Perder todo lo que se tiene, lo propio y lo de tu familia, tu casa, tu trabajo, tus cosas, tu ropa, tus libros, tus fotos, tus recuerdos, y cuando todo lo que tienes pasa a ser cosa del pasado, no es algo más, no es tontería.

Encontrarse en un gimnasio, o en una nave, con un catre, una muda y poco más, y no saber cómo sigue tu vida al día siguiente, cuál será el futuro de tus hijos, cómo haces para seguir pagando tu hipoteca o tus deudas, es una tragedia que solo la conoce quien la padece. Nadie puede ponerse en la piel de un afectado por el volcán de Cumbre Vieja en la isla de la Palma. Nadie.

Sí, se salvó la vida, lo más importante, pero el afectado, nunca se recuperará emocionalmente. El sufrimiento y el dolor de ver como tu vida jamás volverá a ser como ha sido, es un golpe tan duro que no se puede olvidar jamás.

Sí, hay gente buena, solidaridad, ayuda y ánimo sincero para los palmeros, y eso es bueno y necesario. Pero hay cosas que no terminan de entenderse. Si en esta situación, lo que te ofrece tu país, tu nación y quienes la gobiernan, es la promesa de 15.000 euros por casa sepultada bajo la lava, hay algo que no funciona.

El gobierno dispondrá de 5 millones y medio de euros para capear el Leviatán de lava. Cuando uno ve lo que sucede, lo que se siente es una mezcla de desazón, rabia, tristeza e indignación.

Hay cosas que no tienen solución ni se resuelven con dinero, pero, al menos, ayuda para comenzar desde cero la vida de familias enteras. Si de dinero hablamos, dinero hay, de sobra, y lo peor, malgastado, dilapidado y tirado por la alcantarilla oscura del entramado del poder y la política. 

Si hablamos de dinero me pregunto ¿cuánto cuesta al año un ministerio como el de Igualdad, el ministerio más desigual que pueda existir? Según los datos oficiales, la cifra es de 451 millones de euros. Su presupuesto ha aumentado en este año en un 157%. ¿Cuánto cuesta el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030? Si, Agenda 2030: cuesta 3.836 millones de euros. El incremento de este año fue del 29,8%. La corporación de medios catalana supone un gasto de más de 350 millones de euros, y Telemadrid unos 75.

Dinero hay, lo que no hay es justicia ni voluntad. No, lo que digo no es demagogia, son los números oficiales y los resultados de esos gastos están a vista de cualquiera.

Si la política y el poder que de ella emana, no sirven para ocuparse de una situación catastrófica de los ciudadanos, en verdad no sirven para nada. Esa sensación de orfandad que tienen los damnificados por el volcán, es muy parecida a la que han sentido muchos durante la pandemia sintiéndose como únicos responsables de su supervivencia, librados a su suerte y, además, encerrados durante meses en sus casas. Lamentablemente, los compatriotas de La Palma, ahora no tienen ni siquiera casa donde confinarse.

La insensatez y la impunidad, hoy no tienen consecuencias, y terminan siendo cubiertas bajo el manto de roca, fuego y humo desinformativo de los medios masivos. Quien diga desde el poder, que se pone en el lugar de los palmeros, miente o es un hipócrita.

Ruego a Dios justicia para los que padecen dolor. Para los hipócritas y mentirosos ya lo dijo Dante Alighieri: les espera la sexta fosa del octavo círculo del infierno, y para los traidores la última fosa del último circulo.