Vicente Montañez, según informa Valencia News, ha encabezado una de las pancartas de la manifestación, que conformaban diferentes asociaciones; Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). ASAJA Alicante Jóvenes Agricultores y la Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Castellón (FEPAC-ASAJA). LA UNIÓ y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos.

Se han unido a las diferentes manifestaciones que se llevan a cabo en todo el panorama nacional para denunciar la situación límite que atraviesa el sector agrario y, en ese sentido, reclamar a las distintas administraciones que plasme una serie de medidas a corto, medio y largo plazo que garanticen una rentabilidad digna para los productores valencianos.
 
"Hemos visto como consecuencia de estas políticas de los gobiernos anteriores se ha incrementado los costes, cada vez los costes de la energía son mayores, como consecuencia de la subida salarial han visto incrementada también el coste de la recolección y el coste del mantenimiento del campo"
 

"Por eso teníamos que estar aquí, tenemos que estar con los agricultores valencianos precisamente a esos que también ese gobierno catalanista del Sr Ribó bombardea sistemáticamente bien podemos ver lo que se ha realizado con el tema de los Poblados del Sur con el tema de las acciones en cuanto la quema de la paja de la Generalitat Valenciana"

Montañez , en este aspecto, ve un panorama desalentador en el campo y dentro de la Comunitat Valenciana que ahora es líder en superficie agraria abandonada, en pérdida de superficie agraria de regadío, en falta de inversiones hidráulicas y en déficit de balance continuado entre primas e indemnizaciones de los seguros agrarios. Con el agravante de la falta de relevo generacional y envejecimiento de la población.

Entre las causas que motivan este acto de protesta en Valencia cabe destacar la crisis de rentabilidad en la mayoría de las producciones agropecuarias, el incesante aumento de los costes de producción, como el incremento del salario mínimo interprofesional aprobado por el Gobierno, que el sector no tiene la capacidad de trasladar al precio de sus productos.