No atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la simple estupidez, reza el dicho. También pueden darse ambas a la vez sin que se sepa cuál domina sobre la otra. Se confunden, al ser la estupidez el compendio de todas las maldades.  

De Pedro Sánchez dicen que es un presidente de tipo "Sálvame", con un desgobierno que no hace más que dar espectáculos, en el que vale todo con tal de ganar adeptos, que es lo primero, y con un teatro orientado, de muchos títeres bien pagados. Son medios con el fin concreto de la perpetuación de la especie. Cuanto mayor sensacionalismo, más fácil es la manipulación con causas sensibles que generen, más engañados y abducidos a su iglesia satánica, que por algo quiere retener el trono áureo del poder hasta mediados de siglo. Un poder omnímodo, edificado sobre la gran parroquia cimentada en la fuerza del número, que le colme sus ansias de eternidad.

Juraría que este hombre está rematadamente loco. ¿Observáis su personalidad? Las afirmaciones que vierten sobre él, le hacen ser un payaso peligroso. El presidente se ha metido ahora con las cosas del corazón que son más bien de los genitales, del colorín y del cuento para niños inmaduros como es su electorado, que vive de chupar el sudor a los españoles de bien. A ver si lo lleva Federico Jiménez Losantos a su crónica rosa que hace todos los días tras su crítica política en la que no deja títere con cabeza, y pone verde al personaje. Seguro que le da lo mismo que si lo pone azul. Pero si Federico hiciera eso, y lo metiera en su crónica rosa y dejara lucirse, entre los líos amorosos, el tipo en cuestión se lo pasaría bomba y estaría feliz. Pues Pedro Sánchez es feliz haciendo lo que le da la gana, estando por encima de la Ley, la costumbre, la ética, la verdad, y los principios generales del Derecho, o sea, riéndose de todos, porque lo único que quiere Pedro Sánchez es ser el presidente eterno, y lo demás, se la suda todo. Sobre todo si le huele a España.

Rociíto (Rocío Carrasco) es el pan nuestro de cada día en la crónica rosa y por eso el presidente se interesó por ella, la llamó -mediante M. Teresa Campos- e invitó a la Moncloa, a lo que la hija de Rocío Jurado que E.P.D., no aceptó. Menos mal. Rociíto demostró un gramo de decencia y racionalidad al no caer en la morbosa trampa y a pesar de su largo tratamiento psiquiátrico; una buena prueba más en su contexto, de esta sociedad enferma. Si todo esto no es un bulo que tanto como si es verdad encaja perfectamente en el perfil del personaje de Sánchez, es una indignidad más por su parte que nada le importa. Pero cada día se confirma que todo esto fue absolutamente cierto, y lo que demuestra que en el personaje cabe todo, hasta lo más inimaginable.                                                                       

En las redes se ven mensajes como estos: ¿Ha llamado el presidente del Gobierno a alguna de las muchas familias que están en paro? ¿Ha llamado a algún familiar de los fallecidos por coronavirus? ¿Ha llamado a alguien que esté en una cola del hambre? etc., etc., No. Ha llamado a Rociíto que, caída en desgracia del morbo, es el centro de las revistas del corazón, telebasura y cotilleo. ¿Qué pretendía el presidente con esta acción?

Hay más de 150.000 fallecidos por COVID que ni siquiera reconoce. No se ha acercado a un hospital ni residencia y hace esa llamada, pero sin embargo vemos lo que le importa. Es otra manera de intentar hacer publicidad, nada casual. Desviar los problemas, seguir con las mentiras y conseguir un territorio seguro de propaganda. Una operación subliminal de calado. Esa llamada de "humanidad" que llega a una amplia audiencia, sensible al discurso y que ahora, conoce que el Presidente se ha preocupado por una, mientras otras, como las niñas de Baleares merecen su silencio y ocultación. Mientras que da el más sentido pésame por un preso de ETA fallecido, o manipula las informaciones y miente con la naturalidad que respira. Mientras tanto el barco se hunde pero su capitán ni lo quiere ver, sigue bailando y la orquesta tocando, porque el barco común no le importa lo más mínimo, y por eso mira para otro lado y nos cuenta un cuento de hadas, hasta que nos ahoguemos, que es cuando abandonará el barco y saldrá huyendo, volando en su helicóptero.

Con su parroquia cada vez más nutrida que es parecida a él, enferma de estupidez y locura, se verá justificado para hacer de España una hoguera. Por eso legaliza a todos los que entran ilegalmente a cambio de votos, al igual que compra voluntades. Ya lo decía Carmena, que vengan, que vengan y salten la valla que son los mejores. Ella no recogió ni al primero.

Estos días circuló un vídeo que creo lo hayan borrado de Internet, como hacen con todo lo que no les gusta, y que reproduzco, literalmente lo que dice. Es un chico joven con barba, y un gorro de montaña en la cabeza, que bajo el titular de: "Desmantelan el equipo de rescate de la Guardia Civil en Navarra", expone firme y marcial lo siguiente: 

"Buenos días, hoy tendríamos que estar todos llorando, con crespones negros. El hijodeputa de Interior, ministro o ministra, no tengo ni puta idea quién es y me da lo mismo, un soplapollas de este gobierno de mierda que nos ha tocado vivir, desmantela el equipo de la Guardia Civil, de salvamento de Montaña en Navarra. Otra concesión más para los asesinos de Bildu. Los asesinos de Bildu, socios del gobierno, unos asesinos...

Los mejores en la Montaña, 40 años trabajando en Navarra, se los cargan. ¡Pero qué coños estamos haciendo! ¡Por favor! Hay que salir a las putas calles que estos son unos sinvergüenzas. Me cago en su puta madre, y en los que les habéis votado. Sí. En los que les habéis votado que sois más mierdas que ellos".

Convocada una gran manifestación el 5 de junio, por la plataforma "Pedro Sánchez dimisión", con salida a las 12 de la mañana de la Puerta del Sol, hasta el Congreso de los Diputados, para pedir la dimisión de todo el gobierno socialcomunista y elecciones generales.