En la mitología de lo políticamente correcto, el hombre blanco, heterosexual, cristiano y occidental es la encarnación de todos los males de la humanidad. Este racismo, porque eso es lo que es, se ha extendido como la pólvora desde las universidades de los Estados Unidos hasta extenderse por toda Europa de mano de los grandes medios de comunicación para convencer a los europeos de su maldad inherente. Este artículo de Andrej Sekulović para el semanario esloveno Demokracija expone con acierto en qué consiste este etnomasoquismo y la culpa inexpiable de los blancos.

El siglo XX fue un siglo de grandes cambios. Además de las innovaciones tecnológicas, hubo muchos cambios sociales en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial que se debieron principalmente a la hegemonía cultural de izquierdas que se consolidó definitivamente en las sociedades occidentales durante este periodo. En consecuencia, la nueva izquierda, que prefería centrarse en los derechos de los grupos minoritarios, incluidas varias minorías étnicas y sexuales, en lugar de en los derechos de los trabajadores y las desigualdades de clase, comenzó a redefinir los términos y conceptos comúnmente aceptados y, más tarde, a inventar nuevos vocabularios para adaptarlos a sus necesidades ideológicas.

La culpa blanca como estrategia de la izquierda

Así, surgieron términos como xenofobia y posteriormente islamofobia. Estos términos tienen una connotación peyorativa y son utilizados por la izquierda, cuando es necesario, en la guerra cultural contra sus oponentes ideológicos. Debido a que la izquierda ha establecido una hegemonía cultural, ha sido capaz de introducir estos términos en el discurso público, de modo que han sido ampliamente aceptados y ahora se utilizan en los medios de comunicación convencionales, en los discursos políticos y en las universidades. Sin embargo, quienes son etiquetados con una de estas “fobias” pueden enfrentarse a problemas en su vida profesional y pública. Ese es el objetivo de estos términos: desacreditar los argumentos de sus oponentes. Una fobia es un tipo de trastorno que suele provocar un miedo infundado. Así que los izquierdistas modernos utilizan estos términos para argumentar que las personas que se oponen a las fronteras abiertas son en realidad personas desequilibradas que sienten un miedo infundado a los inmigrantes musulmanes y que simplemente tienen miedo al cambio social. Por lo tanto, todos sus argumentos deben basarse en este miedo irracional. Por supuesto, esto no es así, ya que estos argumentos se apoyan en las estadísticas demográficas y de criminalidad. Sin embargo, los marxistas culturales controlan ahora los principales medios de comunicación y las instituciones educativas, donde tratan de convencer a la gente de que esto es sólo un miedo irracional al cambio. También utilizan sus posiciones en los medios de comunicación y en las universidades para promover la idea de que los europeos blancos deberían avergonzarse de su pasado y de los supuestos pecados de sus antepasados, que supuestamente cometieron toda una serie de crímenes contra otros pueblos del planeta. Al igual que han surgido nuevos términos en las filas de la izquierda, en los círculos de la derecha el término “culpa blanca” ha llegado a denotar esta imposición de un sentimiento colectivo de culpa a todos los blancos. Es un término que representa la culpabilidad general de los blancos por la esclavitud, el colonialismo, la discriminación racial y los diversos crímenes que se supone que los europeos han cometido contra el resto de la población mundial. El término, por supuesto, tiene una connotación negativa entre quienes son inmunes a lo políticamente correcto porque, además de su definición, denota una estrategia mediante la cual las élites liberales intentan convencer a los blancos de que es inmoral asociarse y unirse en función de su raza, es decir, como blancos europeos, o actuar en favor de sus intereses raciales colectivos. Por toda la miseria que supuestamente causaron, los blancos de hoy, como descendientes de criminales, deben ceder pacíficamente sus tierras a los inmigrantes que supuestamente son los descendientes de las víctimas del imperialismo europeo. Así, la culpa blanca comenzó a extenderse específicamente entre los antiguos pueblos coloniales. Sin embargo, hoy en día el término abarca a todos los pueblos blancos, incluidos los que nunca tuvieron colonias, pero que a menudo estaban sometidos a imperios y estados más poderosos.

La duplicidad de la izquierda moderna

Que se trata de una estrategia diseñada para proteger los intereses de las élites liberales internacionales y de los demagogos de izquierda es más evidente en su interpretación unilateral y engañosa de la historia. Se supone que todos los indígenas de los territorios que luego conquistaron los blancos vivían en sociedades armoniosas hasta que llegaron los europeos y primero les robaron y luego los asesinaron a sangre fría. Pero nunca oímos hablar de las sangrientas masacres y genocidios que las tribus indias perpetraron entre sí, ni de las brutales condiciones entre las tribus maoríes de Nueva Zelanda, que llegaron a ser tan intolerables que los maoríes, en su mayoría, aceptaron voluntaria y pacíficamente el dominio de los británicos en el siglo XIX. Los africanos se mataban y esclavizaban entre sí mucho antes de la llegada de los colonialistas blancos. En cuanto terminó la era del colonialismo europeo, el continente negro volvió a sumirse en el caos, las guerras civiles y la limpieza étnica. Unos 10 millones de personas fueron asesinadas en genocidios en África Central en el siglo XX; ni una sola de ellas fue asesinada por un hombre blanco. En el genocidio ruandés de 1994, 800.000 tutsis fueron asesinados por los hutus en sólo 100 días. Sin embargo, la izquierda se resiste a hablar de estas cosas porque no encajan en su visión de un mundo en el que los europeos, en particular, son capaces de cometer masacres y otros actos brutales, mientras que otras razas actúan principalmente como víctimas inocentes o espectadores. El hecho es que todas las razas de este mundo han practicado la esclavitud en ciertas épocas, que todos los pueblos han tenido apetito de guerra y conquista, y que todos los pueblos son capaces de realizar actos sangrientos. Sin embargo, los marxistas culturales distorsionan el panorama a este respecto al centrarse únicamente en las injusticias supuestamente causadas por los europeos. Al mismo tiempo, guardan silencio sobre todos los logros de los europeos que han enriquecido a toda la humanidad. Otro ejemplo de la duplicidad de señalar constantemente los supuestos crímenes pasados de los blancos como agenda es cuando se trata de la esclavitud. La izquierda afirma que los descendientes de los esclavos merecen una reparación, sin tener en cuenta todos los beneficios que los negros disfrutan en Estados Unidos gracias a la llamada “acción afirmativa”. La izquierda también cree que todos los antiguos países coloniales deberían pagar reparaciones a los países africanos por haberlos esclavizado. Sin embargo, lo que no cuentan es que los traficantes de esclavos compraban los esclavos negros a los propios africanos, que los vendían como prisioneros de guerra a las tribus rivales, y sólo posteriormente los revendían a los europeos. Los izquierdistas prefieren pintar una imagen de blancos malvados que secuestran a negros pacíficos en toda África. Otro hecho que rara vez escuchamos en los medios de comunicación de izquierda es que fueron los europeos los primeros en prohibir la esclavitud en los siglos XVIII y XIX, mientras que todavía existe en otras partes del mundo. Tampoco nadie de la izquierda exige que Turquía pague una indemnización por todos los eslavos y otros europeos que fueron llevados como esclavos al Imperio Otomano.

El etnomasoquismo como consecuencia

La consecuencia de la culpa blanca es el etnomasoquismo. Este término fue popularizado por el pensador identitario francés Guillaume Faye, quien escribió en su libro “¿Por qué luchamos?” que el etnomasoquismo es una consecuencia del odio a uno mismo y de la vergüenza, del racismo contra la propia raza y de la tendencia a culpar y menospreciar al propio pueblo. Por desgracia, gracias a los marxistas culturales, el etnomasoquismo está muy presente entre los blancos de hoy. Esto se debe a la ignorancia de su propia historia y cultura, a la falta de un sentido de pertenencia nacional y de patriotismo, y al adoctrinamiento constante por parte de los medios de comunicación y las instituciones educativas que ahora están en manos de quienes desean subyugar y destruir a los pueblos europeos. Sin embargo, la mejor defensa contra el etnomasoquismo reside en la educación sobre la propia cultura y la historia del propio pueblo, en la capacidad de pensar de forma crítica e independiente y en la fidelidad a la verdad, se ajuste o no a las tendencias políticamente correctas del momento.