Ha habido de todo: nervios, tarjetas (muchas tarjetas), goles y hasta una expulsión que ha dado un giro al encuentro. El partido de ida de la Champions disputado entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid en el Camp Nou ha estado a la altura de la competición y ha hecho disfrutar a dos aficiones que tendrán que esperar a la vuelta en el Vicente Calderón el próximo miércoles, 13 de abril, para conocer quién será el semifinalista de esta eliminatoria.

 

También ha tenido, por supuesto, polémica. La que llegó con la expulsión de Fernando Torres en el 35’, minutos después de haber anotado el 0-1 (el 24’). Son muchos los que califican la decisión de Felix Brych de muy rigurosa, aunque no errónea, ya que esta acción cambió por completo el curso del encuentro. Y es que el Atlético de Madrid, hasta entonces, era el equipo que dominaba en el terreno de juego con Filipe y Koke a los mandos. Pero tras quedarse con 10 no tuvo otra que conformarse con resistir, por lo que este derrota por la mínima es más dulce de lo que parece.

 

Suárez, con dos goles (en el 62’ y en el 73’), fue el artífice de la superioridad azulgrana tras la expulsión del fuenlabreño. Una superioridad de la que Neymar tuvo mucho que ver. Pero a él le faltó el gol a pesar de ese remate al larguero. Todavía queda la vuelta para ver cuál de estos dos soberbios equipos pasa a semifinales de la Champions: el Barça quiere revalidad el triplete… el Atlético de Madrid se juega su temporada. ‘Hagan juego, señores’.