España no puede coexistir con su enemigo que es el PSOE y la extrema izquierda. Por lo tanto España ha de prevalecer y el psoe que la odia debe desaparecer. Sobran razones para que semejante partido huya de la faz patria. Este partido dirige toda la izquierda. Su presidente que llegó a tal engañando a los españoles, no puede estar sostenido por los enemigos de España. Ni ésta puede resistir bajo sus enemigos. Si Pedro Sánchez sigue mucho más, ya no existirá España. Si esperamos a que acabe la legislatura y convoque elecciones generales, podemos esperar sentados... Puede ser que no las convoque nunca, y a eso va. En los dos años que restan -en una situación normal- busca acabar con lo que quede de España. No olvidemos que los socialistas, no son "progresistas", todo lo contrario; no quieren la democracia ni respetan la ley. Sánchez no es un individuo normal y nada normal puede salir de él, sino la destrucción cada vez más acentuada de cuanto toca. Ni él puede con su egolatría psicopática ser presidente a cuenta de abominar a España. Ni los españoles deben dejar de defender la propiedad de su Patria cuando está en peligro.

En el psoe no cabe España, ni viceversa. Son incompatibles porque el partido marxista, sectario, dictatorial y totalitario, así lo quiere. Basta con mirar la historia criminal de este partido para ver cómo acaba siempre. Con sus siervos no se puede construir nada porque solo saben destruir; llevar a España a otra guerra civil y la destrucción total. Aglutinando todo lo que sea izquierda y gente rara, este partido que no trajo más que odio y división, es el responsable de cuanto mal tenemos y del negro futuro que nos ofrece, semejante al pasado con sus golpes de estado, como el dado a la República en 1934. Consiguió el cambio social a peor que padecemos. Hoy la sociedad en estado de descomposición tras pasar por la degradación y corrupción, está peor que nunca.

Los individuos de esta estirpe son muy raros y te la juegan siempre, no quieren razonar en lo político y son tan limitados que se creen tener la razón. Esa cosa que en principio no es de nadie. Según su naturaleza que nunca cambiarán, viven convencidos de que todos los que no sean socialistas son los culpables de cuanto mal sufrimos. Lejos de reconocer que todo socialismo termina fracasando en la miseria que da paso al comunismo, miran para otro lado y siguen igual en la necedad de su torpeza echando la culpa de lo que ellos iniciaron a los adversarios que nada tuvieron que ver. Empiezan toda guerra echando la culpa al contrario de haberla empezado. Menos mal que después la pierden aunque eso nunca se lo creen los zotes de ellos, como la vez anterior que estaban repatriados en Rusia o en Méjico convencidos de que aún podían ganar la guerra, cuando Franco reconstruía la nueva España. Sus utopías son como la insoportable levedad del ser. Su sistema es la mayor desgracia de la Humanidad.

En la foto del artículo del pasado día 2 vemos a Stalin alzando el niño que muestra. Es un artificio propagandístico que como otros propios del comunismo fueron repetidos por los de Podemos aquí. Ver a comunistas retratándose con niños indica que, pobres padres, como hacía Stalin después depurándoles como espías o traidores. Las purgas son constantes y no se escapan los más cercanos.

La foto representa la diabólica propaganda comunista sin escrúpulos, como lo hacen todo. Mediante la información subliminal y manipulación consiguen los efectos deseados. Que se vea lo bueno y paternal que es el comunismo. El mayor genocida del mundo que mató hasta sus hijos, dándonos esa ilusoria lección por los más desprotegidos. Ese ejemplo de "superioridad moral" del que presume la izquierda. Ya sabemos en qué consiste... El comunismo vende que mira por los pobres y omite que es para multiplicarlos. Y después los mata a todos.

El mayor criminal mostrando a un niño es una estrategia propagandística de calado. Como de calado es todo lo suyo desde el culto a la personalidad con semejante sentido a lo de los niños. El culto a la personalidad es el sistema establecido de veneración hacia el líder al que todos los miembros han de adorar, porque su persistencia es inmortal y lo llena todo.

Un escritor dijo que Stalin era "una mezcla de intelectual y asesino". Un líder insoslayable y temible para todo el planeta. No es de extrañar que todo el que se acercaba lo temiera, pues hasta mataba a los médicos que le diagnosticaron sus enfermedades. Por dentro, lejos de la apariencia exterior de su falsa fachada, era realmente un monstruo muy peligroso que hasta mató de hambre a su familia. El matar de hambre es el arma más socorrida del comunismo.

Vemos con esto cómo son los dioses en los que se inspiran los socialistas y demás rojería adjunta. Siempre que haya un timado, existe un timador. Sus adeptos se dejan engañar fácilmente. En el socialismo es todo falso, mentira, trampa. Parte de esa base y después la perfecciona para hacerla creer a los advenedizos, deseosos de tomar su caramelo envenenado. Siempre con la ocultación del comunismo despiadado; la mayor aberración. El socialismo es el cáncer de España que debe extirpar si quiere sobrevivir.