Una entrevista de David Engels a Victor Aubert, fundador y director de la Academia Christiana, para The European Conservative.

Ver a la gente practicando artes marciales y asistiendo a la misa tridentina por la mañana, y, por la noche, disfrutando de la cocina local, cantando a voz en grito viejas canciones francesas y hablando alegremente sobre el futuro, es algo que nunca olvidaré, y desearía, quizás en vano, que pudiera repetirse en toda Europa.

David Engels - 28.04.22

Por una vez, tengo el privilegio de no deplorar la decadencia de Occidente, sino de aplaudir el movimiento de resistencia. Me refiero concretamente a la iniciativa francesa Academia Christiana, a cuya conferencia de verano tuve la suerte de asistir en una casa solariega de Normandía en agosto de 2021.

Fue un raro placer pasar el fin de semana tanto con pensadores conservadores consagrados como con jóvenes entusiastas y brillantes: antítesis de los hombres y mujeres "posthistóricos" que pueblan nuestras ciudades. Sólo la impresión humana merece ser mencionada aquí. Eran cientos de personas, en buena forma y en la flor de la vida, plenamente conscientes de las causas y consecuencias de la decadencia cultural. Verlos practicando artes marciales y asistiendo a la misa tridentina por la mañana y, por la noche, disfrutando de la cocina local, cantando en voz alta viejas canciones francesas y hablando alegremente sobre el futuro es algo que nunca olvidaré, y desearía, quizás en vano, que pudiera repetirse en toda Europa.

Aunque, en cierto modo, la crisis cultural europea está más avanzada en Francia que en otros lugares, tanto el patriotismo como el cristianismo tienen aquí raíces más profundas que, por ejemplo, en Alemania, donde la religión, así como un sano orgullo nacional, están en un declive espectacular, quizá fatal. Aun así, es de esperar que la Academia Christiana siente un precedente para la España católica, Italia o Europa del Este.

Es cierto que es poco probable que una empresa de este tipo llegue a las masas, ya que la degradación de nuestra cultura ha avanzado mucho y la ruptura con la tradición es demasiado completa. Pero también, en el otro lado del espectro político, los que tienen una fuerte y consciente aversión al cristianismo y a la tradición son relativamente pocos (aunque ejercen un poder incomparable y desproporcionado). Si podemos reforzar un poco nuestras filas; si podemos demostrar que la desintegración social es consecuencia del liberalismo de izquierdas; si podemos educar a los jóvenes mediante la razón y el ejemplo humano, entonces no está perdida toda esperanza. Entonces, gracias a instituciones como la Academia Christiana, desapercibida para los grandes medios de comunicación, puede surgir una alternativa al "último hombre" de Nietzsche. Lo que sigue es mi reciente entrevista con Victor Aubert, fundador y director de la Academia Christiana.

Hábleme de los orígenes del programa Academia Christiana. ¿Cómo empezó?  

El proyecto comenzó en 2013, el año en que se inició el movimiento de base Manifs pour tous. Lanzado por cuatro estudiantes, el objetivo de Academia Christiana era tan humilde como ambicioso: animar a las generaciones jóvenes a recibir formación intelectual y a comprometerse con el bien común. Muchos de nosotros habíamos tenido la suerte de tener padres activistas que podían servir de modelo o de haber estudiado filosofía, lo que nos había hecho tomar conciencia de la necesidad y la urgencia del servicio a los demás. Ante un mundo que se desmorona, estábamos convencidos de que no podíamos quedarnos de brazos cruzados. Teníamos que pasar a la acción.

En sus muchos años de trabajo con jóvenes de toda Francia, ¿qué es lo que más le ha sorprendido? ¿Hay cosas que no esperaba aprender?

Como nos recuerda Christopher Lasch, "el desarraigo lo desarraiga todo, excepto la necesidad de raíces". Esto es importante y ha provocado una creciente demanda de formación y capacitación. Lo interesante es que son los jóvenes de clase trabajadora, que crecieron en el vacío cultural de un Occidente decadente, los que suelen estar más interesados y ser más serios en su compromiso. En contra de la imagen que solemos tener de una juventud frívola, muchos jóvenes siguen aspirando a la grandeza y la profundidad. Y en esta búsqueda, a menudo tienen que apartarse de quienes no les toman en serio.

En los últimos años, el interés por su programa se ha disparado. ¿A qué lo atribuye? ¿Qué le dice esto de la sociedad francesa y de los jóvenes en general?

Que yo sepa, somos los únicos que nos dirigimos a los jóvenes y tratamos de ofrecerles algo accesible, atractivo y sustancioso: ofrecerles una educación política en un marco cristiano. Los que estuvieron presentes en nuestros primeros actos tienen ahora sus propias familias, lo que les da cierta credibilidad. Aunque la oferta intelectual se ha enriquecido considerablemente en Internet, principalmente a través de vídeos, nuestro público acude a nosotros sobre todo en busca de compañerismo, y para formar amistades y un sentido de comunidad. 

¿Cuál es su trayectoria profesional y académica? ¿A qué se dedicaba antes del mundo académico?

Nací en el seno de una familia no practicante, ya que crecí en un barrio de París con una gran concentración de inmigrantes. Por tanto, no estaba predestinado a fundar la Academia Christiana. Me convertí al catolicismo a los 10 años, me alejé, y volví a la Iglesia después de una adolescencia algo revuelta. A los veinte años, ingresé en el seminario de la Fraternidad de San Pedro, que abandoné al cabo de dos años para retomar mis estudios de filosofía en París. Ahora, a los 32 años, soy padre de tres hijos y enseño francés y filosofía en una escuela de Normandía.

En todo Occidente parece haber dos tendencias extrañas y contradictorias: un ateísmo agresivo que pretende eliminar todo vestigio de creencia religiosa de la vida pública y, por otro lado, un resurgimiento de la creencia religiosa y del interés por la tradición entre los jóvenes. ¿Cómo se explica esto?

La agresividad de las ideologías contemporáneas es casi una religión en sí misma. Por ello, diría que el sentido religioso no ha desaparecido del todo, sino que se ha metamorfoseado. El verdadero Dios ha sido sustituido por nuevos ídolos: la salud, el medio ambiente, el consumismo, y los medios de comunicación y los jueces encarnan el nuevo clero.

"Pero donde está el peligro, también crece la fuerza salvadora", dice Hölderlin. El entusiasmo de la generación del 68 no produjo más hijos. En gran medida, las generaciones más jóvenes están compuestas por consumidores individualistas para los que cualquier forma de compromiso político o asociativo es algo ajeno. Pero, al mismo tiempo, también hay jóvenes sedientos de raíces. Por desgracia, esos jóvenes se encuentran en las filas de Daesh y entre los "woke", pero también, afortunadamente, en la Academia Christiana.

Algunos conservadores dicen que hemos perdido todo lo que tiene valor y que no queda nada que conservar. En cambio, dicen, necesitamos una renovación cultural y actos de restauración. ¿Qué opina usted? ¿Cuál es su diagnóstico de nuestra situación actual?

La Academia Christiana no tiene realmente una posición oficial al respecto, pero es evidente que nos estamos moviendo hacia soluciones culturales, el combate cultural, como el que se discute en “La opción benedictina”, de Rod Dreher, la transmisión del conocimiento antiguo a las nuevas generaciones, la búsqueda de la autonomía, el arraigo y la comunidad. En este sentido, su libro Que faire? (¿Qué hacer?) es un excelente ejemplo de las soluciones que proponemos a nuestros participantes. A nivel personal, creo que Europa se encuentra en un letargo y que nos corresponde "despertar" a nuestros pueblos. Hay que reconstruir todo, y el trabajo empieza por uno mismo.

¿Dónde ve usted a Europa Occidental, y a Francia, en particular, dentro de cinco o diez años? ¿Cuáles son las perspectivas de la civilización occidental? ¿Y qué debemos hacer?

Soy de los que creen en el inevitable colapso de la civilización capitalista. Pero la mayor incógnita es la del tiempo. Al igual que Olivier Rey, creo que debemos encontrar nuestro sentido de los límites, si queremos que haya un futuro para Europa y para nuestros hijos. Lo más importante me parece que es encontrar aquí y ahora aquello que nos hace verdaderamente humanos. Es, además, un simple hecho de nuestra civilización frente a la barbarie, y el camino a seguir debe hacerse mediante un renovado sentido de la amistad, la comunidad, las raíces y la fe.