El mismo día en que la formación verde Vox realizaba un mediático acto memorial a don Víctor Laínez Muntané en la ciudad de Zaragoza, La Falange –con su Jefe Nacional al frente– ha escogido el más significativo enclave de Litago (pequeña villa zaragozana sita a los pies del Moncayo) para tributar sentido homenaje al difunto Laínez ante su tumba.

         El acto ha comenzado a las 12:00 horas en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde ha tenido lugar la Santa Misa de difuntos en recuerdo a Víctor. A continuación, a las 13:00 horas, se ha procedido a realizar en el Cementerio municipal una ofrenda ante la tumba del difunto, con entrega de corona y cinco rosas en su recuerdo.

         Uno de los tres discursos pronunciados en el camposanto ha sido competencia de don Manuel Andrino Lobo, Jefe Nacional de La Falange, quien en su vibrante intervención (de hondas resonancias joseantonianas) ha dicho lo siguiente:

IMG-20201212-WA0061

         “…Víctor Laínez fue asesinado efectivamente por un hijo putativo de esta puñetera y desgraciada Constitución del 78, y de este régimen liberal y monárquico que nos ha conducido a esta situación de caos y de ruina en que nos encontramos (aplausos). Su asesino, el amigo ni más ni menos que de la alcaldesa de la segunda ciudad más importante de España, del vicepresidente segundo y comunista del gobierno de España, es un ejemplo claro y diáfano de los tiempos que corren desde aquel nefasto día 6 de diciembre de 1978 […] Víctor Laínez no fue asesinado por defender la Constitución del 78, fue asesinado por patriota, por nacionalsindicalista, y por falangista y revolucionario…”.

  A las 14:30 horas, una comida de hermandad ha puesto el broche final al evento; se estima que han asistido a éste un centenar de personas.

 

         Un reportaje de José Antonio Bielsa para EL CORREO DE ESPAÑA