Hace más de una década que conozco a Fernando y después de tantos años, tengo que confesar que todavía, incluso cuando le he dejado claro en numerosas ocasiones, que solo me gana a correr, jamás nos vimos personalmente.

Pasa el tiempo y hay cosas que empiezan a ser posibles. Sin tardar mucho, en enero, llegará ese momento en el que dos personas, que desde ámbitos muy diferentes pero en contacto permanente, han luchado por lo mismo, se darán un abrazo y por fin se conocerán personalmente.
 
Habrán sido cientos de veces las que nos hayamos comunicado por teléfono o por sms. Hoy en día es raro, que quitando algún rato, no lo hagamos por whatspp, y los dos sabemos que la confianza que hemos forjado en estos años, siempre mantendrá esta relación. Una relación en la que garantizo, ha habido de todo y de la que, por supuesto no queda ningún rastro. 

Fernando dice que hacer periodismo es salir a la calle, mirar y escuchar, para más tarde contar lo mejor que sepas, todo lo que a la gente le pueda interesar. Y tengo que hacer un apunte sobre esa manera de pensar, ya que en muchas ocasiones, para ser el periodista mejor informado de este país y que más rápido se enteraba de las cosas, no le hacía salir de casa. 

Alguna vez me he llegado a enfadar con él, porque siendo como digo, de las personas que más sabe y mejor cuenta las cosas, nunca públicamente dio su opinión personal. Me decía, que un periodista solo tiene que informar de lo que sabe, sacando las mínimas conclusiones. 

Hoy ha escrito un libro. No cualquier libro. Un libro que cuenta lo que ha sucedido a nivel político en el último año. El Año que vivimos sin gobierno, es un necesario manual de historia, que desde la pasión, cuenta todo lo que ha pasado en este tiempo en el que muchos, al igual que Fernando, seguimos pensando que la política es un servicio público y que es necesario vigilar a los poderosos.

El Año que vivimos sin gobierno, es la historia del periodo más convulso de la Transición. Un tiempo que es parte de este país y que profundiza en detalles que no se han hecho públicos hasta este momento. 

Mariano Rajoy ha llegado a la Moncloa, pero ¿Por qué no es Pedro Sánchez el actual Presidente del Gobierno? Solo puedo adelantar, que ha estado más cerca de lo que el mismo sabe y también ha que decir que no se, si en un sentimiento más prepotente que otra cosa, a través de su famosa frase, nos vemos en La Moncloa, Begoña, estaba totalmente segura de que iba a ocupar esas estancias. 

El libro arranca en noviembre de 2015 y recorre todo el tiempo que pasa, hasta que Mariano es investido presidente del Gobierno. Son diez capítulos que relatan las verdaderas conversaciones que el actual presidente tuvo con Pablo Iglesias y habla del porqué de la crisis provocada en la Casa Real, cuando Rajoy desisitió de formar gobierno. Gobierno Frankenstein, intento de pactos, CNI, etc... son temas que hacen por si solos importante a Fernando y a su libro, aunque yo me quedo don aquel histórico Comité Federal que el 1 de Octubre acabó para siempre o al menos algunos así lo piensan, con Pedro Sánchez. 

¿Y qué más decir de Fernando? Diez años y Jefe de Información en el Confidencial Digital, Doctor en periodismo y tertuliano de los que merecen la pena, triatleta, conferenciante y alguna cosa más, pero sobre todo un buen tío de los pies a la cabeza, que aunque no lo ha leído todo, está muy cerca de cumplir mi profecía y terminar siendo la segunda persona de este país, que más sabe de la banda terrorista ETA. ¿Quién será el primero?

Hay que terminar de apadrinar este libro que de cualquier manera veremos en las estanterías del Corte Ingles o la FNAC en breve. Pero hasta para eso, Fernando Valls hace bueno la cita de Doménico Estrada, esa que dice que La Humildad es como un pegamento. A ver si se me pega algo a mí. 

Hazte Mecenas aquí: