La Policía ha paralizado hoy el desalojo del edificio que ocupa el Hogar Social Madrid en el centro de la capital al no poder abrir un cerrajero la puerta, que es de seguridad reforzada porque el edifico era de un banco, y descartar la entrada por la fuerza para no generar desórdenes.

El colectivo había convocado a la ciudadanía a apoyarles a partir de las ocho y media de la mañana y unas 200 personas han acudido a la llamada del Hogar Social Madrid, hasta que a las nueve y media ha llegado la comisión judicial y varias furgonetas de la Unidad de Intervención Policial (UIP o antidisturbios) de la Policía Nacional.

 

En ese momento una docena de integrantes de Hogar Social Madrid se han subido a la azotea ataviados con monos azules y caretas tipo Anonymous y han desplegado dos grandes pancartas con la leyenda: "Culpables de asaltar una banca corrupta para dar un hogar a españoles sin casa #defiendetuhogar". También han lanzado botes de humo azul.

32696704_1774311515966299_8907627808147111936_n

La comisión judicial ha comunicado la orden de desalojo a los ocupantes, que se han negado a salir, por lo que la propiedad y la Policía han consensuado llamar a un cerrajero, que ha llegado a las once y no ha podido abrir la puerta porque es de seguridad reforzada.

Una vez decidida la suspensión del desalojo la Policía se ha retirado y una veintena de personas ataviadas con monos y caretas ha salido del edificio y ha formado un pasillo para que salieran por él varios de los ciudadanos que duermen y comen en él -unas 80 personas de 20 familias-, entre aplausos.

La portavoz del colectivo, Melisa, se ha mostrado satisfecha por haber conseguido aplazar por ahora el desalojo, aunque sea "unos días", ya que suponen que se practicará otro día de madrugada, y ha recordado que ellos solo ocupan edificios de bancos y administraciones "que practican la usura" con los españoles.

"Las administraciones españolas no ayudan a los españoles pero sí a los refugiados que acaban de llegar", ha asegurado.

Uno de los ciudadanos que ha pasado por el pasillo, Andrés, ha explicado que él tuvo que vivir en la calle y robar, ya que le echaban de los albergues cuando pasaban determinados días, hasta que Hogar Social Madrid le dio cobijo y comida.

El letrado del colectivo, Ignacio Menéndez, ha explicado a la prensa que "se ha hecho una excepción total por parte del servicio de notificación y embargos, que ha paralizado durante dos horas su actividad, cosa que nunca hace".

Menéndez ha considerado "irregular" el desalojo porque el juez no ha resuelto antes un recurso de nulidad presentado por él. EFE