Dicen algunos que la crisis actual se resolvería si el sector honrado del PSOE se escindiera y provocara nuevas elecciones. Quizá, salvo que ese sector honrado no existe, al menos de modo significativo, en el PSOE. Ni en el PP.

**”Pero vamos a ver, idiotas, ¿qué tenéis contra Bildu? Son socialistas como nosotros. Son antifranquistas como nosotros. Son progresistas como nosotros. Son feministas, LGTBI, abortistas… ¡Son nuestros hermanos, ¿es que no lo veis?! Sí, quieren destruir España, pero ¿es eso tan grave? Además, ¿qué nos importa? Lo que cuenta es el progreso. Nuestro progreso”

**”Cerremos filas, compañeros. Este Abascal nos toma por idiotas, quiere que le sigamos la corriente mientras nos quita votos, nos quita el pan de la boca, ¡el pan de nuestros hijos! Y le llama a eso democracia y patriotismo, menudo cabrón. ¡Todos contra él, unidos todos los auténticos demócratas, el gobierno y la oposición auténtica, es decir, nosotros! ¡Con el pan no se juega, es nuestro pan…!”.

**El problema histórico y político no es si el franquismo fue una dictadura o no. Es si la democracia pudo venir del franquismo o del antifranquismo. Y percibimos cómo el antifranquismo es el cáncer de la democracia y de su base histórica y posible, la unidad nacional.

**Un programa del nuevo frente popular es acabar con la monarquía, herencia del franquismo. Ya lo dice todo el hecho de que para ello necesiten acabar con la democracia.