Hoy voy a tratar este tema de actualidad.  Vemos como en Europa la izquierda retrocede ante el avance de los partidos identitarios mientras que en España hemos de soportar ser el último reducto de estos prendas. Habremos de esperar entonces a que la ola llegue hasta aquí. Que llegará.
 
Hartos de estar hartos los europeos se rebelan contra los partidos tradicionales y sobre todo contra los que han provocado la astenia y la inanidad del continente, es decir los partidos socialdemócratas y los de izquierda en general.
 
Porque vamos a ver, el invierno demográfico provocado por tanto aborto y tanta política contraria a la natalidad está dejando un hueco que se quiere rellenar con inmigrantes africanos, en su mayoría musulmanes. Estos se han olido el percal de nuestra debilidad y ya sueñan con una Europa islámica. Y la invasión ya está en marcha y no cesa.
 
Ante esta situación que empieza a ser desesperada, pues la fase de preocupante ya hace mucho que quedó atrás, las sociedades occidentales están despertando al fin. Y este despertar consiste en otorgar su apoyo a los partidos patriotas e identitarios, que no tardarán en ser mayoría. 
 
Los partidos tradicionales, en especial los de izquierda están reaccionando a esto ofreciendo más demagogia y más derechos vacíos de contenido, con lo que se precipitan de esta forma hacia su retroceso y extinción. La gente ya no traga con el timo del tocomocho y lo que quiere es un puesto de trabajo digno en una Europa fuerte, y de raza blanca, como siempre ha sido.
 
Todo este proceso llegará un poco más tarde a este país hiperpolitizado, pero llegará al fin. Los obreros empiezan a estar hartos de tantos derechos vacíos y han empezado por otorgar su apoyo a VOX.
 
Pero esto no basta ni es suficiente.  VOX es un partido del sistema y del régimen del 78. Y España está en situación terminal y necesita de medidas más radicales y enérgicas que las propuestas por el partido V.E.R.D.E. En otros artículos he hablado de ellas y no voy a repetirlas pero están en los programas de los partidos verdaderamente patriotas.
 
Tenemos pues enfrente una aparentemente sólida izquierda, pero siguiendo el curso natural de las cosas a esta le quedan pocos años para desmoronarse.  El proceso iniciado por VOX no es más que el principio del fin. Pero este debe ser mejorado y superado.  Debe ser llevado a cabo por los verdaderos patriotas que no tienen tantos complejos y que van más allá en las audaces soluciones que necesita nuestra patria.
 
Así que en los momentos en que podamos sentirnos desorientados volvamos nuestra mirada a la Europa sana que despierta y no nos vengamos abajo. El proceso de crecimiento de los partidos patriotas e identitarios es irreversible, y aunque aquí estemos en la peor situación, llegará también. Por ello debemos tener los ánimos altos y la ilusión más alta que nunca para salvar nuestra patria del presente desastre. Es cuestión de esperar y de hacer bien nuestro trabajo.
 
Agur, izquierda, agur. Es lo que se otea en el horizonte europeo y debemos estar preparados para tomar el rumbo. No es que yo sea un optimista, me baso en los datos de los otros países. Aquí vamos peor pero eso hará más grande nuestra victoria.
 
Hoy llueve un chaparrón de Abril que me impide salir al campo. Me pondré a leer la historia del Sacro Imperio Romano Germánico y a pensar en cómo una Europa libre de complejos y despierta puede ser grande otra vez , luz del mundo y libre de los efectos disolventes y sulfúricos del izquierdismo.
 
Y en una España libre por fin de tanta demagogia y politiquería, en busca de caminos de grandeza por los que siempre ha transitado.
 
Llega nuestra hora, no lo duden ustedes, a pesar del caos de la oscuridad actuales. Pronto el pueblo español nos encomendará la tarea de sacarle de la ruina y llevarlo por gloriosos senderos. Nuestros obreros quieren puestos de trabajos dignos y están hartos de sus derechos vacíos de contenido. No lo duden. El momento de más frío es justo antes del amanecer. Tengamos fé e ilusión.