Hagamos una valoración del panorama internacional en tres tiempos…

   1º. No hace falta ser un experto en asuntos internacionales para saber que la visita a Taiwán de la octogenaria proabortista Nancy Pelosi era en estos momentos imprudente. Imprudente con una guerra abierta en el norte de Europa, cuyo agresor es nada menos que la Rusia de Putin, que acorralado estará dispuesto a todo, Y A MÁS. Además de que si se va, se va con todas las consecuencias, y no yéndose sin más, dejando a Taiwán, no nos engañemos, A SU SUERTE. Otra cosa es que China, DE MOMENTO, no quiera más que hacer valer su poderío militar, suficientemente demostrado ante el mundo.  

    2º. Todo este desaguisado internacional, producto y consecuencia de la capacidad de quiénes dirigen el mundo, muestra y demuestra a las claras que las naciones, por más que se crean amparadas por pertenecer a clubes o asociaciones, ESTÁN SOLAS. Solas como lo estaríamos si al Moro le da por aprovechar la crisis internacional para invadir Ceuta o Melilla, o ambas a la vez, o en su caso el islote Perejil, sabiendo que nuestras fuerzas militares obedecerían en primer tiempo de saludo a lo que dijera la OTAN… ¡NO INTERVENIR! Puede que con la única excepción de alguna insurrección protagonizada por capitanes, que sin duda habría que aprovechar, porque las oportunidades hay que aprovecharlas cuando llegan.

    3º. Pese a todo, y pese a lo que pueda ocurrir, una cosa debería tenerse clara… Este tiempo de la Historia ya ha perdido la INOCENCIA, y bueno será que las gentes cambiaran la mentalidad porque TODO PUEDE SER POSIBLE.  

    El lema de esta situación podría ser… NUNCA PASA NADA, Y SI PASA NO IMPORTA.