El social-comunismo, para mayor desgracia en el poder, como gobierno de coalición, ha atacado con sus leyes liberticidas y antinatura a nuestras vidas; ha acabado con la cultura de siempre, y las tradiciones, con nuestras ideas, referencias y sentimientos, para que puedan dominarnos a placer; para que puedan matarnos de hambre y torturas, que son los primeros resultados del comunismo. Ha cambiado el ambiente a peor en todos los órdenes. Han conseguido que sea normal lo que no lo es, como la corrupción y cualquier delito o pecado, en el que no creen. No ha quedado ni un solo rincón en el que no haya inyectado el virus venenoso de su mentira, ni hayan dejado en España piedra sobre piedra, con su toxicidad, como hacen con la memoria histórica demoliendo el patrimonio histórico cultural. Les falta derribar la gran cruz más grande del mundo en Cuelgamuros. Y no será por el empeño incesante. La sombra del mal es infinita. La sombra del mal ciega a demasiados tuertos ya fanatizados. No les falta gente que les vote, convencidos o no, y muchos con el simple deseo de que no gane la derecha.

Es sangrante la manipulación de las relaciones humanas, la de criminalizar a los hombres y excitar a las mujeres contra ellos. Como resultado vino un aumento de la violencia jamás conocido que ellos llaman de género. En el lenguaje son tan animales como en los actos. La violencia no tiene género. Habría que empezar porque estos iletrados sinvergüenzas, supieran lo que es "género", pero eso ya es harina de otro costal. Toda corrupción empieza por el lenguaje, y es aterrador oír en gente de derechas, el lenguaje de las izquierdas. Sangrante es también la manipulación y adoctrinamiento de nuestros menores. En programas de TV, series, dibujos animados y cuentos infantiles se les plantea de manera constante y sibilina que el valor del cuerpo, su genitalidad, no define nada. «Son» lo que sienten. Los sentimientos fluyen, varían. Hoy siento esto, mañana aquello. No hay nada firme. No hay verdad. Todo se relativiza constantemente. Si no hay nada estable, no tengo donde apoyarme. Si no tengo identidad, ¿Quién soy? Es mover los fundamentos de la persona para derribarla, el destierro al llevarla a otro medio, como arrancar un árbol y transponerlo donde pueda dejar de existir, bajo la tea del incendio de España por sus enemigos.

No surgirá una revolución violenta y armada, porque a los revolucionarios que la empezaron se les acabaría el chollo de vivir del cuento; de ese cuento contado por un idiota; tampoco estallará otra guerra civil, como la anterior, porque los que la empezaron quedaron bien escarmentados, al perderla. Esto no es seguro porque sólo los necios perseveran en sus errores, y después de tantos años les surgió un odio feroz que nadie entiende, salvo que sacan mucho dinero de él. También se puede crear una república de derechas, y no sería mala idea. ¿Por qué las repúblicas tienen que ser de izquierdas, sabiendo cómo terminan? Podían empezar la movilización los que están aguantando por mantener la paz, ya llevarían la ventaja de que el primero, da dos veces, pero eso es tan difícil como tocar con un dedo en el cielo. Son anti revolucionarios. Sólo ejercen el derecho del pataleo y expresan la verdad. Esa verdad que según George Orwell, dicha en una época de engaño universal, es un acto revolucionario.

Por eso los problemas nacionales, ya son internacionales. El globalismo, el NOM, (Nuevo Orden Mundial) es de extrema izquierda en carne viva, como el Grupo de Puebla, de la ciudad mexicana, es el comunismo total, enmascarado para engañar, el "mundo feliz" de Aldous Huxley. Iros con la patraña de vuestra novela al infierno. La broma de la globalización está en manos de los más poderosos del mundo, como es Xi Jinping, presidente de China, que es el primero del Foro de Davos. (Foro Económico Mundial, -FEM-) Se trata de crear el poder mundial en la sombra, de manera que no sepas quién te asesina, o al menos todo apunta a esos fines. Cuando se hizo presidente, y de qué manera, Pedro Sánchez, con el primero que se entrevistó y en secreto fue con el magnate George Soros, de la indicada camarilla. Es terrorífico pensar que el comunismo de China envuelva al mundo entero, y haya un solo gobierno mundial como pretenden. Eso es, el comunismo extendido a toda la tierra, sueño eterno de los comunistas. El nuevo orden, pues siempre le ponen el nombre de nuevo, o de progresista, o cualquier término engañoso, a todo lo que tocan. Ejemplo: "el hombre nuevo del marxismo". Y es nada más que un eslabón del sistema criminal, un robot, sin sentimientos, y memoria; sin entendimiento ni voluntad, o sea, sin alma. Ese es el hombre "nuevo" que venden, de cebo, como en todos los argumentos marxistas. O cuando llamaban, "nueva realidad", a la pos pandemia, después de traernos el virus letal comunista y gestionarlo mortalmente, sin compasión. Todo un engaño en el que tanta gente cae, como las moscas en la miel. Eso, simplemente no es el bien, ni la verdad; es nada más que el mal y la mentira.