Deseo aclarar que la nueva situación de los Estados Unidos me entristece enormemente y espero que nadie interprete mi euforia como alegría por sus desgracias. Como pueden colegir, tiene otros motivos pero ninguno es por ver al “Imperio” pagar los platos que la Democracia  rompe siempre.

No es que los Estados Unidos como nación me caiga muy simpática, por todo el daño que sus gobernantes han hecho a España, --liquidando nuestro Imperio y asesinando a dos millones de filipinos para borrar nuestras huellas en aquellas Islas, nuestras durante trescientos años--, pagándonos de ese modo la deuda contraída por ayudarles a ser independientes de Inglaterra.  Pues “no fue Francia quien financió su independencia”,   ni hizo más por las trece colonias, fuimos los españoles.

 Sin la ayuda por el Sur  prestada la Nueva España,-- parte fundamental de nuestro Imperio – y que los  estúpidos gobernantes mejicanos se dejaron robar--, nunca habrían vencido a Inglaterra. Lo sabía  muy bien, y lo reconocía,   el propio Washington. Desdichadamente, los españoles hemos sido  frecuentemente unos ingenuos zoquetes, regalando bobaliconamente nuestros méritos a los demás; en este caso a Francia.

El Rey francés era muy generoso “con nuestro dinero”,  que nuestro borbón tonto le daba al parisino, para éste regalarlo a las Trece Colonias...

Pasemos ya a la Segunda parte de  “La razón de mi euforia”.

Hasta ayer era dogma de fe que la Democracia USA era modélica. Allí la Justicia se aplicaba bien y rápido, los jueces eran independientes e insobornables,  especialmente  en los Altos Tribunales. Allí, la separación de poderes era rigurosamente respetada,… En fin ¡una Democracia perfecta! (“comme il faut”, dicen los franceses)

Y todos tan convencidos. Y,  yo,  sufriendo las consecuencias porque,  en este caso “la excepción ‘no confirmaba la regla’ sino que ‘impedía demostrar’ mi teoría” sobre la Democracia como obra “genial y letal” del mismísimo Lucifer para adueñarse del Mundo.

Cuando, inesperadamente,  salta la libre y queda demostrada la validez de mi teoría sobre la Democracia Liberal partitocrática como ruta infalible hacia la corrupción,  la ruina, la esclavitud, y el hambre. Nos llega de los  Estados Unidos,  la confirmación de que,  esa nación imperial,  sucumbe también por culpa del Régimen satánico por  antonomasia.

Efectivamente,  nos informan de cómo el SCOTU (“Supreme Court of the United States of America”), o sea, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos,  ha hecho “exactamente lo mismo que nuestros Altos Tribunales”, se ha limitado  a “acatar las órdenes” de la Sinagoga de Satanás, dueña universal –“gran Amo”- de todos los gobiernos nacionales  democráticos del mundo, demostrando que aquellos jueces de los puestos claves de la Justicia son tan peleles como los del resto de las naciones y , se han permitido el lujo de “ignorar el recurso del Estado de Tejas”, dejando el campo libre a la mentira y al robo de votos. ¡Han legalizado la podredumbre democrática! ¿Divertido, no?

En mi libro “la Piedra Roseta de la Ciencia política” explico con suficiente claridad el famoso protocolo,  donde los “Sabios de Sión” proclaman,  sin dejar lugar a dudas; “Somos nosotros  quienes dictamos las sentencias…” ¡Nosotros!, ¡NO los jueces que las firman para ustedes!

Pero esta realidad no la quieren ver nuestros genios de la cultura y de la erudición, comentaristas a un tiempo en nuestras tertulias o conferenciantes de reconocido prestigio…-- y es que, “¡esas afirmaciones son  producto de los  descarríos de mentes medievales que nadie se explica cómo les dejan publicar lo que piensan!”--

La información habla por sí sola. El SCOTU ha cogido el recurso de los que intentan hacer brillar la Justicia, y condenar a los manipuladores, ladrones de votos y burladores de las Leyes de los Estados y lo ha enterrado.  A su entender los abogados  USA, no conocen los derechos de su Pueblo,  ni  los de sus Estados, y tampoco saben  interpretar el alcance de  las Leyes  vigentes…

Evidentemente mi euforia desbordante, al ver avaladas mis teorías,  se ve un tanto ensombrecida porque,  los canallas miserables al servicio de la Sinagoga de Satanás, se cargan al mismo tiempo la libertad, la justicia, y la vida del Pueblo estadunidense... Ellos y los políticos, podrán seguir medrando, robando, manipulando y asesinando, si fuera preciso,  y el pueblo a callar.

Los españoles estamos ya doctorados  en esa materia, ahora le toca al pueblo norteamericano comprobar en sus carnes los resultados de la decisiones judiciales impuestas por el miedo o el soborno.

Por suerte, allí, cuentan con el famoso “Pentágono” y la Historia nos tiene bien informados –a cuantos poseemos un mínimo de cultura—de que,  “siempre hay un militar que salva a los pueblos de la esclavitud ‘en  última instancia’…”.  Por algo la gente decente, aún sigue soñando con “el Caudillo”.

Mi más sincero deseo  para el pueblo USA -- que acogió con los brazos abiertos a los perseguidos de Fidel—y habida cuenta que USA aún conserva la costumbre de rezar, –cosa olvidada por los pueblos europeos— les aconsejo reclamen en sus plegarias,  el envío de alguien parecido a Francisco Franco Bahamonde, para verse liebres  de lo que se les viene encima si, finalmente,  vence la Sinagoga y gobierna ese católico que, a mi entender, tiene de tal, lo que yo de agnóstico.