Con la fallida moción de censura -por precipitada y partidista-, hemos podido asistir a un hecho importante: la ubicación del Partido Popular en el centro sociológico.

Sí, el presidente Casado en su contundente, clara y didáctica exposición en réplica al oportunista candidato, demostró que hoy, más que nunca, los populares son el gran partido nacional, constitucionalista, liberal y conservador que es la esperanza de contención ante una coalición de gobierno radical, extremista y populista.

Con seriedad en los planteamientos, sin demagogias populistas ni falsos cantos de sirenas nostálgicas, Pablo Casado demostró el por qué es el líder de los populares. Sin miedo al futuro inmediato y sabiendo que el presente puede -y debe- ser muy mejorado, el líder popular es hoy un hombre de Estado que lleva a España, la de los ciudadanos de todos y cada uno de sus pueblos y ciudades a constituirse en guardián de la sensatez y cordura ante tanto sinsentido político y mediático.

Sí, el centro sociológico es el espacio natural del Partido Popular; por ello, ser conservador, liberal, constitucionalista, defensor de la unidad de España, nuestro estado del bienestar, la economía libre de mercado, la igualdad de oportunidades entre sexos, son los pilares de un renacido PP, con un presidente abierto al diálogo y con claridad de ideas.

Se acabaron los tiempos del absurdo complejo de expresar lo que es la esencia del PP. La izquierda radical -la extrema izquierda- está de luto. Sus días están contados. El PP siempre estuvo aquí, aunque muchos han intentado negarlo, engañando a o mintiendo sobre la supuesta falta de empatía social del partido.

Los momentos actuales por los que atravesamos son muy duros y difíciles para una inmensa mayoría de españoles. No son tiempos para experimentar con fórmulas apartadas del sentido común.

Esta coalición de gobierno pasará. Con seguridad y rotundidad: perderán las próximas elecciones.

La esperanza es lo último que debemos perder. Hoy, renovamos nuestra esperanza gracias a un partido que está centrado en las cuestiones fundamentales que  preocupan a todos. La esperanza ha renacido en el panorama político/social español. La ilusión debe ser el motor que impulse a la sociedad española.

Felicidades a Pablo Casado. Felicidades al Partido Popular. Felicidades a España.