En ocasiones como ésta se suelta, sin querer,  lo que se lleva dentro, y suele disimularse. Estoy disfrutando viendo  los verdaderos sentimientos de algunos analistas.

Ciertamente  el resultado de las elecciones andaluces es motivo de alegría para quienes creen en la Democracia liberal partitocrática  --e incluso para quienes no creemos en ese gran invento satánico -- por lo que significa  ver al Pueblo español decidido a dar una patada en  el lugar adecuado al mayor mentiroso conocido. Pero, por otra parte, queda demostrado algo que no habla muy bien de la inteligencia media de los votantes. Sé que esta afirmación no me hará ganar simpatías pero un escritor debe ser un fiel siervo de la realidad y de la Verdad.

Lo demuestra el hecho de poder comprobar lo fácil que resulta “manipular” a la buena gente que tiene fe en los periodistas de la prensa de “derechas”... Veamos. Salvo el Toro TV --y los “media” modestos que mantienen su “independencia”  de las consignas del “Poder supremo”—los media de derechas tenían todos un objetivo común: la Victoria del PP;  pero,  al mismo tiempo, su segundo objetivo, era seguir menospreciando y desprestigiando a VOX tratando de hundirlo en lo más profundo. Esto es así, desde hace mucho tiempo... A mí, que, por mi nula fe en la “DLP”—democracia liberal partitocrática—ni me va ni me viene el tema,  me ha llamado la atención esa postura de la política de derechas.

¿Qué tiene VOX –hace tiempo que me lo pregunto—que suscite en los “conservadores” tanto políticos como periodistas y “comunicadores”--ese odio especial? Dado que, precisamente, si hay algún grupo político “constitucionalista”  consecuente con sus ideas y con la fe democrática,  ese partido es VOX, gracias al cual, España aún tiene alguna esperanza de que la Democracia le pueda servir para seguir existiendo como nación. Sin ese partido,  ni se habría procesado a los separatistas, ni nadie asustaría a Sánchez y demás miembros de ese Frankestein monclovita.

Repito que la debilidad mental de los votantes es evidente como lo demuestra el miedo que han metido en el cuerpo a muchos quienes  creyendo en  VOX,  han cambiado su voto al PP ante los ataques  de terror a la “ultraderecha”.  Es un  síntoma nada positivo a la hora de juzgar la capacidad del pueblo sano y decente para tomar una decisión importante como es votar lo mejor para España.

De todos modos no es cosa nueva para mí. Una larguísima experiencia me ha demostrado este axioma: “Todos los poderes de la tierra se frente a la  posibilidad de ver a un partido  ‘defensor de los valores y amante de la Verdad’, logre poder gobernar”. La razón es muy sencilla, para  llegar al Gobierno, los partidos aspirantes, deben tener una puerta que permita la entrada libre a la “corrupción”.  Sin esa condición la posibilidad es nula. Posiblemente sea la razón por la que tanto las izquierdas como las derechas,  mientan descaradamente y manipulen todo lo relacionado con el partido de Abascal.

Tengo la sensación de que la euforia provocado por las elecciones andaluces en algunos comentaristas tiene más que ver con ese llamado  “frenazo a Vox” que con el inevitable final del Doctor Sánchez.

Pero cuantos desde fuera de su organización admiramos el valor de quien se jugó la vida en Vascongadas—la suya y la de su padre como “miembros del PP”—y está demostrando que ama de veras a España, confiamos en que, por bien de los españoles, no cambie de rumbo y siga plantando cara a los rojos y los “amarillitos” que con la nueva dirección nacional –gente “moderada”  de “probada buena capacidad de consenso”--, serán cada vez más del color del girasol. Y como el discurrir de los años, va poniendo a cada cual en su sitio, confiemos en que la Presidenta de Madrid, ocupe pronto el suyo.

Un último comentario,  imposible de  soslayar, condensado en una pregunta: ¿Para qué le servirá a España la victoria absolutísimamente aplastante del PP en la elección andaluza? ¿Nos resultará tan “útil” como la de Rajoy hace once años, y  de consecuencias inolvidables?

Personalmente tengo tan poca fe en el PP, y me temo un  uso idéntico al que hizo otro gallego a partir de 2011. ¿Borró la obra de Zapatero, no?

¿Creen ustedes que Juanma Moreno, ahora que tiene todo el poder en sus manos, cerrará el grifo por donde se fugan los millones de la Junta de Andalucía en subvenciones a los tinglados que dejó montados el PSOE? ¡Esperaremos sentados! ¿Creen que borrará todas las leyes contra la moral, la decencia y la inteligencia de los andaluces... o continuarán sirviendo al mismo Amo que Falconeti legislando en la misma onda: feminismo, inmigración ilegal violencia de género?

Mi temor ver convertido el “19 de junio” en una fecha para la Historia, sin más trascendencia. Por supuesto, deseo equivocarme --como el que más--,  y tener que rectificar  poniendo a Juanma Moreno en un pedestal...

Como son tan amantes de la paz, de la moderación  y de no provocar a los rojos de la oposición, tendremos unos meses de tranquilidad,  mientras “estudian” todo lo que convendrá hacer...  Luego entraremos en la fase en la que nos deslumbrarán con los cambios.

Por suerte contaremos con una buena gestión administrativa será buena y Andalucía -- en lo material--  tomará el camino que se ha merecido siempre y que los socialistas bloquearon para desgracia de la Región más rica de España. (Aunque sin explotar). ¡Qué bonito sería que a lo material, el PP pudiera añadir algo de espiritual y merecer ser digno de Andalucía y de España!