Cuando una persona sufre una parada cardio-respiratoria, en la mayoría de las ocasiones la causa es por una alteración del ritmo cardiaco, es lo que se conoce con el nombre de arritmia cardiaca (ausencia de ritmo, ritmo muy, muy rápido o ritmo muy, muy lento y/o muy muy débil), lo cual no produce una buena contracción cardiaca que sea capaz de movilizar la sangre e impulsarla a través de las arterias, transportando el oxígeno y demás nutrientes a todas los órganos para su correcto funcionamiento en especial al cerebro.

 

Debido a esta alteración del ritmo el cerebro no recibe el aporte necesario de oxígeno para su correcto funcionamiento lo cual hace que disminuya toda la actividad corporal, produciendo a su vez una disminución de conciencia o incluso pérdida completa de la conciencia; esta situación es tan grave que si no es revertida en pocos minutos, causará la muerte de la persona.

 

¿Cómo podemos revertir esta situación?.

Lo primero que hay que hacer es acercarse a la persona siempre y cuando no corramos peligro, una vez junto a la víctima, comprobaremos el nivel de conciencia llamándola con tono alto, mientras le tocamos la cara o le presionamos el lóbulo de la oreja (por ejemplo), una vez que comprobamos que no hace ningún tipo de movimiento a nuestra llamada y estimulación táctil, comprobaremos si respira, para ello extenderemos la cabeza hacia atrás, colocando una mano en la frente y la otra en la barbilla (maniobra frene-mentón) acercaremos nuestra oreja a su boca-nariz para escuchar su respiración (si existe) mientras miramos el tórax de la persona para observar si este se mueve (eleva y desciende) con la respiración. Si la persona No respira o No lo detectamos, o tenemos dudas sobre si respira o no respira, siempre se pensará que No respira; por lo que el siguiente paso es:

  • GRITAR AYUDA y llamar al 112.
  • Dejar sola a la víctima e ir a buscar un Desfibrilador si conocemos la existencia del mismo cerca de donde estamos (si estamos solos), si hubiese alguien más con nosotros o acudiese a nuestra llamada, nosotros iniciaríamos las maniobras de RCP y la persona que acudiese a nuestra ayuda irá a buscar el desfibrilador.

¿Qué es un desfibrilador?

Un desfibrilador es un dispositivo que administra una descarga eléctrica al corazón a través de la pared torácica; mediante la colocación de unos parches impregnados de gel conductor y pegados a la pared torácica de la víctima (uno bajo la clavícula derecha y el otro a unos 5-6 cm bajo la axila izquierda), dichos parches mediante sendos cables conectados y enchufados al aparato, transmiten el ritmo cardiaco del paciente, que será analizado durante unos 10 segundos, para detectar el tipo de ritmo cardiaco del paciente e indicar si es necesario suministrar una descarga eléctrica o no.

 

¿Cuándo realizará una descarga eléctrica el desfibrilador sobre la persona?

Estos aparatos son muy sensibles y su probabilidad de acierto del ritmo del corazón es muy alta del 99,99 %, por lo que son totalmente fiables y eficaces.

Los desfibriladores indicarán que se administre una descarga eléctrica (= desfibrilación = quitar fibrilación), sólo y exclusivamente cuando el corazón esté Fibrilando, es decir, se Desfibrila si el corazón Fibrila.

 

¿Qué es Fibrilar?

El corazón debe contraerse con la suficiente fuerza como para impulsar la sangre a través de las arterias y llegar hasta los dedos de los pies, para oxigenar a su paso todos los órganos y tejidos, cuando el corazón late tan, tan rápido, es imposible realizar una buena y eficaz contracción por lo que realmente se mueve pero como “vibrando” y esa vibración sólo agita la sangre en el interior del corazón, pero no consigue impulsarla ni transportarla, de ahí que los tejidos y sobre todo el cerebro no reciban oxígeno y cuando el corazón Fibrila (vibra) se pierde el conocimiento.

Cuando ocurre esta situación, los primeros minutos (4-8 min) son primordiales para revertir esa actividad cardiaca tan desordenada. Al darle una descarga eléctrica, realmente lo que ocurre es que producimos un “parón” o interrupción brusca al corazón con el objetivo de “cortar” esa Fibrilación y volver a reiniciar el ritmo normal con contracciones eficaces, y créanme, esto ocurre así de verdad, es como producir un “corto circuito” a ese corazón tan rápido y volver a empezar.

como-usar-un-desfibrilador

¿Quién puede utilizar un desfibrilador?

Los desfibriladores indicados para uso por personal No sanitario, se llaman DESA (DEsfibrilador Semi Automático) o DEA (Desfibrilador Automático). Tanto en uno como en el otro, la responsabilidad de la descarga está en el aparato, él es quien detecta y analiza el ritmo cardiaco del paciente y el que indica el tratamiento adecuado: Desfibrilar o no.

En el DESA, cuando el aparato indica desfibrilar (con voz), este acto lo realiza una persona entrenada en su uso, previa precaución de mirar antes de apretar el botón luminoso correspondiente (para efectuar la descarga) que NADIE esté tocando al paciente en ese momento (porque podríamos transmitirle la descarga a dicha persona).

En el DEA: es el propio aparato quien realiza la descarga, una vez cargada la energía adecuada para la desfibrilación, es el aparato el que indica (con voz) que NADIE toque a la víctima e inmediatamente después administra la descarga (no hay botón de descarga)

Por esta diferencia entre ambos desfibriladores, los que existen de cara al público son DESA, (se necesita de alguien que presione el botón de descarga, para tener mayor seguridad).

Los DESA pueden ser usados por todas aquellas personas que hayan realizado un entrenamiento de sólo 8 horas, para saber manejarlo y aprender a realizar las maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar. No hace falta ser sanitario para poder usarlo.

 

¿Porqué son tan útiles y seguros?

  • Nos guían en todo momento con instrucciones audio-visuales claras y precisas.
  • NUNCA realizarán una descarga si no es preciso.
  • La Responsabilidad de la Descarga es del DESA (porque es el aparato quien decide).
  • Larga duración de las baterías (3-6 años). No necesitan mantenimiento.
  • Se graba cada situación en el aparato.
  • Son económicos (750-1000 € aprox.) ¿Cuánto vale una vida?

Lo ideal es que estos aparatos estuviesen presentes en todos los pueblos de la Sierra en un lugar de fácil acceso a cualquier hora del día, cualquier día del año.

En el momento que se accede al DESA se produce una llamada automática al 112 que activará la movilización del recurso sanitario más próximo al lugar, para ayudar en las maniobras de Reanimación, tratamiento definitivo y traslado al hospital si fuese necesario.

La desfibrilación SALVA vidas, es muy efectiva, la primera vez que lo usé fue en el año 1995 en un varón de 36 años, en una calle de Madrid, abrió los ojos y me preguntó. ¿Me he mareado, no?, recuerdo mi comentario en aquel momento: “madre mía, debiera haber uno de estos en cada esquina de Madrid”, me pareció increíble poder devolver la vida a alguien con un gesto tan sencillo y rápido, desde entonces han pasado 21 años, y sigo sin ver cumplido mi deseo.

El año pasado lo usé en una mujer de 38 años en la puerta del colegio mientras esperaba a su hijo, la buena actuación de los padres que también esperaban y nuestra cercanía al lugar, hicieron que esta mujer se recuperase y actualmente lleva implantado en su tórax un Desfibilador automático.

Es necesario que las autoridades se conciencien que los DESA son una prioridad, en mis 24 años de profesión lo he usado en pacientes de todas las edades desde los 12 años, en todos los lugares posibles, nunca se sabe donde puede ocurrir, esta patología no suele avisar y un DESA o varios, colocados en lugares estratégicos en los pueblos y ciudades son necesarios, así como promover educación mediante cursos en este sentido.

Si alguien está interesado en realizar este tipo de cursos, puede ponerse en contacto conmigo, los imparto desde el año 1998 (soy instructora de Reanimación CardioPulmonar).