La whipala es copia del logotipo de un refresco y pretende usarse como sustituto de las banderas hispanoamericanas en un nuevo intento por fraccionar nuevamente a los estados nacionales.