El pasado sábado 7 de Mayo se realizó un simulacro que consistió en el descarrilamiento de un vagón de tren en la estación del madrileño pueblo de El Escorial.

 

En el simulacro participaron: SUMMA 112 con la UVI móvil de El Escorial, una UVI especial para el simulacro, un VIR (Vehículo de intervención rápida), el MIR (Módulo de Intervención rápida) y el VEC (Vehículo de Emergencias y Catástrofes), Bomberos CAM, El SEAPA ( Servicio de emergencias del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón); RENFE y ADIF (Mantenimiento de las Infraestructuras de Renfe), así como las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil de: El Escorial, Guadarrama, Galapagar, Villalba, San Martín de Valdeiglesias, Robledo de Chavela, Villanueva de El Pardillo, Leganés, Boadilla del Monte y Cubas de la Sagra.

 

Para el simulacro se cortó sólo una vía de tráfico Nacional de Renfe. Una vez producido el descarrilamiento y tras la evacuación de los 26 heridos la cabina se incendió, siendo necesaria la intervención de bomberos para asegurar la zona del incidente.

 

La clasificación de las víctimas (triage) se realizó con las tarjetas identificativas según la gravedad de su situación, de tal forma que hubo: 12 heridos con etiqueta roja (primera prioridad de atención y de evacuación a un centro hospitalario, son heridos graves); 6 víctimas con tarjeta de color Amarillo ( segunda prioridad de evacuación, heridos que necesitan asistencia hospitalaria pero pueden esperar hasta 6 horas, porque su vida no corre peligro) y 8 personas etiquetadas con tarjeta color Verde (son heridos leves tercera prioridad de traslado, su asistencia puede esperar hasta 12 horas, se trata de quemaduras, leves, heridas no complicadas, y lesiones que no comprometen la vida ni la función de ningún órgano).

Captura_de_pantalla_2016-05-14_a_las_20.02.00

 

La lluvia respetó el tiempo de simulacro que ocurrió de 11 a 13 h de la mañana del sábado.

 

El próximo día 20 de Mayo se reúnen los distintos servicios participantes para evaluar el procedimiento y sacar conclusiones de cómo mejorar de cara a situaciones reales.

 

Este tipo de actividades, son recomendables y deben realizarse de forma periódica para mejorar la coordinación entre todos los servicios de emergencias y seguridad del estado.