Será el próximo domingo 13 de marzo, a partir de las 18.00 horas. El lugar elegido, la sala de teatro La Usina de Madrid. En sesión vespertina, los componentes de la compañía de teatro Almanema interpretarán la obra Ensayo para una despedida ante un público especial que, en esta ocasión, estará compuesto por personas… y perros.

 

En lo que supone una experiencia piloto –tal y como han reconocido todos los agentes actuantes en esta iniciativa-, la obra de teatro contará con varios espectadores –añadidos al resto de público- que acudirán acompañados de sus perros (hasta un máximo de seis), con el objetivo de ejemplificar sobre cómo las mascotas pueden convivir en armonía en la sociedad en acciones y situaciones habituales siempre y cuando cumplan con unas determinadas características de sociabilización.

 

La iniciativa parte de Smart Dog, firma dedicada al ocio y la formación de propietarios y perros en aras de propiciar la tenencia responsable que posibilite esa convivencia armónica antes referida. Por eso, los perros que estarán presentes en esta obra teatral bajo la tutela de sus propietarios han sido seleccionados previamente entre aquellos que cuentan con un adecuado nivel de sociabilización.

 

La gerente de Smart Dog, Coral Sangil, asegura que “será un un aforo muy limitado de perros, puesto que se trata de eso: una primera prueba para ver que esa convivencia es posible si los propietarios asumen una tenencia responsable”. “Si la cosa sale bien, pues podremos ir aumentando aforo y llevando la iniciativa a otros lugares”. Sangil sostiene que “un perro equilibrado y educado facilita su incorporación en los diferentes entornos de la vida de sus propietarios, además de ofrecer una imagen mucho más reconciliadora para el resto de la sociedad”. 

 

 perro-cachorro-407

 

Esta presencia perruna será posible merced a la colaboración de los responsables de la sala de teatro La Usina, cuyo director, Gabriel Molina, asegura que “no tenemos ningún precedente y supone una prueba que se puede repetir en el futuro”. “Los perros que van a estar presentes durante la función están perfectamente preparados”, subraya. Molina, además, recuerda que se ha ido informando y se informará previamente a todos los asistentes de esta circunstancia.

 

Mara Roa, directora de la compañía Almanema, asegura, por su parte, que con esta iniciativa “estamos dando una oportunidad a que los propietarios de perros puedan acudir con ellos a una obra de teatro igual que ocurre en algunos restaurantes concienciados con ello o en algunas ciudades con, por ejemplo, el metro”. Roa asegura que para esta representación especial de Ensayo para una despedida se han adaptado algunos aspectos a la presencia de perros, aunque con muy leves matices que no afectan al conjunto de la obra.

 

cartel-teatro-perros