Como anuncié en el artículo anterior intentaré explicar qué es el “Poder supremo sin rostro”, cómo trabaja, cómo nos controla  y cómo nos anula…tema sin duda alguno de interés fundamental para los españoles. Si en los humanos prevaleciese la inteligencia sobre las otras facultades hace tiempo que mis compatriotas estarían por preguntándose lo que yo llevo  tres cuartos de siglo  tratando de aclarar. Sin embargo, son pocos  los que se paran a reflexionar sobre cuestiones vitales para el futuro de España como nación ¡y así nos va!

Y, ¿se creen intelectuales los periodistas, los tertulianos de todos los órganos de opinión?... Permítanme una sonrisa.

Sobre la existencia de ese bimilenaria organización  he hablado ya en diversas ocasiones en el Correo de España y como no quisiera caer pesado  aunque deberé enfocarlo --por necesidad del guión--  trataré de ser breve y   pidiendo disculpas a quienes ya me han leído anteriormente.

Lucifer decide crear la Sinagoga de Satanás, al ver desgarrarse el  velo del  Templo --al atardecer del Viernes Santo--  y, él, interpreta esa realidad --de la que nos informa el Evangelio--, como ·”l fin de la Alianza del Creador con el Pueblo elegido”. Piensa, en consecuencia,  que puede sacar mucho  partido a las cualidades que adornan al equipo directivo de los judíos (un don de Dios)  para garantizar el cumplimiento de la promesa clave de las profecías: que el Mesías nacería en Belén de la estirpe de David.  Gracias a esos dones, los judíos pudieron sobreponerse a todo: a derrotas,   destierros,  persecuciones, etc.,  doblándose pero sin quebrarse, operando  “bajo tierra” y alcanzado,  a pesar de todo ello, el máximo poder  en los gobiernos de las naciones conquistadoras,  como administradores de sus finanzas o  convertidos en asesores influyentes... 

Pensando humanamente esa es la explicación del nacimiento de lo que con los siglos sería el “Poder supremo ‘sin rostro’” a la que he llegado.

Una vez nacido entra inmediatamente en acción. Diez días después de subir Jesús al Cielo -- el dia de Pentecostés,--  al ver que los apóstoles siguen proclamando el nombre de Cristo resucitado y a san Pedro predicar y convertir a miles de judíos,  ya se portan como miembros de la secta de Satanás e inician la persecución contra los elegidos por el Divino Maestro para organizar la Iglesia y predicar el evangelio. Les prohíben  continuar  difundiendo la buena Nueva y los encarcelan. Es más  causan el primer mártir al que matan apedreándolo  mientras Saulo guarda  las ropas de los asesinos.  El diablo ha elegido bien sus hombres,  que muy onto trasmiten su órdenes las sinagogas  de las ciudades del Imperio para que no reciben a los apóstoles sino todo lo contario, los persigan y los acusen ante los tribunales romanos. Se han empapado bien de los deseos de su “padre Satanás” y le sirven a conciencia…Su misión es completar lo que hicieron el Viernes Santo: seguir  crucificando al Mesías --¡no recibido! Creo ser suficiente para explicar la “esencia” de la· “Sinagoga de Satanás” o “Poder Supremo ‘sin rostro’”

. Pasemos, ahora,  a ver cómo trabaja.

Si todo lo hacen en secreto, utilizando una técnica  polimilenaria y elaboradísima,   es muy difícil tocar el tema .Sólo podemos  trabajar con cálculos subjetivos pero  no lo veo imposible. Precisa imaginación  y experiencia en organización.  Las “de ellos”,  por lo que se intuye,  ha llegado a la casi perfección.

La suerte de que cayera en manos de cristianos el texto de los “protocolos” del Congreso Sionista de Basilea de 1897 nos ayuda a entender su organización.

Nota importante: Desde el proceso de Berna contra los traductores al alemán de los Protocolo de los sabios de Sión,  a  partir del original ruso  conservado en el Museo británico (1933), --ahora se cumplen los noventa años-- los sionistas que lo promovieron nada ha cambiado en su argumentación  para desprestigiar y hacer pasar como un falsificación ese texto. Prueba de que  no han podido demostrar nada.  No voy a entrar en detalles del proceso, los que estén interesados lo pueden ver en mi libro “La piedra Roseta de la ciencia política”.

Veamos un resumen.

En junio de 1933  la Liga Israelita Suiza y la comunidad israelita de Berna  denuncian ante el tribunal cantonal de Berna  al  el músico Silvio Schnell y el arquitecto Teodoro Fisher, por editar los Protocolos sionistas. Y se inicia un proceso basado en una ley  que condena: «la impresión y la difusión de escritos subversivos, en particular de obras cuya forma y texto son de naturaleza que exciten al crimen o susceptibles de poner en peligro las buenas costumbres, de ofender el pudor, de ejercer un efecto brutal o provocar otros escándalos están prohibidos". Como consecuencia de la denuncia, cinco suizos son procesados.

Prestemos atención a la perfecta estrategia montada por los abogados judíos para sacar provecho de un proceso que no tiene justificación ni sentido. La demanda se ha basado en la única posibilidad que admite la ley: "declarar el libro subversivo" y, en consecuencia, prohibir su difusión.

Ellos saben que no es posible demostrar semejante cosa pero su objetivo, al plantear la demanda, es otro muy distinto: sembrar la idea de que “son falsos”.

Los abogados de la defensa se oponen rotundamente y con toda lógica, teniendo en cuenta que la Ley no exige ningún peritaje de autenticidad para juzgar si un escrito es subversivo o no. La lógica más elemental lo presupone. Si es subversivo, es condenable. Y punto. Si no es subversivo, queda fuera de toda condena y no hay más que hablar. Se está juzgando, lo escrito, un texto; no quién lo ha escrito,  ni si lo ha copiado.

Pero  han montado un  tinglado y consiguen que, contra toda lógica legalidad, el juez Meyer –marxista-- ordene el peritaje. Por supuesto eligen peritos pro sionistas y testigos falsos. En el juicio  no dejan presentar a los testigos de la defensa ni tampoco admiten,  un perito imparcial

Para no alargar demasiado este artículo continuaré explicando el “proceso de Berna” en mi próximo escrito