Los trabajadores han sido preciados de dos de sus derechos más fundamentales que defiende esta funesta constitución:

 

El derecho a una vivienda digna y el derecho a un trabajo, artículos 47 y 35 de la constitución que como una vulgar ramera es manoseada y prostituida por los diferentes actores políticos + sus sindicatos.

 

Los sindicatos: CCOO, UGT son ineficaces ya que anteponen la lucha de sexos, ahora de razas en alza, desvirtuando la lucha de clases.

 

Toda lucha intestina de poder, es nociva para el trabajador nacional y precario que busca amparo en multinacionales capitalistas y explotadoras como glovo, el liberalismo tan desdeñoso y ruin como dijo: José Antonio primo de rivera y Saenz de Heredia, otorga libertad y da "libertad" a los trabajadores, cierto es que no pregona la violencia como fín de sus objetivos.

 

Sois libres de escoger este empleo. Pero si no lo cogéis moriréis de hambre e inanición"   

 

Ante un aviso así, la sociedad de los años 30 del siglo pasado y presente del siglo 21, con una crisis globalista y una plandemia de por medio, se ve por necesidad cogerlo, por un mísero sueldo o morirse de covid.

 

Otro punto a relucir, es el artículo 35. Artículo por el cual, la clase media construida que tiene su coche o su apartamento, se la ocupan despojos sociales y lúmpenes que diría. Pablo Iglesias Turrión, en aquel famoso vídeo.

 

 

Una cosa o mejor dicho un concepto distinto es la propiedad privada en la que va implícita la proyección personal del hombre sobre sus posesiones, no ha lugar a la ocupación que la causa, es los fondos buitres de la Señora Botella, ex alcaldesa de Madrid y las mafias de ocupación en la que vemos como gente humilde pierde su vivienda, a eso es lo que lleva el liberalismo, al marxismo que degenera en miseria y una lucha de clases acuciada de pobres versus  paupérrimos.

 

El estado nacional del trabajo, no contempla como dijo José Antonio Assiego, la no implicación de los trabajadores en no ser patriota ya que todo trabajador por ende es Español y sí los obreros señores de la izquierda, si tienen patria. Esta se llama España y además es su segunda madre.

 

Actualmente, hablar del pasado no es arcaico ya que España lleva tratando de auto destruirse, desde hace siglos como ya dijo, el canciller alemán: Otto Von Bismarck, desde la pérdida del último bastión, que fueron: Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

 

La situación actual, es similar a la época, pero con nuevas modificaciones de por medio ya que actualmente nos enfrentamos a un periodo globalizado e informatizado. La guerra no es el eje, ni la trinchera está en la derecha o izquierda, términos en desuso.

La batalla actualmente se libra entre dos bloques: Patriotas versus globalistas, se puede quedar uno con lo bueno del pasado, para construir el futuro, obviando, odiando y rebelándose con el presente agrio.

 

Cuando se levanta la bandera, es por un fin, un objetivo, una hermandad, una visión que es levantarla: alegremente y poéticamente ya que ésta a día de hoy, se levanta por el eje de la derecha para servir causas liberales y por la izquierda por odio, rencor y sectarismo.

 

España, nuestra empresa común no es sólo el tejido empresarial y el empresariado, sino su tejido industrial, su hostelería y el turismo, por eso la jerarquía ha de ser familiar, laboral y militar, centrándonos en el sector laboral, me refiero que tanto empresarios y trabajadores están condenados a entenderse porque son el engranaje y la pila de la maquinaria.

 

Rerum Novarum, la encíclica papal de Gregorio XV! Arremetía contra los liberales ya que en los templos eran conservadores, pero fuera eran paganos. El papa. Gregorio XV! Dijo que había que evangelizar al proletariado ya que este por ignorancia o desesperación caía en las garras de la lucha de clases, mediante Dios, la patria y la justicia social se consigue la obra de arte que consiste en rehacer España.

 

Otro sindicalista que fue el verbo hecho carne de la tradición fue: Juan Vázquez de Mella que abogaba por un cooperativismo agrario sin ello renunciar a la soberanía nacional y a la diversidad regional y agraria.

 

José Antonio primo de Rivera, en uno de sus discursos dijo aquello de: Hoy no hay más fuerza y sana que nosotros y los carlistas.... Sería conveniente la formación de un frente nacional.

 

15/6/35. Palabras pronunciadas por el fundador de la falange.

Extracto del libro: La tradición de José Antonio y el sindicalismo de Vázquez de Mella.

 

La izquierda a día de hoy ha cambiado la protección del trabajador por vicios burgueses que diría Lenin, en este caso, las barraganas de habitáculo de lenocinio que se van por bulerías con modelos rojo como belcebú.

 

La cocaína y el marisco son la guinda del pastel, en todo esta historia, basada en hechos reales digna de una película de airbag, la famosa película protagonizada por Karra Elejalde, Manuel Manquiña y Alberto San Juan, película de 1.966, dirigida por Juanma Bajo Ulloa.

 

Ya tienen algo en común, los rojos, sindicalistas y meretrices, el color rojo y estos han caído en los pecados de la carne de neón, antros de camioneros que se dejan caer por carreteras secundarias, con un típico  " pasaba por allí" a ver las señoritas que fuman y a degustar bacalao fresco de temporada con dosis elevadas de cerveza.

Ni siquiera han tenido conciencia de clase, no digamos ya conciencia nacional del todo dormida y mucho menos ética y empatía en los parados quedándose así con el dinero de los cursos de formación.

 

La reconstrucción nacional ha de ser hecha con urgencia, de Abajo hacia Arriba ya que si no es así. España vivirá bajo el yugo del bipartidismo liberal y de la dictadura marxista y globalista, siendo el pueblo español esbirro y rehén de la agenda 2030.

 

Una bomba mortal que engloba la ideología de género, el feminismo de tercera ola que no es otro que el transexualismo, un engendro mental aberrante, ya que la ideología al igual que el algodón no engaña y más chiringuitos de paniaguados subvencionados.

 

Los trabajadores, sí tienen patria ya que ser español, es una de las cosas más serias que se puede ser en el mundo.

 

No a la España liberal.

No a la anti España Marxista.

Si a España, laboral, sindical y tradicional.

La pocilga gorrinera con detritus de aquellos que nombran a España, bajo sus intereses personales, es igual de nauseabundo que aquellos que escupen e insultan la bandera y sus símbolos.

 

¡ARRIBA ESPAÑA!

 

Fruto del trabajo, es el sacrificio.

En el que se exige valentía y disciplina.