Ante el lamentable escándalo de la falta de material sanitario para combatir al “virus chino” que sufren los sanitarios españoles, estando en muchos casos desprotegidos, hasta el punto de poner en peligro incluso su vida para salvar la de los demás.

Llegaba a España, la primera compra de dicho material. Los test tan buenos que anunció el sepulturero en la comparecencia pública del 21 de marzo, en la que decía:

“Se trata de test fiables, homologados. Y esto es muy importante. La homologaciones muy importante porque deben contar con todas las garantía sanitarias”

Los hospitales los probaron y detectaron que no funcionaban.

Ante este penoso suceso, la embajada China en un tweet ha dicho “el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida”. Añadiendo que dicha empresa no tiene homologado el producto en China, que no estaba en la lista de vendedores oficiales del gobierno chino y que carece de la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos.

Para añadir más misterio al asunto, la embajada China ha dicho, que no sabe de dónde han salido estos test, ni cuándo los compró el Gobierno Español, según publica ABC.

Dese luego es de Mortadelo y Filemón.

Sanidad por su parte dice, que los adquirió a un proveedor nacional que los importa de China. Ante las insistentes preguntas sobre el nombre del vendedor, rechaza darlo y lo oculta.

El ministro Illa dijo que, se adquirió a un proveedor de confianza. Menudo proveedor de confianza. ¿De su confianza para trincar? Es curioso que Sanidad al tener transferidas las competencias, no tiene proveedores de materiales sanitarios.

Si en cualquier situación hay pedir al gobierno plena transparencia, ante esta situación con más motivo.

Fuentes de la Cámara Oficial de Comercio de España en China aseguran que no se siguieron los cauces habituales para este tipo de adquisiciones, y que, el mercado está estos días plagado de "comisionistas" e "intermediarios con pocos escrúpulos".

¿Están justificando las posibles comisiones por si salen a la luz?

Varios empresarios españoles especialistas habituales en la importación para España de este tipo de productos, han manifestado en diversas ocasiones, que han ofrecido al gobierno sus servicios desde el primer momento y han sido siempre rechazados. ¿Por qué? ¿Para que alguien trinque como con las comisiones que se llevaron los socialistas del AVE?

La Cámara Oficial de Comercio de España en China, tiene un mecanismo para comprobar en menos de 24 horas información sobre fabricantes y suministradores chinos.

El Gobierno no hizo ninguna consulta.

Si la hubiera hecho, además habría visto que Shenzhen Bioeasy Biotechnology estaba involucrada en una serie de irregularidades financieras, según investigaciones del diario chino SoHo.

Resumiendo, el gobierno del sepulturero no compra a las empresas españolas habituales suministradoras de estos productos, es más las rechaza. Dice que se lo ha suministrado un proveedor de confianza y oculta el nombre.

Blanco y en botella. Huele a comisión que se embolsa alguien.

Sepulturero vete ya, déjanos vivir y no morir, especialmente a los ancianos.