La presidenta de Vox en Sevilla, María José Piñero, ha presentado su dimisión en el partido de Santiago Abascal. Parlamentaria por dicha formación en la Cámara Autonómica no tiene por ahora intención ni de entregar su acta ni pedir ser considerada como diputada no adscrita. Con esta dimisión de la ejecutiva provincial de Sevilla ya son seis las provincias donde han dimitido sus presidentes. Sólo Málaga y Córdoba tienen dirigentes estables. Las demás se encuentran en manos de gestoras hasta la celebración de las primarias que se harán en esta primavera.

María José Piñero, médico de profesión, ha mandado una dura carta a los afiliados y simpatizantes, que se reproduce a continuación: «Me considero una mujer valiente y por eso me puse al frente de Vox cuando nadie quería, pero hace ya más de un año se ha creado en Vox Sevilla una estructura paralela al margen de la voluntad democrática de los afiliados, protagonizada por determinados personalismos y apoyada por Vox España, al margen del ordenamiento estatutario, que ha desplazado al Comité Ejecutivo Provincial y, como no, a mi presidencia y a todo el que no se alinee a la misma».

«Por fidelidad al ideario original de Vox he aguantado, esperando que el partido reaccionara y fuera leal conmigo, con sus directivos y sus afiliados. Cuan equivocada estaba hasta el punto de darme cuenta de que, este gobierno del partido paralelo, ha estado prefiriendo perjudicar al partido con tal de desplazar y retirar a cualquier persona que pudiese destacar por trabajadora, inteligente, preparada y capaz que fuese», continúa la misiva

«Quiero trasladaros mi más sincero agradecimiento, representáis sin duda alguna el espíritu que todos buscamos en Vox cuando nos leímos los principios fundacionales y apostamos por el proyecto, dedicándole un tiempo, recurso e ilusión incalculable. Lo hemos dado todo por recuperar una España soñada, anhelada y que dábamos por perdida. Hemos devuelto la esperanza a muchos españoles que se sentían abandonados y que han apostado todo por Vox en general y, en particular, aquí en Sevilla, por mí, ¡qué grandes sois! En cambio, he visto como el proyecto tomaba una deriva que no ha gustado a nadie, basada en relaciones de poder, soberbia y miedo», afirma sin especificar nombres.

«Se ha jugado irregularmente con los recursos económicos de los afiliados», afirma en su misiva

«Personalmente he soportado lo indecible, he visto como se os apartaba de redes sociales y medios de comunicación, de merecidos puestos y de áreas de trabajo para las que estabais perfectamente cualificados. Cuántos proyectos se han perdido por el celo de los que no querían ceder protagonismo y eran incapaces de ejecutarlos con recursos propios. Pero hay determinadas cosas que no estoy dispuesta a soportar y concreto. No voy a tolerar que se juegue irregularmente con los recursos económicos de los afiliados para lanzar la carrera política y las ambiciones de unos pocos, que fuera de todo talento, solo buscan su proyección personal

«Hace diez días envié un burofax a las más altas instancias del partido para que estos problemas fuesen subsanados de manera fulminante, obteniendo la negativa y la amenaza por respuesta. Queridos afiliados, es por este motivo que tengo el deber y la responsabilidad de presentar con enorme tristeza mi dimisión irrevocable como presidenta de Vox Sevilla. Espero vuestra comprensión y os llevaré siempre en mi corazón. No os desaniméis, tenemos un gran país que reconstruir y queda mucho por hacer dentro y fuera de unas siglas. Sois la gran esperanza de esta gran nación», continúa

«No obstante, creo que los principios fundacionales del partido siguen intactos y, por ello, reitero mi compromiso adquirido con los andaluces y sevillanos para defender el ideario del partido por el que se nos votó para el Parlamento de Andalucía, con la esperanza de que estas incoherencias internas del partido sean subsanadas y cambien en breve por los afilados», termina la carta firmando como expresidenta de Vox Sevilla.

FUENTE: ABC SEVILLA