Ayer, oí misa en casa trasmitida desde Santiago de Compostela, y provocaba en mí una “meditación laica” sobre lo que presenciaba.

En primer lugar, el recibimiento a los Reyes ante el Hostal de los Reyes Católicos -- mi residencia cuando, por mi trabajo, debía permanecer tres semanas en Galicia--, en la Plaza del Obradoiro que,  siempre te provoca una alegría especial a todos cuantos hemos hecho “el Camino” desde Roncesvalles.

. Esa plaza, como la de Salamanca y alguna otra Plaza Mayor de España  e  Hispanoamérica, es inolvidable. Mi mujer siempre me comenta el imborrable recuerdo de un día lluvioso entrando en el Obradoiro enmarcado en el Arco iris… ¡Que maravillosa España y sus regiones, y en espéciala Galicia!

Entremos en mi meditación laica. Mientras –aparte de cumplir con el precepto dominical, en casa,  por imposibilidad de ir a mi parroquia, contemplaba el espectáculo de la misa solemne --con presencia de los Reyes--, pensaba en muchas cosas.

He aquí la primera: ¿Qué le gustaría hacer al papa Francisco con estas celebraciones?... – Seguramente -- por lo visto en su forma de actuar desde que se negó a seguir la tradición y menospreció a quien le ofrecía el ornamento sagrado para su aparición primera ante el pueblo en la Plaza de san Pedro—es evidente que las suprimiría por “ostentosas” y contrarias a la “sencillez” evangélica, según  su interpretación.

Otra:

¡Admirable la gran formación recibida por el Rey en las Academias militares! – Sin duda,  Juan Carlos aprendió del Caudillo la manera de preparar a un Borbón a ocupar el trono de España y utilizó con su hijo, el método del Generalísimo. Se nota la gran visión “del anterior Jefe de Estado” sobre lo conveniente en cada ocasión. Impresiona el andar de militar  de Felipe VI que lo siente, su postura en el la Basílica, es modélica, siguiendo la celebración, e imitada por la Princesa de Asturias, por su hermana y hasta por su madre, aunque ésta dejara patente que su participación era exquisita,  pero ajena en creencias (no fue capaz de persignarse en el Evangelio, ni nunca hizo la señal de la Cruz)

Otra, que comenté con mi esposa:

Si en los Estados Unidos pudieran ver esta trasmisión quedarán impresionados, pues los norteamericanos, nunca podrán presenciar actos como el trasmitido por TV13.  No tienen la suerte de poseer catedrales como la de Santiago, (¡esas joyas con siglos en sus piedras!, ¡esas maravillas de la Fe medieval!)  Si las televisiones USA pudieran trasmitir ceremonias como la misa de ayer en Santiago de Compostela, los protestantes de buena fe “deslumbrados” por el arte y solemnidad en  semejantes marcos, harían lo que han hecho muchos ateos y agnósticos, ingresando en la Religión, capaz de trasmitir tanta belleza y emociones.

Otra:

La repugnancia que siento cada vez que los “papagayos” (y  otra veces también las “papagayas”) me impiden, con sus intervenciones inaguantable y peroratas,  disfrutar de las ceremonias religiosas solemnes   Pero,  ¿no hay nadie que les haga ver su inoportunidad? (Se creen tan importantes que organizan por su cuenta “otra celebración” que impide oír los coros, las homilías originales. Ayer “taparon” la voz del Rey mientras hacía la oración a Santiago, y al Arzobispo mientras hablaba. Se empeñan en “traducirnos” lo que estábamos oyendo, y dicen tonterías como “ahora tocará el órgano”, cuando estamos viendo al músico y sus dedos, moverse sobre el teclado;… ahora nos “bendecirá con el misal”…  (¿nos creen tontos, ciegos y sordos? No lo puedo remediar, me sacan de quicio esos papagayos y papagayas. (Les aconsejaría hacer algún estudio sobre “el lenguaje de los modernos medios”…., no entiendo que estén al frente de la trasmisión de celebraciones litúrgicas). Este comentario no servirá de nada, pero,  al menos,  queda constancia. Lo normal, al parecer, cuando la ceremonia es en otro idioma –--las misas del Vaticano, por ejemplo-- es dejar oír el original  o, si lo quieren traducir,  hacerlo con el texto en la parte baja de la pantalla”. O, al menos,  “apaguen la voz del celebrante” y podremos oír  “sólo” la voz del traductor, pero nunca las dos voces simultáneamente. Así lo hace la EWNT, emisora católica USA. Es de simple sentido común.

He disfrutado de esta trasmisión por varios motivos: la primera,  porque el Rey ha cumplido como debe, y, la segunda, porque probablemente será una de las últimas veces “en que los ‘rojos’ consientan” a la Religión Católica disfrutar de estos privilegios “anti constitucionales”.

España siempre fue “la nación católica”  pero hoy es una “nación sin religión”, …por presión del Vaticano (¡incomprensible, pero cierto!) al  forzar a Franco a tomar ese camino... (Y el “error imperdonable del Caudillo: haber sido  “más papista que el papa”,  y no imitar a los Reyes Católicos, plantando  cara a Roma,  cuando se equivocaba. Ahora recogemos los frutos del Vaticano II)

Muy pronto, la Sinagoga de Satanás --dueña absoluta de la política española-- que ha sido capaz de exhumar a Franco ante la pasividad del partido hijo del mayor traidor al Generalísimo, ordenará a Falconetti, dar un paso adelante contra nuestra Santa Religión.  Y, el “PP”,  no hará nada, para evitarlo,   aunque su núcleo fundador y fundamental lo integró el “franquismo sociológico”, si bien, engañado por Fraga y utilizado luciferinamente por él para  eliminar a Fuerza Nueva. Razón fundamental: ser el único movimiento leal y defensor del Régimen nacido de la Victoria. ¡Ojalá me equivoque!, pero  el pobre Casado está demostrando ser un fiel discípulo de Fraga.