Para mi, una de las cosas más absurdas que se pudieron hacer fue quitar el servicio militar obligatorio.

El ejército siempre ha sido como una ''escuela'' para la población.

Aprendes disciplina, orden, esfuerzo y sacrificio. Incluso a respetar los símbolos nacionales.

Muy importante también, es su utilidad para la unión de los españoles, venidos de todas las regiones del país, para colaborar en una empresa común.

Todas estas cosas son muy necesarias hoy en día en España.

Y una población que rechaza el servicio militar es una población que teme en el fondo el esfuerzo, el sacrificio, la disciplina, cuando, precisamente, esos factores son los que hacen a un país fuerte, temible, como lo fue en otros tiempos nuestra patria.

Si no se aceptan esos factores, pues débil internamente y generalmente ignorado a nivel exterior.

Por todo ello, el ejército, ''escuela'' y ''escudo'' de la nación, debe volver a ser obligatorio.