Parece obligado que terminado el año se dé cuenta de las personas que merecen ser destacadas por sus actos y en sentido opuesto, las despreciables por sus comportamientos.

En cuanto a las personas destacadas, seguro que hay unanimidad: los 14 patriotas de Blanquerna condenados a penas de privación de libertad por interrumpir sin violencia sobre las personas ni fuerza sobre las cosas un acto separatista motivado por odio a España, el 11 de septiembre de 2013 en Madrid. Catorce patriotas a quienes siempre tendremos presentes.   

Y respecta a las personas más despreciables del año que ha terminado, también parece que esté claro. 1.º El violentísimo elemento comunista Alberto Rodríguez, condenado a prisión e inhabilitado de otros tantos derechos y funciones por agresión brutal a un policía. 2.º El maleante, hoy huido de la Justicia, José Miguel Arenas Beltrán, más conocido como Valtonyc, condenado por la Audiencia Nacional en 2017, a tres años y medio de prisión por los delitos continuados de: enaltecimiento del terrorismo etarra, calumnias e injurias graves al Rey y amenazas explicitas a determinadas personas. 3.º El coronel Alfonso María Reyes Leis, ascendido a general de brigada por el presidente Pedro Sánchez, el 28 de diciembre de 2021, por el gran mérito castrense de pilotar el helicóptero que “sacó” los restos mortales de Franco del Valle de los Caídos. Tres despreciables cuyos nombres siempre recordaremos.