Carta de Viktor Orbán con motivo del trigésimo aniversario de la creación del grupo de Visegrado, publicada en Magyar Nemzet el 17 de febrero de 2021.

A lo largo de su historia, Europa Central siempre ha tenido no solo un papel, sino también una vocación. Hasta 1990, la ocupación soviética de nuestra región ocultó este hecho de nuestra vista. La tarea de realizar nuestra misión tradicional en un contexto moderno no tenía sentido mientras las tropas soviéticas estuvieran estacionadas en nuestros países, y únicamente nos impulsaba el deseo de liberarnos del Pacto de Varsovia.

Además de esto, nuestros horizontes estaban restringidos y nuestra fuerza desviada por la tarea de liberarnos de nuestros propios comunistas y, después de que desaparecieran las bayonetas de los ocupantes, los consignamos a donde pertenecían: lo más lejos posible del poder gubernamental, a los compendios de libros escolares de crímenes históricos con los que podemos educar a nuestros hijos y nietos, para mostrarles lo que sucede al tratar de construir un futuro sin la aceptación de las ideas nacionales y las enseñanzas cristianas.

Después del derrocamiento del comunismo y de ganar nuestra libertad, nuestros países fueron felices, pero estaban gravemente debilitados. Todas nuestras energías se dedicaron a la supervivencia, a la prueba de fuerza presentada por una enorme transformación, y a sentar las bases para una nueva era compatible con el mundo occidental. Aun así, ya en 1991 el mandato que recibimos de nuestros corazones era que nuestros países (Polonia, Hungría y Checoslovaquia) tendrían que unir fuerzas de alguna manera. Sabíamos que los siglos van y vienen, pero los pueblos de Europa Central siguen siendo una comunidad de destino compartido.

Y de hecho, treinta años después y miembros de la OTAN, podemos llamarnos la región más dinámica de la Unión Europea. Crecimiento sólido, bajo desempleo, rápida transformación digital, fuerte inversión: todo esto es lo que somos hoy.

Europa Central

Los difíciles debates en el seno de la Unión Europea sobre la migración, la situación demográfica, el papel de las familias, el conflicto entre la cultura nacional y el multiculturalismo nos llaman de nuevo la atención sobre la vocación histórica de Europa Central. ¿Hay algo así? Si es así, ¿cuál es su forma moderna? Y para nosotros, los primeros ministros, la pregunta más apremiante es la siguiente: ¿puede actuar la política en respuesta a ella?

Según la forma de pensar húngara, Europa Central es el territorio que se encuentra entre las tierras de los alemanes y los rusos. Limita al norte con el mar Báltico y al sur con el Adriático. Y aunque se podría debatir sus fronteras precisas, no hay duda de que el núcleo de Europa Central está formado por los países del V4.

Los húngaros siempre hemos creído que no nacemos simplemente en este mundo: si uno nace húngaro, también tiene una misión. La misión personal va más allá de sí misma: su alcance y significado son europeos. También sabemos que solo podemos cumplir esta misión junto con los demás pueblos de Europa Central. Porque en la región entre los mundos de los alemanes y los rusos, la región en la que el cristianismo occidental limita con el mundo ortodoxo y donde muchas lenguas y culturas nacionales han crecido hasta la madurez, hay una calidad cultural común específica, una perspectiva de vida, un giro de la mente y una actitud característica. Una multitud de poemas, novelas y películas polacas, eslovacas, checas y húngaras son testimonio de ello. Y nuestra vocación es mantener todo esto.

La concepción de los húngaros de su misión se remonta al Imperio Romano. En nuestra mentalidad, nuestra Europa fue creada por pueblos que, independientes entre sí y en diferentes momentos, atacaron el Imperio Romano. Estos pueblos fundaron sus países en las ruinas del antiguo Imperio Romano. Adoptaron el cristianismo, pero no renunciaron a sus propias culturas; como resultado, una variedad de aleaciones fue forjada por el martillo de la historia.

Esto decidió nuestro destino, con el nacimiento no solo de los estados nacionales, sino también de las culturas nacionales. Surgió un ideal, una ley, un precepto de cómo debe ser Europa: una gran unidad espiritual con líneas culturales compartidas, nociones y objetivos finales, pero con miembros separados e independientes unidos entre sí en la unidad de Europa. Cada uno de ellos está obligado a servir a la unidad espiritual europea y a sus objetivos, pero no están obligados a servir a los intereses de los demás. Europa es una unidad diversa. Los que atacan su unidad son malos europeos; pero también lo son aquellos que buscan borrar su diversidad.

La unidad de la multitud y la multitud en la unidad. Este es el secreto de Europa, su encanto; es esta tensión dramática la que le da belleza, y es esta esencia más íntima que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. Por eso los pueblos de Europa Central están enamorados de Europa. Entienden que la armonía reside en la tensión y la consonancia de la diferencia. La armonía no significa uniformidad; no significa homogeneidad monótona. Esta es la fuente de la misión de los húngaros y de las demás naciones centroeuropeas que luchan por la independencia.

Hacia fuera, defendiendo el espíritu que une a las naciones y a la cultura cristiana europea contra todos los ataques externos a Europa, en forma de bastión y escudo; hacia adentro, defendiendo la diversidad contra los intentos de imponer la hegemonía sobre las naciones independientes. Durante siglos esta ha sido el secreto y la condición previa del equilibrio y la estabilidad europeos. Esto es defensa propia europea; y, al tratar de introducir la idea de la soberanía europea en Bruselas, el presidente francés también parece estar avanzando con cautela en esta dirección. Una doble lucha de defensa contra los enemigos externos e internos: una lucha por la unidad de Europa y por su diversidad. Sucesivos ataques se renuevan externamente y las llamas de la ambición imperialista se elevan internamente. Esta fue la historia política de Europa hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando nuestro continente perdió el derecho y la capacidad de controlar su propio destino.

El V4 y Europa

A mediados de la década de 2000, los cuatro nos unimos a la Unión Europea. Se abrieron nuevos horizontes y los debates sobre la naturaleza y futuro de Europa también se han convertido en nuestros debates. Después de ser ajenos nos convertimos en integrantes y nos enfrentamos a una pregunta inevitable: ¿Cuál será la contribución de Europa Central a nuestro futuro europeo compartido? Los antiguos miembros del club escucharon conceptos que eran extraños para sus oídos: patria, cristianismo, familia y soberanía. Inicialmente tendieron a considerarlos como elementos del folclore cultural e histórico. Creo que creían que esta era una especie de condición temporal que afectaba a las llegadas tardías, algo que pasaría con el tiempo, como la varicela. “Después de todo”, pensaron, “al final del día todos nos dirigimos en la misma dirección y seguramente todos queremos llegar al mismo destino”. Este fue un pensamiento agradable que no sacó a nadie fuera de su zona de confort y, de hecho, la crisis financiera de 2008-2009 presentó suficientes desafíos técnicos como si lo fuera.

Entonces la crisis migratoria se estrelló contra nosotros. Se abrieron los ojos, todo se puso de manifiesto y vimos claramente profundas diferencias entre las formas de pensar, las filosofías, los principios de la organización social y los compromisos personales.

Fue entonces cuando los húngaros nos dimos cuenta de que los discursos y escritos sobre una era post-cristiana y post-nacional no eran meramente bombas periodísticas, sino verdaderas intenciones políticas; de hecho, formaban un programa europeo completo, el futuro previsto por los occidentales, un futuro que ya habían comenzado a construir.

Nos dimos cuenta de que mientras habíamos estado soportando el comunismo en los territorios sovietizados de Europa y anhelando una forma de vida basada en el cristianismo y la soberanía, los que vivían en la mitad americanizada de Europa habían estado redefiniendo la esencia de Europa y habían estado trabajando constantemente en la aplicación de su programa. No consideraban que la misión de Europa fuese repeler los ataques externos contra el cristianismo ni preservar nuestra diversidad interna. Su nueva misión europea se había convertido en una apertura total: la eliminación de las fronteras, o a lo sumo su existencia como un mal temporal y necesario; roles de género y modelos familiares que se pueden cambiar a voluntad; y la política que ve la obligación de mantener nuestro patrimonio cultural como una tarea que más bien debería dejarse en cuenta a los museólogos. Y su objetivo no es solo concebir, crear, introducir y exigir legalmente todo esto en sus propios países, sino también hacer de esta la condición general en todos los países de la Unión Europea, incluidos los nuestros, que no están dispuestos a aceptar.

Misión

En esta situación en Europa, los húngaros podemos ver claramente la esencia de nuestra vocación europea.

Es llevar la tradición anticomunista inquebrantable al almacén común de los valores europeos. Es situar los crímenes y lecciones del socialismo internacional junto con los crímenes y lecciones del nacionalsocialismo. Es mostrar la belleza y la competitividad de un orden político y social que se basa en las enseñanzas sociales cristianas. Es mostrar a los demás, ante todo a nuestros amigos en Francia, que, a pesar de las debilidades y los defectos en la fe personal, en Europa Central existe un modelo cristiano para la organización de la sociedad que se basa en las enseñanzas cristianas. Es alertar continuamente a esas naciones en el interior seguro de Europa de la existencia de peligros externos. Es recordarles algo que conocemos tan bien de la historia: que las olas de personas que cruzan el Mediterráneo están empujando la marea hacia nosotros, y estas olas podrían llegar hasta Escandinavia. Las masas de migrantes que ahora aparecen son, de hecho, parte de las olas de aquellos que anhelan la vida europea, contra quienes nuestros antepasados siempre trataron de defenderse con todas sus fuerzas. No defenderse es una rendición de facto y sus consecuencias serán una transformación completa de la civilización, como han experimentado de cerca las naciones del área balcánica en el perímetro sur y este de Europa.

Y es para recordarnos que no importa cuán iluminados sean los constructores de este imperio, arruinarán el espíritu de Europa y por lo tanto siempre lograrán lo contrario de la intención original.

Sobre estas cuestiones difíciles y complejas puede haber diferencias entre nosotros, incluso entre los países de Visegrado. Ciertamente hay diferencias en el énfasis en términos de nuestros enfoques de la historia, puede haber diferencias en la forma en que nos sentimos acerca de un país u otro, y a veces incluso podemos estar en desacuerdo en la interpretación de las relaciones geopolíticas.

Pero es cierto que nuestras naciones aprecian plenamente la responsabilidad que tienen por el futuro de Europa: defenderla de los ataques externos y defenderla de los designios imperiales internos, manteniendo la soberanía de nuestras patrias y naciones.

Fallar en la misión puede ser heroico, pero no hay gozo en ello. Cumplir una misión, mientras guía al país hacia el éxito, la libertad y la prosperidad no es menos heroico; y también es una fuente de alegría. Las perspectivas de Europa Central para este último resultado son buenas. En nombre de mi nación, les agradezco estas tres décadas de cooperación en Visegrado.