Tan solo 5’, los últimos del encuentro, le han valido al Real Madrid para darle la vuelta a un partido ante el Sporting de Lisboa que a priori tenía perdido hasta el 88’. Y es que, aunque los blancos no han tenido su mejor actuación en el campo, se ha llevado los tres puntos en un final de infarto donde Cristiano Ronaldo conseguía el empate para los suyos de falta directa (88’) y Álvaro Morata le daba la vuelta al marcador en la última jugada (93’) antes del pitido del árbitro. Previamente, en el 47’, había marcado Bruno César para el equipo portugués.

 

El Real Madrid comienza esta nueva temporada de Champions defendiendo el título de campeón y con las aspiraciones de convertirse en el primer equipo que consiga la victoria dos años consecutivos. Pero el juego mostrado en el Bernabéu no fue el esperado ante un equipo como el Sporting de Lisboa, que ganó de sobra esa batalla, aunque el resultado final no fuera el más propicio para los jugadores de Jorge Jesús. Merecieron un premio mayor por su buena actuación en el campo.

 

La victoria agónica de los de Zidane llegó en el último envite de los blancos, donde fueron clave Morata, Lucas Vázquez y James Rodríguez, que habían salido del banquillo para poner orden en el juego madridista. Sobre todo fue determinante el delantero madrileño, que salvó sobre la bocina esos ansiados tres primeros puntos para que su equipo vuelva a revalidar el título de campeón.