No me refiero a los presuntos implicados como aquel grupo musical de nuestros años jóvenes y no tan jóvenes. No, en lo que sigue son presuntos implicados las energéticas Iberdrola y Naturgy y la CHM-S (Confederación Hidrográfica del Miño-Sil).

Las operadoras, con la aquiescencia de la autoridad hidrológica -que tiene como misión velar por la integridad de las cuencas hidrológicas dependientes- han vaciado embalses de esta cuenca hasta el 20% de su capacidad, cuando de media estaban al 70%, sin consentimiento y autorización de la Junta de Galicia. En efecto, la Junta de Galicia ha incoado un expediente sancionador a las empresas concesionarias que ejecutaron irregularmente el vaciado de cuatro embalses –Cenza, As Portas, Salas y Belesar– en las provincias de Orense y Lugo

Según informa el digital Rebelión en la Granja, "el vaciado se produjo de manera intencionada. La clave radica en vaciar los embalses para generar el mayor número de energía hidroeléctrica -la más barata- permitiendo que entre en el último momento la energía procedente de gas, -la más cara- , de manera que los márgenes de las empresas se incrementan de manera muy notable. La ganancia empresarial es tan alta que la multa de 100.000 euros por los cuatro vaciados apenas supone mella en la cuenta de resultados.

El digital elconfidencial.com afirma que "algunas empresas eléctricas, en especial Iberdrola, han vaciado pantanos a la búsqueda de los beneficios derivados del alto precio de la electricidad. Las empresas se defienden señalando que sin la aportación de sus reservas hidráulicas el precio hubiera sido aún más alto, lo que no pasa de ser una media verdad, es decir, una mentira peligrosa. A lo largo del mes de julio, han sido muchas las horas en que el precio máximo lo ha marcado la energía hidráulica y, por tanto, no puede decirse que este tipo de energía haya servido para minorar el precio marcado por las centrales de gas".

El portavoz parlamentario del PP de G, Pedro Puy, ha dejado claro que «cuatro de los principales embalses que dependen de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, que dependen del Estado, tienen unos niveles, porque hubo un vaciado, que no son acorde con lo que tenía que haber a estas alturas del año». «Los embalses de la Confederación Hidrográfica están vacíos y los que dependen de la Xunta, no». Ha proseguido afirmando que "si el próximo otoño no llueve «puede haber problemas» a nivel medioambiental y con el abastecimiento del agua".

El agua embalsada de los cuatro embalses ha descendido progresivamente. La principal presa de la provincia, As Portas (Vilariño de Conso) está al 14,61% de su capacidad total. El embalse de Cenza, en el mismo municipio, y gestionado también por Iberdrola, supera ligeramente el 15% de agua embalsada. El embalse de Salas está al 27% de su capacidad total y el de As Conchas, ambos en A Baixa Limia, al 37,74%.

La consejería de Medio Ambiente ya ha manifestado que el vaciado de embalses puede acarrear sanciones de hasta dos millones de euros, de acuerdo con la ley de patrimonio natural de Galicia, señalando que la responsabilidad del vaciado es de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil que tiene las competencias estatales.

La desvergüenza de Iberdrola y Naturgy, de desembalsar arbitrariamente agua de los cuatro embalses gallegos en unos momentos críticos para todos los españoles que vemos como se saquean nuestros dineros en los recibos de la luz, para engrosar sus cajas, no es que sea algo sarcástico, es que es algo delictivo y saqueo hidráulico, así como presuntos delincuentes los responsables del organismo que lo ha permitido.