Salta a la vista que de los tres cimientos sobre los que Lucifer ha levantado su obra maestra, el de máxima importancia es la perfecta organización de la misma, basada en principios muy simples,  pero convertida en una complejísima estructura. Cuanto más la analizo mayor es mi admiración; los frutos cosechados son su mejor aval. Con tristeza,  y al mismo tiempo,  compruebo la otra realidad –que entiendo menos--: ¿Por qué y cómo, le ha dejado la Iglesia al Poder Supremo sin rostro,  adueñarse de sus riendas?

Me disponía a continuar ampliando lo expuesto en el último artículo cuando veo entrar  en mi ordenador una información remitida por “Infovaticana” que me hace cambiar el esquema  previsto.

Leo en ese diario católico digital lo siguiente (citando la “página oficial” del Sínodo): 

“Una cuestión que vuelve regularmente en nuestro trabajo es la de ayudar a comprender y, sobre todo, a mostrar lo que significa ser una Iglesia sinodal, una Iglesia de la escucha, una Iglesia en camino con toda la humanidad en la historia…nos proponemos descubrirlo a través de la metáfora de la frontera…y la acogida de las comunidades LGBTQ en su camino sinodal”

No puedo menos que participar  de la opinión del diario al presentarnos a los obispos –y a otros sectores de la Iglesia-- intentando hacernos tragar, un planteamiento embustero,  proponiéndonos que veamos ese Sínodo como un proceso de “consulta y escucha”, cuando  es la “puerta por donde se cuelan y colarán todas las herejías”.

En la publicación del 6 de mayo, la página del Sínodo recoge tres testimonios que la líder sinodal de la parroquia de la Inmaculada Concepción de Hendersonville (Carolina del Norte, EE.UU.), Noelle Therese Thompson, recopiló durante las conversaciones sinodales con parejas del mismo sexo en apoyo de sus tesis.

He de confesar que,  como hace tiempo decidí “pasar” de la actividad de la Iglesia modernista en general --y de la española en especial--  no me había enterado del “rotundo fracaso” en Madrid, de la clausura de la preparación del Sínodo. Luego he podido leer la crónica del mismo. Si no fuera porque tales fracasos son una herida ·sin sentido”,-- una puñalada trapera--,  a nuestra Santa Madre la Iglesia, sería una guasa divertida. ¡Para reír a gusto!.  Llevan  sesenta años haciendo el payaso,  el más espantoso ridículo  y siguen emperrados en “asimilarse al Mundo”, -- ¡maldito por el divino Maestro!--. Desde luego,  esta Jerarquía Modernista --tan bien representada por  el obispo de Madrid--  que vio con buenos ojos que una fémina “pocavergüenza” exhibiera las glándulas mamarias y profanase pornográficamente una capilla universitaria. Solo faltó el beso del obispo a la exhibicionista por su gesta. Hablando  humanamente, ¿hasta dónde espera llegar una Iglesia con proceder tan lastimoso?

La información comentada  “tiene varias lecturas” pero yo me quedo con la mía, o sea, que todos es una muestra más de cómo gana trofeos el Poder Supremo sin rostro.

Es penoso ver a la Iglesia malgastar su tiempo con los problemas de los maricones, lesbianas y demás víctimas de  esa enfermedad curable -- que de lo contrario acaba en sodomía--,  y lo fue mientras no la convirtieron en “una forma diferente de estar sanos”, sexualmente hablando--  cuando los tiene a montones sin resolver y por todas partes. Pensemos, por ejemplo,  en esa Alemania cismática -- de hecho--, Y no tiene valor suficiente para agarrar el toro por los cuernos, ni para coger el bisturí y evitar la gangrena.

Mientras tanto,  la “S. de S” va añadiendo trofeos a su inmensa colección, Tristemente, en este caso,  sin necesidad de emplear  a su Ejército, limitándose  simplemente a contemplar cómo se aniquilan unos a otros en el campo rival, y sin necesidad de disparar un solo tiro.

Dado que he cambiado el texto previsto,  remataré el artículo comentando otra noticia, esta vez estimulante,  y por eso la añado. He oído a Macarena Olona la promesa que en las Cortes le ha hecho a Irene Montero, fiel ejecutora de los planes de la “S. de S.” con la repugnante Ley que ha presentado sobre el aborto. Y lo ha hecho con unas palabras tan acertadas, que merecerían ser grabadas en la entrada del Parlamento. Había dado ya suficientes pruebas de su gran inteligencia y claridad en forma de exponer las ideas, --su fuerza de oradora directa-- pero hoy su lección  es difícilmente superable, porque le ha salido de lo más profundo del alma, provocado por el dolor de haber sido víctima de una Sociedad en manos de Lucifer.

¡Que elegante y firme modo de expresar lo que le ha partido su alma sensible de mujer cabal!. Tanto que quizás algunos se han enterado bien de la insuperable forma de condenar a una sociedad maldita por su traición a la esencia humana. Recomiendo que aunque la hayan oído en directo, relean sus palabras. A mí me ha multiplicado mi admiración por ella. Hay que ser humilde para confesar --como lo hizo ella-- el haber sido víctima de las normas satánicas que rigen hoy en la sociedad heredera indigna del Catolicismo más auténtico.  Me gustaría que le llegase mi felicitación más entusiasta.

Creo que Andalucía, que disfruta --como región-- de una gente de inteligencia despierta  votará en masa a una mujer capaz de pronunciar las palabras oídas en  el Palacio de la carrera de San  Jerónimo.

Un comentario extra: Todos los parlamentarios --y ministros-- tontos,  se habían ausentado para no oír a la portavoz de VOX.  Da risa ver las infinitas pruebas de estupidez de esos “representantes del Pueblo”… Hay que ser infantiles y retrasados mentales para proceder así –divirtiéndonos a quienes tenemos sentido del humor--. Claro que Sirven  solo para calentar con su culito un excelente asiento en las Cortes y para payasadas como escabullirse  cuando alguien inteligente va a tomar la palabra. Una lástima, pues podrían desasnarse, si su inteligencia diera para ello  ¡Bobos, bobos, y lo que sigue…!