enajenado de Zapatero, la historia se repite como necesidad nacional en Pedro Sánchez. Y aunque lo suyo sería echarle imputado y a patadas, bien sabemos que es obligado respetar las normas. Vale. Pues hágase una moción de censura para echar cuanto antes a este ser ridículo y amoral al que expertos psiquiatras tienen calificado como “narcisista patológico”, y puede que con alguna perturbación más. Y sabiendo que no hay dos sin tres, ahora, tras esta tercera experiencia, confiemos en que la gente de izquierdas deje de ser un poco menos masa amorfa, analfabeta y pendenciera, y elijan a un candidato un poco más presentable o prescindan de él a las primeras de cambio. Claro que esto último también se podría decir de las gentes que votan al Partido Popular.

    ¿Qué debería hacer Feijoo? Lo tienen claro más de la mitad de los españoles, incluso muchos de los extranjeros que nos han invadido a los que incomprensiblemente se le otorga derecho a votar, más los apoyos suficientes en el Parlamento… ¿A qué espera, pues?

    Ahora bien, la necesidad de echar a Sánchez no puede proyectarse como si no hubiera un espacio a la derecha del Partido Popular. Que es lo que ocurría en tiempos pasados, cuando a la derecha de los populares no había nada. Y hasta tal punto no había nada, que surgieron algunos intentos por parte de defraudados del PSOE, gentes sin ideología, progres, pijos de izquierda, actores y actrices que dejaron de estar subvencionados y homosexuales que hacían la cena a sus maridos (qué manda huevos que un tío pueda decir esto y quedarse tan pancho): UPYD (Unión Progreso y Democracia) que fundo la impenitente cañera socialista Rosa Díez, la misma que acuño aquél eslogan de “¡Felipe dales caña!”, y Ciudadanos, a cuya cabeza figuro un tipo que se miraba así mismo, cuyo mayor logró fue salir completamente “desnudo” en un cartel electoral.   

    Así pues, ojo con este espejismo de regeneración que puede despertar el Partido Popular. Ojo, porque el Partido Popular lo que hará es lo que ha hecho siempre en estas ocasiones, rectificar en parte la economía, mantener las leyes aprobadas por la izquierda no llevándolas a más y mantener un tono más elevado en los foros internacionales. Por eso sigue siendo necesario votar a VOX, se sea o no de esta formación, porque si el gobierno de Feijoo necesitase a la formación de Abascal, bien para formar gobierno, bien en apoyos puntuales, posiblemente se puedan rectificar cosas fundamentales. Que es lo que algunos entendemos como MAL MENOR.