Los Jordis van a ser los primeros presos por el procés en salir a la calle en un régimen de semilibertad, hecho que podría producirse a partir de mañana mismo, el mismo chollo del que disfrutó Oriol Pujol. Es de lógica suponer que en esas horas en libertad no podrán hacer agitación política, aunque en los tiempos en los que vivimos cualquier cosa es posible.

La excarcelación de los golpistas coincide con la visita que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchezrealizó hoy a Cataluña para reunirse con Quim Torra. Precisamente, una de las principales reclamaciones del independentismo es la excarcelación de los condenados por el 1-O. Torra y ERC reclaman una amnistía, pero en la práctica la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario permite disfrutar ya de la semilibertad.

La Junta de Tratamiento de la cárcel de Lledoners (Barcelona) aprobará hoy la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario a Jordi Cuixart y a Jordi Sànchez. Gracias a ello, los dos internos, condenados a nueve años de prisión por sedición debido a su papel en la organización y desarrollo del referéndum ilegal del 1-O, podrán salir de la cárcel desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde y sólo estarán obligados a pasar la noche en prisión.

Según fuentes penitenciarias, a Cuixart, líder de Òmnium Cultural, se le permitirá salir de la cárcel para trabajar, mientras que Jordi Sànchez, ex presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), llevará a cabo labores de "voluntariado".

 

Cuixart y Sànchez fueron los condenados por el 1-O que recibieron las penas más bajas y además fueron los primeros que entraron en prisión provisional. Llevan encarcelados desde el 16 de octubre de 2017, se encuentran en segundo grado y ya han disfrutado de sus primeros permisos. Lo que no está tan claro es que los presos se hayan reinsertado. En el caso del líder de Òmnium, por ejemplo, ha declarado en numerosas ocasiones que volvería a actuar como lo hizo.