Lo que más me gusta de este movimiento, es su falta de congruencia y como se está cavando poco a poco su propia tumba. Y el momento más top de su historia, será cuando los que luchamos para destronarlo, estaremos sentados viendo pasar su cadáver... ¡Queda poco para ese día!