Dos hechos, no por esperados menos dolorosos, avalan el título de este artículo. Uno, la retirada odiosa y vengativa, ruin y miserable, de la estatua del Comandante Franco en Melilla... sin que no haya habido un solo legionario, de su actual General Marcos Llago hasta el último "legia", que se haya opuesto; estatua levantada a Franco Comandante en honor a su actuación en la salvación de la ciudad de la carnicería que se le venía encima en 1921. Dos, la orden del Ministerio de Defensa de borrar de la base de datos de "Efemérides" toda aquella que tenga que ver con la contienda 1936-39 y con la División Azul, sin que haya habido un solo militar, del JEMAD al último soldado, que se haya opuesto. Quede claro: los dos hechos a los que nos referimos como avales del título de este artículo son los dos silencios cómplices, cobardes e infames de nuestros "militares"; de los promotores de los sucesos no otra cosa se podía esperar.

Con esos bochornosos silencios, con esa indigna sumisión, que no disciplina, con esa inhibición, con esa complicidad, las Fuerzas Armadas han vendido, y perdido, su alma.

Porque la milicia tiene sus raíces en sus héroes y en sus hechos, en sus ejemplos, y en sus tradiciones seculares. Sin esos héroes, sin sus hechos y ejemplos, sin esas tradiciones, las raíces se secan y ya no queda sino un atajo de funcionarios que están en la milicia como podían estar en cualquier ventanilla de la Administración poniendo matasellos; es más, muchísimo más dignos son éstos que aquellos por razones obvias.

La guerra de Marruecos está grabada en nuestra milicia a sangre y fuego. Fue la cuna, la forja y la ecuela de una pléyade de mandos y subordinados que no sólo lo dieron todo por el honor de España, sino que se cubrieron de gloria hasta lo indecible. Son una de las raíces más profundas de nuestra historia patria y militar.

Las Fuerzas Armadas españolas, las únicas posibles y verdaderas, liderando al único y verdadero pueblo español, fueron las que se alzaron el 18 de Julio de 1936, no contra la República, sino contra el Frente Popular, contra la antiEspaña, contra la sovietización de la nación, por su libertad, unidad, soberanía e independencia, contra los sin Dios, en Cruzada contra la Revolución. La prueba es que mantuvieron las raíces, las tradiciones tanto en lo interior como en lo exterior, recuperando aquellas que habían sido prohibidas. Por el contrario, en el otro bando, las fuerzas armadas se sometieron voluntariamente por sumisa disciplina a ideas, usos, formas y abusos extranjeros hasta lo ridículo: el saludo puño cerrado a la sien, los grados y divisas soviéticas, el juramento marxista, el sometimiento a los mandos rusos y mucho más. Por ello no fueron españolas, sino marxistas-leninista, revolucionarias, rojas, extranjeras. 

Al tiempo, y como no podía ser de otra forma, los mandos y subordinados nacionales dieron al mundo un ejemplo máximo de bien hacer militar superando incluso a las de aquella época en que en el imperio español no se ponía el Sol, protagonizando la mayor ocasión, superior a la de Lepanto, que vieron ni verán los siglos. Los otros, vulgar horda asesina.

Los militares de hoy, con los dos silencios citados, y cientos más en las pasadas décadas, caídos en la autocomplacencia, aburguesados, adocenados, yertos ante la destrucción de la patria por un erróneo concepto de la disciplina convertida en sumisión y una absurda neutralidad hecha sinónimo de inhibición, han vendido y perdido su alma. Ya no son Fuerzas Armadas españolas. Digan lo que digan.