Quizá convenga aclarar el título de la reflexión para eliminar cualquier tipo de suspicacia o errónea interpretación, el sustantivo entrecomillado hace referencia a pesebre de las bestias o lugar para bestias de carga o para el ganado; cualquiera que sea la acepción a considerar, ya sea pesebre o lugar para animales, sería correcta, la primera, entendida como dornajo o gamella donde comen y engordan las personas ignorantes de las vitales necesidades del pueblo, de los primigenios derechos que se derivan de la Carta Magna, de la amplitud del concepto de libertad,  del civilizado principio de propiedad o de la incuestionable necesidad de asumir el precepto de “a cada cual según su mérito y capacidad”; la segunda, percibida como guarida o refugio de gentes indeseables y peligrosas para el presente y el futuro de España.

La “Gallera”,-- el palenque en el que este desgraciado Gobierno ha convertido al Consejo de Ministros,-- al menos, prescinde de una de sus más agresivas aves, “el gallus gallus sovieticus”, avechucho de mal agüero y peores intenciones, pajarraco siempre dispuesto a la desigual pelea, bípedo alado que se adorna con los negros plumajes del fraude y el  engaño, armado con los totalitarios y criminales espolones  del comunismo utópico e irredento, el que ha estado amenazando con su febril beligerancia la integridad “física” de sus congéneres del Consejo, transformando la política de traición del Presidente en algo más tóxico e inadmisible.

Estas consideraciones no deberían caer en saco roto, la Sra Ayuso, Presidenta de la Comunidad de Madrid, adalid por méritos propios de la inevitable y esperada contrarrevolución, cabeza visible de la defensa de los valores constitucionales, mujer numantina que lucha con ímprobo esfuerzo y voluntad de vencer contra los reiterados ataques perpetrados por el Gobierno socio-comunista, y que defiende a ultranza la Plaza madrileña, en definitiva a España, debe tener muy presente que el gallo comunista va a emplear todos los recursos a su alcance para rendir la Comunidad.

Antes de saltar a la arena debe cerciorarse de que los espolones del “enemigo” no estén alterados por la artificialidad ventajosa del indigno enemigo al que se enfrenta; con toda probabilidad sus espolones serán revestidos de acero u otro material que los haga más hirientes y mortíferos.

Por tanto, Sra, desconfíe de las normas que se le quieran imponer, así como de sus autorizados árbitros, si la pelea se pacta “a talón desnudo”, no consienta luchar contra enemigos con espolones artificiales sin haberse dotado de iguales armas.

Si lo sabe aprovechar, está Vd. en unas circunstancias óptimas para picarle la cresta a este canalla y temerario espécimen comunista.

La ambición es común a todas las almas, pero la ambición totalitaria se alcanza con el concurso de aquellas que no presentan batalla.

En esta pelea, “Comunismo o Libertad”, no solo se va a encontrar con el gallo Iglesias, los socialistas de Sánchez, zurcidor de imposturas, de ningún modo consentirán que los comunistas se eleven en la consideración popular de las izquierdas españolas, van a repartir golpes a diestro y siniestro.

Por una parte, alentarán y aplaudirán la pelea de Iglesias contra Ayuso, siempre y cuando no vaya en menoscabo de su preeminencia como fundamental y mayoritario partido de izquierdas.

Las constantes derrotas de los podemitas en las últimas elecciones, y los raquíticos resultados obtenidos en las encuestas referidas a Madrid,-- podrían quedarse sin representación en el Parlamento al no superar el 5% establecido,--han pesado lo suficiente para adoptar la decisión de abandonar el Gobierno, en este momento Iglesias siente la necesidad imperiosa de rescatarse  a sí mismo, entiende que su labor como vicepresidente está amortizada, y que sus órdagos antigubernamentales ya no producen los deseables efectos prácticos pretendidos.

Sánchez se vería forzado a recapitular sus pactos y acuerdos de Gobierno, ¿de qué modo y con quién? Con Ciudadanos, es razonablemente imposible, después de la mayoritaria desafección que ha provocado en sus votantes la moción de censura en Murcia, actualmente es un partido en descomposición y con nulas expectativas electorales.

No cabe descartar que quisiera continuar aprovechándose de los restos o despojos comunistas para continuar en el Poder, pero sin las contrapartidas que se le exigen actualmente.

Después de la batalla de Madrid y de su resultado, ¿quién puede desdeñar un adelanto de elecciones generales?

La mejor baza para Ayuso sería que Más Madrid e Iglesias no consolidaran el presumible pacto electoral para estas elecciones, desacuerdo que no es aventurado rechazar.

Por último, Vox y PP tienen que centrar y dirigir sus ataques y argumentos políticos contra los comunes enemigos, contra los enemigos de la Nación, en el caso que nos ocupa, contra los socialistas y comunistas, de ningún modo sería admisible ni digno de perdón que se contraviniera esta norma y exigencia patriótica.

La justa venganza del pueblo español es terrible cuando somos traicionados. Con valor heroico, con una paciencia a toda prueba somos incapaces de ceder a la destrucción de la Patria, vencemos o somos aplastados.

La Sra Ayuso y los madrileños, si nadie los traiciona, están en una buena disposición para constituirse en el revulsivo que España requiere para contrarrestar los efectos perniciosos del Gobierno Sánchez/Iglesias, y por tanto, situarse en una aceptable posición de partida para un futuro prometedor.