Las opciones de superar el récord de Guardiola de victorias consecutivas con el FC Barcelona ya ha pasado a la historia. El Real Madrid igualó ese récord, pero ahora está centrado en no sumar más empates consecutivos. Ya lleva dos. El último ante Las Palmas, el equipo revelación de este comienzo de temporada, que sorprendió en el último tramo del partido cuando incluso Zidane pensó que estaba todo hecho con la victoria por 1-2 de los blancos. Cambió incluso a Cristiano Ronaldo para darle descanso. Pero en el fútbol ya se sabe, hasta que el árbitro no ha pitado el final del encuentro…éste no ha acabado.

 

Marco Asensio fue el que se encargó de inaugurar el marcador en el 32’, aunque poco le duró la alegría al Real Madrid, ya que Tana empató el encuentro en el 37’. Fue Benzema, ya en el 66’, el que volvió a poner a los blancos por delante. El juego merengue era bueno y no estaba concediendo espacios, por lo que Zinedine Zidane decidió dar descanso a Cristiano. Pero Araujo, en el 84’, puso el 2-2 definitivo, aprovechando el exceso de confianza de los visitantes.

 

Este segundo traspiés consecutivo no imposibilita al Real Madrid seguir liderando la tabla en solitario, aunque ahora tan solo a un punto del FC Barcelona, su más inmediato perseguidor, que ganó por 0-5 al Sporting de Gijón. Habrá que esperar a próximos encuentros para seguir muy de cerca el rendimiento de Ronaldo, el verdadero protagonista del partido, cuyo enfado por su mal juego ha copado crónicas y crónicas en los principales diarios deportivos de nuestro país.