El Hospital Universitario Infanta Sofía ha puesto en marcha en los últimos días el programa de hemodiálisis domiciliaria que permite a estos pacientes evitar el desplazamiento al hospital y realizar el tratamiento con mayor comodidad, en su propio domicilio. Tras un periodo de entrenamiento y formación puede realizar en su casa el proceso de hemodiálisis debido a su enfermedad crónica avanzada. En este caso los laboratorios BAXTER se encargan de instalar la máquina en el domicilio y abastecer del material necesario.

A través de un acceso vascular, el paciente se autopunciona en el brazo de la fístula y él mismo a través del monitor de hemodiálisis realiza la técnica. Durante aproximadamente tres horas, tiempo que dura el procedimiento, el paciente puede leer, ver la televisión, manejar el ordenador...,lo que aumenta su confort y calidad de vida. Esta técnica se realiza varios días a la semana y permite además al paciente llevar a cabo una dieta alimenticia más libre por el hecho de que la diálisis sea de alta frecuencia y no tres o cuatro días a la semana como sucede en la hemodiálisis hospitalaria.

Para el Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Infanta Sofía esta nueva terapia se suma a la diálisis peritoneal domiciliaria ya realizada en nuestro centro. Además se cuenta con un sistema de telemonitorización que disminuye el número de visitas hospitalarias, evitando todo ello el desplazamiento a estos pacientes además de permitir actuaciones médicas ante determinadas alarmas.

Hemodiálisis Domiciliaria

Más de 500.000 madrileños sufren enfermedad renal crónica y cerca de 7.000 de ellos, están en tratamiento renal sustitutivo. Los pacientes que necesitan diálisis o trasplante crecen en la Comunidad de Madrid a un ritmo de 800 personas/año.

Los pacientes que optan por la hemodiálisis domiciliaria son en su mayoría pacientes jóvenes que precisan mayor libertad de horario y no tienen

complicaciones médicas graves para realizar este procedimiento en su casa. El paciente puede elegir el horario de tratamiento adaptándolo a otras actividades como por ejemplo su horario laboral. A menudo los pacientes realizan más sesiones de diálisis por lo que se encuentran mejor y tienen un adecuado control de la tensión arterial, tienen menos restricciones en la dieta e ingesta de líquidos y acuden con menor frecuencia a consulta externa ahorrando tiempo al no tener que desplazarse.

En los últimos años, gracias a un mayor esfuerzo en la educación de los pacientes y a la mayor implicación de estos en la elección de su tratamiento, el porcentaje de pacientes que opta por el procedimiento de Diálisis Domiciliaria, va en considerable aumento.