Reiterado ampliamente desde el inicio esta plandemia, además de falsa pandemia: la clave hay que continuar hallándola en las fraudulentas pruebas diagnósticas. PCR, insuperable estafa,  herramienta nuclear. Más tarde se cocinan, al estilo Tezanos/Tenazas imagino, la denominada incidencia acumulada a 14 días vista.

El papaya test y las NO vacunas como tecnología militar avanzada

Falsario test diagnóstico, el papaya test: instrumento político (tele)dirigido, sin más. Mayor número de ciclos, la "fotocopiadora" genética PCR podrá sacar lo que el poder de turno anhele rebuznar. No hay mayor misterio. Crear olas a su conveniencia, incrementando espectacularmente la realización el número de test a toda la peña posible (y por ende, el número de los antedichos ciclos): todo ello para justificar sus liberticidas decisiones.

Lo dicho en tantas ocasiones: no hay mayor arcano. O tal vez sí, más turbador: NO vacuna experimental, desarrollada como deliberada y atroz tecnología militar, el siniestro DARPA yanqui desarrollando en secreto la vacuna de ARN mensajero desde hace años a través de Moderna, buscando el control permanente de tu cuerpo y, de paso, de tu línea de sangre. Moderna fundada esencialmente por el DARPA.

Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) y los National Institutes of Health (NIH) del infausto Fauci estaban trabajando disimuladamente en una nueva plataforma de vacunas de ARN mensajero mediante una nueva empresa de biotecnología de nombre Moderna. Su planificación estratégica dio comienzo hace ocho años, en 2013, cuando los enjundiosos fondos de DARPA fueron utilizados por Moderna para inventar “métodos para inducir una respuesta inmune de corta duración mediante la administración de timovacunas de ARN mensajero”. Y, por supuesto, tras todo ello, la tecnología de vigilancia  y control (mental, también, por supuesto), mediante marcaje digital, al esclavizado ganado transhumanizado. Reprogramación tecnológica de los seres humanos: admitido sin disimulos por la citada Moderna/DARPA.

 

Campos de concentración covid, falsas banderas e inexistentes olas

Obsesionados pedófilamente contra los críos: imperdonable acto criminal de las élites y sus títeres. Propósitos eugenésicos y esterilizadores. Sin perdón. Siempre asesinando y mintiendo a los gobernados. Campos de concentración covid en próximos horizontes. O atentados de falsa bandera atribuidos a “terroristas negacionistas”: engañar, encubrir, mentir siempre al pueblo para salirse con la suya como en tantísimas ocasiones anteriores. Por ejemplo, sin irnos muy lejos de la actualidad; para que “consentir” injustas guerras como las de Iraq y Libia. O Afganistán, claro.

Primera ola, algo diferente al resto: ningún virus. Diseñado ataque terrorista contra la población mundial con cuaternarias armas combinadas. Y gerontocidios en masa, hace año y medio, por acción y omisión, además de otra macabra confluencia de causas concatenadas. Segunda ola: prolongar la falsedad antes de comenzar la inoculación de la NO vacuna. Tercera, cuarta y quinta ola, diferencia crucial: comienzan los chutes del tecno-veneno transgénico, existiendo una clarísima relación directa entre las dosis administradas de la timovacuna y los casos "positivos" (y fallecidos) en coincidencia con las plurales franjas de edades. Sintetizando: a mayor porcentaje de timovacunación completa, mayor tasa de casos por cada 100.000 habitantes. Dicho de otra manera más gráfica: la timovacuna es la “variante” delta(rado).

El médico forense Ryan Cole, en magistral y clarividente vídeo, 17 prodigiosos minutos, aclara los dañinos efectos de la mal llamada "vacuna del Covid". Inexcusable su visión: irrefutables datos empíricos procedentes de autopsias que prueban que los efectos producidos por la famosa proteína de espiga contenida en las "vacunas" son idénticos a los del fantasmal covid. Repito, idénticos. También menciona Cole decisivo dato del sistema judicial francés. "Cuando se aprueba un medicamento de urgencia, se modifica la carga de la prueba; mientras no se demuestre lo contrario, en los meses cercanos a la inyección, las muertes en los meses cercanos son ocasionadas por la propia vacuna". Sin más, agrego.

El negro futuro, salvo milagro, tal vez

A partir de cada año, se le dirá a la gente que necesita una actualización de su sistema de “refuerzo" a medida que se anuncia una "nueva variante" (¿para cuándo, autoridades terroristas, la “cepa” epsilon, tan huxleyano todo?). La plataforma de ARN mensajero de armas biológicas de proteínas de espiga  que se está lanzando hoy por la coacción y la fuerza fue planeada hace años por DARPA, NIH, Moderna y sus lacayos en la Fundación Bill y Melinda Gates. El resto de los gobernantes mundiales, lo siempre: chupaculos, arrastrados, babosas, cómplices, esbirros varios. En fin.

Vídeo del doctor forense Ryan Cole: “La falsa vacuna es la toxina y la enfermedad”