“Somos una de las partes más dinámicas de Europa, por lo que nuestros intereses y nuestra voz deben ser tenidos en cuenta en el desarrollo de soluciones europeas en la proporción adecuada”, afirmó el ministro de Asuntos Exteriores polaco, Zbigniew Rau, que asistió el lunes a la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de Visegrado en Komárom junto a sus homólogos húngaro, checo y eslovaco, en una entrevista con Zoltán Kottász del Magyar Nemzet. Zbigniew Rau también señaló que, en su opinión, las tensiones ideológico-políticas entre las mitades occidental y oriental de la UE se deben a la ignorancia de Occidente sobre la historia de esta parte de Europa.

La presidencia húngara del Grupo de Visegrado, que durará un año, comenzó el 1 de julio. ¿Cuáles serán las principales tareas de Visegrado el próximo año?

Los retos a los que se enfrenta la cooperación de Visegrád son, en gran medida, los mismos que durante la Presidencia polaca: la defensa contra la pandemia del Covid 19, el restablecimiento y mayor desarrollo de nuestras economías y vínculos de infraestructura, o la compleja situación internacional que afecta a nuestra seguridad y a la seguridad europea, incluso en nuestra vecindad inmediata. Esto se aplica tanto a las amenazas híbridas como a cuestiones como la migración. La cooperación de los países V4 tiene como objetivo garantizar a Europa Central una voz fuerte en la Unión Europea en los próximos meses y a largo plazo. El programa de la Presidencia húngara articuló muy bien nuestros objetivos generales: “Después de la pandemia del Covid 19, el objetivo común de los países del Grupo de Visegrado es estar entre los ganadores del cambio económico y político mundial”.

Reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de Visegrado el pasado lunes.

 

El Grupo de Visegrado tiene hoy un peso notablemente mayor en Europa, pero ¿cuáles son las áreas en las que puede tener mayor fuerza en las negociaciones de la UE?

El objetivo del Grupo de Visegrado es desempeñar un papel activo en la elaboración de la agenda europea en todas las cuestiones relevantes para Europa Central. Para ver lo amplio que es el abanico de temas que tratamos en el seno del V4, basta con ver la Declaración de Aniversario de los primeros ministros del V4 emitida en la Cumbre de Cracovia con motivo del 30º aniversario de nuestra cooperación. Los temas están relacionados con la sociedad, la economía y la innovación, el medio ambiente, la energía y el transporte, la seguridad interior y exterior, así como la cooperación y la solidaridad internacional en un sentido amplio. Dentro de la UE, somos los más partidarios de profundizar en el mercado único, especialmente en su dimensión digital o de servicios, así como en la política de ampliación de la UE, ya que son de gran importancia para la estabilidad, la seguridad y la prosperidad de nuestro continente.

Al mismo tiempo, debemos recordar que la cooperación de Visegrado se basa en la plena igualdad y el consenso entre los cuatro países implicados. No hablamos el mismo idioma en todos los temas, pero eso es natural. Afortunadamente, debido a nuestras experiencias, intereses y retos comunes, nuestras acciones conjuntas tienen un alcance muy amplio, como ha demostrado nuestra experiencia bajo la Presidencia polaca.

Los Estados occidentales y las instituciones de la UE atacan constantemente a los países de Europa Central, especialmente en cuestiones ideológicas (derechos LGBTQ, aborto, inmigración), abordando la falta de Estado de Derecho. ¿Es la cooperación de Visegrado lo suficientemente fuerte como para rechazar estos ataques?

Estas tensiones suelen derivarse del desconocimiento de los antecedentes históricos de esta parte de Europa. Una de las tareas de la V4 es sensibilizar a nuestros socios. Queremos demostrar que nuestros países contribuyen de forma positiva y constructiva al desarrollo de la UE, pero nuestros intereses, nuestras especificidades y nuestras sensibilidades deben tenerse en cuenta en la misma medida que en el caso de otros países miembros.

Por ejemplo, durante la Presidencia polaca adoptamos una posición común V4 sobre el nuevo Pacto de Asilo y Migración, al que también se adhirieron Eslovenia y Estonia, en la que reafirmamos los principios de nuestra posición. Al mismo tiempo, como ya he mencionado, los países de Visegrado no comparten los mismos puntos de vista en todas las cuestiones, y eso no es nada especial.

¿Qué es lo que ha llevado a esa división en cuestiones ideológicas y políticas entre las mitades occidental y oriental de Europa?

Creo que la línea divisoria en cuestiones ideológicas no es sólo entre Occidente y Oriente. Las diferentes actitudes entre las dos mitades del continente europeo son naturalmente el resultado de diferentes experiencias históricas, especialmente de las tragedias de esta parte de Europa en el siglo XX. Pero también hay muchos movimientos y partidos en Europa Occidental que son conscientes de la importancia de los valores tradicionales y ven que una Unión Europea fuerte debe basarse en Estados miembros fuertes y en los principios de igualdad, subsidiariedad y proporcionalidad consagrados en los Tratados. No debemos olvidar que el lema de la UE es: “Unidos en la diversidad”. Como Grupo de Visegrado, nuestro objetivo debe ser garantizar que la voz de Europa Central y de sus ciudadanos se tenga en cuenta tanto como la de los ciudadanos de los demás Estados miembros.

La cuestión de la migración ha llegado de nuevo cerca de Polonia, ya que Bielorrusia permite la entrada de inmigrantes iraquíes, afganos y sirios en Lituania. ¿Qué puede hacer Europa Central para frenar la inmigración cuando la cuestión de la aceptación de los inmigrantes divide tanto a Europa?

La adhesión de Polonia a la UE y a Schengen coincidió con la aparición de medidas para combatir la inmigración ilegal en nuestras fronteras orientales. Sin embargo, el fenómeno se ha agravado notablemente en los últimos tiempos después de que las autoridades bielorrusas decidieran utilizar a los inmigrantes ilegales como herramienta política para ejercer presión política sobre los Estados vecinos y la UE. Este fenómeno es políticamente inaceptable y, sobre todo, moralmente reprobable. Somos conscientes de que el objetivo de estas acciones es poner a prueba la capacidad de defensa de las fronteras orientales de la UE y presionarnos, al tiempo que se produce una especie de “castigo” a la UE por no estar de acuerdo con las violaciones de los derechos humanos y la defensa de la democracia en el caso de Bielorrusia. La tarea más importante en este momento es contener estas actividades.

Hay que reforzar urgentemente la protección de las fronteras para imposibilitar el cruce ilegal de las mismas porque Lituania es actualmente el país con mayor presión migratoria. Polonia ha prometido su apoyo a los guardias fronterizos de Lituania y Letonia, tanto a través de Frontex como de la cooperación bilateral. Al mismo tiempo, debemos tener claro que no se trata de un problema local o regional, sino de un problema de toda la Unión Europea. Todos recordamos las dramáticas imágenes de Ceuta y Melilla cuando miles de inmigrantes ilegales entraron en la UE en mayo en circunstancias similares.

También planteé esta cuestión en el último Consejo de Asuntos Exteriores, en el contexto de la posibilidad de preparar un nuevo paquete de sanciones contra las acciones del régimen bielorruso. Todos los Estados miembros y las instituciones europeas apoyan plenamente la necesidad de tomar medidas decisivas para detener a los inmigrantes. Los órganos competentes de la Comisión Europea ya están trabajando en esta cuestión. La acción conjunta es la clave para detener la migración ilegal a largo plazo: Reforzar las fronteras exteriores de la UE, resistir la presión de terceros países que utilizan la inmigración ilegal para conseguir sus objetivos políticos, expulsar de forma decidida y coherente a las personas que no pueden permanecer en la UE y atajar las causas profundas de la inmigración, así como apoyar y cooperar con los países de origen.

En los últimos años, las tensiones entre las grandes potencias de EEUU, Rusia y China se han intensificado, y el conflicto político se ha reflejado principalmente en las disputas económicas y comerciales en Europa, pero también en el aumento de las maniobras militares en el continente. ¿Qué puede hacer Europa para armarse contra este desafío?

De hecho, la última década ha traído un período de creciente rivalidad entre los principales actores. El mapa geopolítico del mundo ha cambiado, el entorno de seguridad se está erosionando, como demuestra el creciente número de maniobras militares, que también plantea esta cuestión. Sin embargo, no podemos equiparar a Estados Unidos con Rusia y China. Por un lado, estamos hablando del líder del mundo libre que es el garante de un orden basado en normas y derechos internacionales, y por otro lado, estamos hablando de países que podríamos calificar de desafiantes al statu quo del sistema, que intentan construir un nuevo orden basado en una política multivectorial y un sistema de valores diferente al occidental. Estados Unidos es el aliado más cercano de Europa, y Rusia, que está llevando a cabo agresiones y anexiones territoriales en Ucrania y Georgia, y ocupando los territorios de sus vecinos más cercanos, es la mayor amenaza para la paz en Europa, tal y como confirmó la cumbre de la OTAN. Y China es un importante socio económico y político con el que hay que hacer grandes esfuerzos diplomáticos para establecer relaciones. Hay que procurar que las relaciones de China con Estados Unidos y el mundo libre en general no se vuelvan tensas y antagónicas.

También está la cuestión de cómo debe posicionarse la Unión Europea en relación con la fragmentada política mundial. Estoy convencido de que la subjetividad de la UE depende de unas fuertes relaciones transatlánticas. Sin una fuerte presencia estadounidense y una OTAN eficaz, la Unión Europea no conservará su papel subjetivo, sino que se convertirá en objeto de las ambiciones de las potencias exteriores. Resulta una extraña paradoja que quienes más hablan de la necesidad de construir una Unión Europea fuerte, autónoma y geopolítica lo hagan a menudo contra Estados Unidos. Esto es ilógico. De año en año, Polonia coopera cada vez más estrechamente con Estados Unidos, como demuestra el creciente número de tropas estadounidenses estacionadas en nuestro país y en los países del llamado “flanco oriental”. También hemos decidido comprar tanques americanos M1A2 Abrams. Nuestra cooperación con Estados Unidos es un elemento importante de las relaciones transatlánticas, la base de una sólida Alianza del Atlántico Norte. La cumbre de la OTAN de junio demostró que los aliados comparten una valoración similar del entorno de seguridad internacional.

Polonia ha comprado 250 tanques M1 Abrams a EEUU. 

 

Aunque en gran medida se debe a los avances tecnológicos y a los nuevos retos, por desgracia las “viejas” amenazas no han desaparecido. Moscú da pasos cada vez más agresivos y continúa con su política de anexión y ocupación. Los últimos años han demostrado que el abanico de instrumentos utilizados por Moscú se ha ampliado e incluye cada vez más instrumentos híbridos además de las operaciones puramente militares. Cabe mencionar los recientes ciberataques en Polonia y Estados Unidos, el uso de la pandemia del Covid 19 para campañas de desinformación, pero también las capacidades militares acumuladas a lo largo de nuestras fronteras y los incidentes militares provocados a menudo por el Kremlin. Por supuesto, no podemos depender únicamente de la misericordia de Washington: Europa también debe construir su propia resistencia en los sectores energético y económico, y contra las amenazas híbridas.

La fuerza de la Unión reside en su potencial económico, en el tamaño de su mercado común y en sus libertades. Debemos aprovechar al máximo este potencial. La Unión debería basar su estatus internacional en esto. También estamos desarrollando la cooperación militar. Proyectos como la movilidad militar o iniciativas como la puesta en marcha del Fondo Europeo para la Paz contribuirán a reforzar nuestra seguridad común europea en el Este. Tanto directamente como reforzando nuestros esfuerzos dentro de la OTAN.