¿Finisterre de la estafa? ¿Fraudulento chicle estirado hasta donde dio de sí? Columbrando datos que hacer pensar que van echando el cierre de la presente astracanada liberticida. Hasta la siguiente, pufo climático, pues. Manipulando el clima, genocida y liberticida geoingeniería mediante. Pamema climática, otro fraude semejante al covidiota tratando de aplicar de nuevos secuestros domiciliarios y más robo de las exiguas libertades civiles que nos van quedando para aplicar sus repulsivas agendas globalistas.

A ver Sanchinflas, siempre te diré DESOBEDECERÉ

Cum Fraude o La Siniestra Mofletes, apelarán, cómo no, a la seguridad nacional, más de lo mismo, la misma y falsaria y patriotera basura cometarros y engañabobos. “Quédate en casa” y toda esa liberticida mierda lavadora y abstergente y trituradora de meninges.

Y, ojo, poseen suficiente arsenal, mucho más vista la abundantísima miríada de tragacionistas que habitan el planeta. Tras los pufos de bichitos y de calentamientos güebales, del conejo de la chistera, marchando sainete digital, o limitada guerra nuclear, o falsísima invasión alien. En esta ocasión, no contarán del todo con el factor sorpresa.

Así que, perritos falderos, dóciles lacayos, agradecidos comepollas, esforzados chupaculos, disparad cuando y cuanto queráis, gentuza, siempre aguardando para mandaros a tomar por donde amargan los pepinos.

Cuatro datos (y una coda) del fin de la astracanada covidiota

Uno. El ilegítimo gobierno capitaneado por Sanchiflas vuelve a admitir que nunca ha existido ese glorioso comité de expertuzos compuesto por “acreditados” científicos que presuntamente aconsejaron y encargaron todas las medidas represivas y opresivas impuestas durante año y medio de PLANdemia, además de falsa pandemia.

Dos. El ministerio contra la salud español ha admitido, por fin, que no posee la secuencia genética aislada del célebre y volandero y muy mortífero bichito con el que han acojonado vilmente a la población durante los postreros dieciocho meses. Ergo, bichito-19 no existe.

Tres. El tribunal constitucional o prostitucional, no recuerdo con exactitud el adjetivo, ha declarado ilegal el primer estado de alarma ( el segundo, ídem, enseguida) decretado por el gobierno en marzo y noviembre de 2020, y el tribunal supremamente injusto ha determinado que el arresto casero y el militaresco toque de queda impuestos durante 2020 y 2021 no obedecían a cuestiones debida y sanitariamente justificadas.

Cuatro. Los mass mierda mayoritarios empiezan a alterar su discurso, curioso, limando el delirante y paranoico relato oficial, y proporcionando prelación a noticias y sucesos de otro temperamento, relegando deliberadamente todo aquello vinculado a la PLANdemia. El geoingenieril y calienta-mentes entremés, provocado en La Palma, hábil (¿sí?) relevo...

...Y lo dicho, que tengo ganas de guerra, coño, el olor del napalm y todo eso. Habéis vencido (no del todo) en ésta. Nos vemos en la siguiente. En fin.