Hay poca diferencia entre la maldad y la estupidez, porque ésta es el compendio de todas las maldades. El espíritu español está regido por la división. O sea, por la maldad y la estupidez. Empeñado en tirar piedras al propio tejado y en hundir el barco por el gusto mórbido de verlo naufragar. No hay un solo grupo humano en España que no ande dividido. En el ánimo español solo reina la división, porque olvidó las otras tres reglas aritméticas que preceden a la división: suma, resta y multiplicación. Estas tres reglas sólo se aplican aquí a los problemas, de manera que si con la resta disminuyen un poco, con la multiplicación se generalizan enquistándose. Las cuatro reglas, y el enseñarnos a leer y a escribir, era lo primero que se aprendía, con el respeto a los demás, en aquellas escuelas rurales bajo el crucifijo, la bandera es España, y los cuadros del Generalísimo, y de José Antonio, o bien de algún otro hombre sobresaliente. Todo dentro del principio de autoridad y de justicia que ostentaba con toda dignidad el señor maestro. Una figura emblemática que enseñaba y recibía admiración y respeto. Hoy no saben nada de eso, ni de otras cosas, ni de orden y admiración, solo saben lo que les dijeron que todo aquello era malísimo, y que lo bueno es esto. Hoy dieron el último palo por Decreto a la enseñanza y educación, permitiendo pasar de curso con un suspenso. De la calidad de la enseñanza bajo la izquierda es mejor no hablar. Se suprimen las recuperaciones. Los "progresistas" los quieren mientras más burros mejor, para poder engañarlos sin problemas. Un rebaño de ovejas guardadas por el lobo que son ellos. Hacen más daño con el ejemplo que con el pecado.

La maldad es más que nunca el deporte nacional, se enseña desde la televisión, y se cifra en el desahogo personal de hacer daño al prójimo. Tampoco saben eso de, "amarás al prójimo como a ti mismo", ni nada que conlleve valores y buenos principios. No les suena ni por asomo nada de eso, desde las víctimas de la LOGSE, para acá. Hoy solo siembran estupideces y maldades, y bien se nota. La sociedad fue sufriendo tal degradación y corrupción que hoy está en la fase de descomposición. Fue todo parejo a la política, en un proceso de ósmosis o vasos comunicantes. Cualquier institución o gremio social, se puede mirar en el espejo de la política. Desde ZetaP está politizado hasta el último rincón. Lo que pasa hoy nunca ha pasado en la sociedad, empezando por la división y terminando en el delito de los crímenes más horrendos.

Lo de hacer daño se ve palmariamente en toda la gente de izquierdas y en cómo es, mucho más mala que la de derechas. Estos estereotipos políticos los puso la izquierda, tan dada a poner el sambenito a los demás y nombres a las cosas, y a ver la paja en el ojo ajeno y no querer mirar la biga en el propio. Su principal motivación es hacer el mal, para causar daño a alguien. En eso se ponen de acuerdo y dejan sus divisiones. Esta conducta no se observa en la derecha. Lo de la derecha solo fue trabajar y no meterse en política. No cambió, pese a que los trabajadores se nombran los que son de izquierdas y sindicatos, UGT y CC.OO, que son la quinta columna del comunismo. Su embrión y punta de lanza. Nunca se vio al primer comunista que fuera un trabajador. También le pasa a la izquierda igual que con lo dicho sobre aquella enseñanza y educación citadas. Todo es malísimo, hasta que no llegaron ellos. Los de izquierdas y progresistas en el mal. Para la izquierda que no respeta ni a su sombra todo está maldito si no va exactamente con lo que ella impone, a los que no son de su cuerda. Tras conseguir la división social, la izquierda solo disfruta haciendo daño, que fue lo que hizo desde la transición hasta hoy. Necesitaba crear un enemigo para justificar sus acciones delictivas. Y no ha parado de delinquir.

El pecado de la derecha fue el haberse dejado contaminar y engañar por la izquierda, astuta y perversa, como el mismo diablo. Se dejó corromper por la izquierda, porque hacia el mal es muy fácil de ir. Hasta copia su lenguaje. Una de las grandes victorias de la izquierda es el dividir a la derecha, y mantenerla así, para asegurarse el poder. Disfruta como un niño mal educado y caprichoso que es lo que es, con lo que está pasando en el PP, que unido con VOX lo echaría del gobierno en la primera moción de censura. Parece que son muchos a los que les da ese mismo gusto morboso de ver a este atajo de criminales y delincuentes gobernando, robando y riéndose de los buenos españoles, mientras hunden y descuartizan España. Nadie les cortará por lo sano. Y el único que le echa valor y lo intenta es VOX, y ahí está la "derechita cobarde" haciéndole el juego a la izquierda para poner un cordón sanitario a VOX, y terminan barriéndolo de la escena política. Que se cumpla la voluntad de la izquierda, como hasta ahora, no sea que vaya a coger una rabieta/pataleta el niño. A la izquierda siempre con paños calientes, ya desde Rajoy que es quien debía haberle cortado con la mayoría absoluta. Desde entonces no volvió a haber mayorías absolutas al demostrarse que era lo mismo. Eso beneficia enormemente a la izquierda que es lo que quiere. Esta mierda, porque a los cerdos lo que más les gusta es revolcarse en el fango. Y que siga la división en la derecha. Y así tiene asegurado el poder la izquierda, hasta que San Juan baje el dedo. No soltó el poder desde que dio el golpe de Estado del 11-M, y ya no lo quiere soltar, porque no quiere la democracia más que para llegar al poder e instalarse en él, de por vida.

"A mí lo único que me preocupa es Pedro Sánchez", dice Isabel Natividad Díaz Ayuso. Y a toda persona normal le pasa lo mismo; que es lo que más le preocupa. Igual que le pasa a Cayetana Álvarez de Toledo, a quien quitaron de portavoz, como ahora quiere barrer a Isabel Natividad, persona lógica y razonable allí donde las haya. Como a ambas no las quieren lo mismo que hacen con VOX, lo que deben de hacer las dos es pasarse a esta formación, digna, razonable y limpia, y en posesión de la verdad. ¿Por qué la mierda que sale en los periódicos de izquierdas le dan aire los líderes del PP? No quiere que Isabel Díaz Ayuso gobierne el PP de Madrid, como le corresponde al ser la presidente de la Comunidad. Pues no se sabe quién manda, si es Teodoro Martínez Egea, o Casado, o el que enreda es Almeida. ¿No será que Isabel Díaz Ayuso vale más que todos ellos?

No nos podemos enredar en discusiones bizantinas cuando de frente tenemos un enemigo tan peligroso y potente, que mantiene su engaño y división de la derecha, para seguir haciendo de su capa un sayo. Abusando, robando y destruyendo, apoyado en los mayores enemigos.

Si nadie salvo VOX toma conciencia de esta realidad inmunda y suicida, solo queda unirse a VOX y que pueda llegar a gobernar cuanto antes. Y gobernar con mano firme, caiga quien caiga, para limpiar tanta basura que anega el país. Ya contamos con que los rojos se subirán por las paredes, y esperemos que se caigan. También si gana la derecha prenderán fuego a España. Pues hay que encerrarlos antes de por vida, y que las paguen todas juntas.

No tiene nombre todo lo hecho por Pablo Casado. Qué equivocado sigue estando. ¿Es que tiene algún interés oculto en que la izquierda, con los comunistas, la eta y los separatistas, y todos los enemigos de España, acaben de hacerla trizas? Parece que sí, que eso es lo que más le interesa. O ¿es que espera heredar las cenizas que deje el psoe? Cuando eso llegue no podrá heredar nada porque esa herencia es la base del comunismo.