El Correo de España inicia un cuestionario a diferentes personalidades de la vida política y social española con motivo de la concentración de protesta contra Ley de Memoria Democrática frente al Congreso de los Diputados del pasado 14 de julio

Entrevistamos a Ernesto Ladrón de Guevara, destacado militante del Foro de Ermua.

¿Cómo valora la concentración de protesta contra la Ley de Memoria Democrática frente al Congreso de los Diputados del pasado 14 de julio?

Creo que a este presidente cuya ambición personal es patológica y no tiene pudor ni referencias morales en su comportamiento, le importa un bledo que los ciudadanos se concentren un día ante el Congreso de los Diputados.

Lo que pensemos los ciudadanos le trae al pairo. Él va a lo suyo, y lo suyo es tener abducidos a los ciudadanos con falsos señuelos, mentiras sistemáticas y nuevos cuños mentales implantados en cabezas que ya han sufrido durante décadas graves vacíos de conocimiento histórico, antropológico, cultural y humanístico, con lagunas que son mares, mediante un sistema educativo nacido de la LODE y agravado en la LOGSE cuyo modelo es el del adoctrinamiento ideológico, no el de la formación de la personalidad de los alumnos.

Si ese proceso se completa con medios de información que desinforman a golpe de subvenciones condicionadas a su disposición a servir como mercenarios ideológicos y con ingenierías del comportamiento nacidas desde la Agenda 2030, tenemos el cuadro perfecto para que los ciudadanos hayan dejado de serlo.

Sin duda, es necesaria la protesta de los ciudadanos conscientes de sus derechos y uno de esos derechos es el de que se les respete su antropología cultural y el legado de sus mayores. Pero mientras que esas movilizaciones no sean masivas estos políticos falsarios no se verán concernidos.

No obstante coincide con el Pleno Extraordinario en el que, inicuamente, se aprobará la ley, toda vez que socialistas y comunistas cuentan con el apoyo de Bildu y otras fuerzas secesionistas con representación parlamentaria.

La coincidencia con un Pleno Extraordinario donde todos los enemigos de España se concitan contra la Nación que dio origen y destino a la Hispanidad, permitirá que esa Ley sea aprobada, pese a que, incluso veteranos representantes del PSOE de la Transición, claman alarmados porque se ponga en cuestión la legitimidad del proceso democrático del 78 dando carta de naturaleza al terror de ETA y de otros grupos de izquierda revolucionaria.

Resulta muy significativo -concluyen los convocantes- que vaya a salir adelante dicha ley gracias al apoyo de la marca electoral de la banda terrorista ETA -en referencia a Bildu- y que vaya a ser ETA la que determine el relato histórico oficial”.

Sánchez y sus acólitos comunistas son lo mismo que los herederos de ETA y forman un contubernio para transformar nuestro país en una Albania socialista donde las libertades y los derechos individuales de los ciudadanos queden sojuzgados. Esta Ley que en su denominación contiene un oxímoron pues la memoria es individual y cada persona tiene su interpretación libre de los hechos históricos es contradictoria con el concepto de democracia. El término democracia no tiene encaje en ese sintagma pues la memoria de cada cual depende del marco cognitivo de cada persona. Es un cinismo sin precedentes llamar democrático a lo que pretenden hacer manipulando la realidad histórica; al servicio de sus intereses políticos sectarios y totalitarios. La verdad no se impone, se demuestra en términos de constatación objetiva y científica en los foros que tienen capacidad para ello que en este caso son los de los historiadores independientes de las consignas de los partidos políticos.

Tanto es así que han dado en llamar a la nueva ley “Ley de Memoria Batasuna”.

En todo caso, el proceso que abrió Zapatero con su expolio del Archivo de Salamanca, se ve herido de muerte en su credibilidad por la unidad que Sánchez ha postulado con partidos como Bildu que encierra en su germen la gravedad del crimen como modelo de coerción a la sociedad para condicionarla y privarla de sus componentes de justicia, libertad y democracia, esquilmando durante décadas la posibilidad de construir una sociedad abierta y libre, sin perjuicios totalitarios.

Sánchez y su Gobierno es el principal benefactor de los etarras. Por eso Bildu está encantado con que siga al frente de este Ejecutivo ilegítimo teniéndole a merced de sus intereses y decisiones estratégicas cuyo horizonte es la destrucción de España en todas las variables de su significado histórico.

Los convocantes entienden que la Ley de Memoria Democrática viene a endurecer la vigente Ley de Memoria Histórica. ¿Qué consecuencias prácticas considera que va a tener?

En caso de aprobarse esta Ley radicalmente inconstitucional se dejarán los derechos y libertades constitutivos de los Derechos Fundamentales de la Constitución Española suprimidos de facto, pues se perseguirá a quienes ejerzan su libertad de pensamiento, de expresión, de cátedra, de investigación y construcción historiográfica, de imprenta y difusión o divulgación, de religión, etc. Y se posibilitará cualquier atropello posterior a otro tipo de libertades, lo cual es el principio y desarrollo de la demolición del marco de libertades y de derechos individuales que hace tiempo están puestos en estrés. Es decir, esto es tan grave que la Democracia estará puesta al límite de su destrucción. No es una apreciación desmesurada, sino objetiva, pues con esta ley se perseguirá a quienes con razón o sin ella tengan una cosmovisión distinta a la oficial. Es el “1984” de Orwell en Estado puro.

Los ciudadanos que creemos que la verdad existe y es un proceso de acercamiento a la realidad, alejado de intereses de sectas o grupos que en nada tienen entre sus objetivos el bien común o el interés general, y que creemos en la dignidad humana y sus componentes de libertad de pensamiento, de creencia y de expresión, tenemos el deber de defender con todas las herramientas a nuestro alcance, el marco constitucional que garantiza esos derechos fundamentales que se quieren esquilmar.