Hoy Ceuta es un sumidero de grasa partidista donde España se va por el retrete, el islamismo hinca sus fauces y el donjulianismo de la derecha pepera pone la alfombra roja a la musulmanada.

 

La declaración como 'persona non grata' propinada por las formaciones islamistas y socialistas ceutís contra Santiago Abascal vino aprobada gracias a la abstención del presidente autonómico Juan Jesús Vivas, del PP, un tipo con 68 años de edad pero sin ganas de dejar la poltrona.

 

La musulmanada política proponente de esa infame declaración institucional contra un ciudadano español es netamente promarroquí, exalta la multiculturalidad, loa a los imanes exportados por Mohamed VI a la ciudad de Ceuta, defiende el sacrificio ritual animal a modo del culto moro y reza por el Comendador de los creyentes, el rey de Marruecos. Quiere anexionar Ceuta a Marruecos por mucha palabrería barata vertida sobre amor a España, la democracia, etc etc.

 

Dicho esto: sabemos de sobra quiénes son los partidos políticos ceutís quintacolumnistas promarroquís que engordan a las ONGs para 'menas' o la asistencia sanitaria para inmigrantes ilegales pero, ¿quiénes son los otros traidores internos de los que nadie habla y que son otra quintacolumna antiespañola? Son más peligrosos que el enemigo externo, porque en el interior de la Ciudad o de la Patria, éstos adoptan los usos y costumbres habituales y se disfrazan con camuflajes, para extender la intriga y la división y luego abrir las puertas al enemigo. 

 

Conocemos al Don Julián pepero, presidente de la plaza ceutí, opíparo y grandilocuente fariseo al servicio de la musulmanada. Pero, ¿sólo son él y su partido, el PP, los grandes traidores a España? No, pues hay otros: la clase política desde la Transición a esta parte y alguien instalado actualmente en Emiratos Árabes y con jaleos de faldas y comisiones...

 

En 2014 el gobierno de EEUU desclasificó los documentos escritos y los telegramas que demuestran cómo en 1979 el Rey Juan Carlos I, en reunión con el embajador de EEUU en España y con un senador norteamericano de la confianza del presidente useño Jimmy Carter, se mostró dispuesto a ceder Melilla a Marruecos y a convertir Ceuta en un 'protectorado internacional' apartado de la soberanía española. Ello con tal de satisfacer, si era menester, al amo yanki y, cómo no, a su "hermano" marroquí , afectivamente adorado tras la miserable cesión del Sáhara en 1975 y llamado Hassan II. El episodio ha sido relatado por el historiador Charles Powell que accedió a los mencionados documentos del Departamento de Estado. 

(1) Pongo enlace a la fuente de la noticia al final de este artículo; el lector puede bucear en la red para contrastar la información e incluso adquirir el libro a que hace referencia la noticia y dónde se constata este oscuro episodio de la historia española.

 

Pensemos, además, que si Ceuta y Melilla no están bajo el paraguas de la OTAN es por algo...

Pensemos que si a EEUU y su base de control mediterráneo predilecta llamada Marruecos, les interesa producir el final de la soberanía española sobre las plazas norteafricanas de Melilla y Ceuta, ese final se cumplirá. No en vano, Marruecos ya se ha apoderado de las aguas territoriales de Canarias en virtud de dos leyes aprobadas en 2020; no en vano, usurpa el Sáhara ilegalmente bajo el amparo de EEUU; y, no en vano transfiere a España la inmigración que le da la gana con claros fines de expansionismo social y cultural. Y encima, España le entrega cada año 30 millones de euros para 'seguridad y control fronterizo'.

 

Según informaciones radicadas en los Servicios de Inteligencia españoles y en la CIA de EEUU, la usurpación de las aguas territoriales canarias por parte de Marruecos formaría parte del plan global de cesión del Sahara, Ceuta y Melilla que Juan Carlos habría conformado con Marruecos en los años 70 bajo los auspicios de la CIA y con tal de mantener el Trono sin problemas. De ello informó el medio 'elcierredigital'. (2) Adjunto enlace a la información del referido medio al final del artículo.

 

El terreno para la pérdida de nuestra integridad territorial está sembrado desde que dejamos de ser un Estado nacional el 20 de noviembre de 1975. El lobby político promarroquí español comenzó a fabricarse antes de la muerte de Franco con destacados miembros como el ministro José Solís, y fue la agonía del Caudillo la que propició la miserable cesión del Sáhara avalada por el entonces Príncipe de España de espaldas a Franco y a la Tropa para garantizarse el Trono. Hoy, el mencionado lobby es gigantesco, tiene dimensión nacional e internacional, y el globalismo estableció el "Pacto mundial de migración" de 2018 en Marrakech, al calor del reino alauí, eligiendo a Marruecos como emisor de la inmigración africana necesaria para el reemplazo cultural y demográfico. 

 

De manera objetiva podemos decir que España está en el punto de mira del globalismo y de las ambiciones de EEUU y su esbirro marroquí. Como en los peores momentos de nuestra Historia, los traidores internos hacen su trabajo al servicio de intereses bastardos y extranjeros.

 

 

 

Enlaces mencionados:

 

(1) 

 

https://www.google.com/amp/s/amp.europapress.es/nacional/noticia-rey-juan-carlos-admitio-podia-ceder-melilla-marruecos-1979-cable-embajada-eeuu-20170504154514.html

 

(2) 

 

https://elcierredigital.com/investigacion/117554968/operacion-canarias-pacto-rey-juan-carlos-marruecos-acceder-trono.html