Notas a favor de la República Nacional

Sr. Director:

    Solemos atribuir a la actual Monarquía un significado que en realidad no tiene. En parte, por una actitud de la mente para detectar patrones favorecidos por la selección natural, que no deja de ser un fallo en la percepción.

Existió una emperatriz china que exigía  a los mandatarios que la visitaban que le practicasen sexo oral. Hoy como a esto no llegamos calificamos a los reyes, reinas, príncipes y princesas que en el mundo son, de gentes muy normales y hasta estupendas. Pese a no hacer nada de provecho. 

Franco no restauró la dinastía Borbón, instauró una dinastía sobre el legado de los cuarenta años de paz y prosperidad ganados con la Victoria del glorioso 1 de abril de 1939.

A  Felipe V, que es puro azar, se le tiende atribuir un significado como consecuencia del proceso cognitivo que se ha inoculado en la sociedad española, pero en realidad, como venimos comprobando, es un obstáculo para la unidad, grandeza y libertad de España.

En Ceuta, que ni estuvo ni se le espera, se hubiera ganado el Trono. Pero ha preferido seguir siendo un lastre y un gasto al costado de la patria. El repudio a su persona no vendrá de la tropa izquierdista, a la que se gana                                             colocándoles en la foto, sino de los patriotas convocados en Medina del Campo.

Por España… ¡Contra el Rey!