Después de una manifestación el 15 de mayo del 2011 aquí en Madrid unos 200 porreros de la izquierda más radical decidieron acampar en la Puerta del Sol de la Capital de España. Se auto proclamaron «Indignados» y durante su estancia en este lugar convirtieron el centro de la ciudad en un estercolero. En esos momentos las autoridades que tenían la responsabilidad de garantizar el orden se cruzaron de brazos y dejaron a esta chusma indigente hacer lo que quisieran, aunque eso propiciara la indignación, esa sí bastante fundamentada, de los ciudadanos de orden y sobre todo de los comerciantes del entorno que tenían que soportar a esta basura humana y a la basura que producían. Aquello dio ​paso a Podemos y a su líder, un engendro creado por un PP que calculó mal las consecuencias. De su líder no voy a decir nada que no se sepa, todos conocen su perfil totalitario y criminal. Gracias a otro sinvergüenza entra en un gobierno de sociatas, etarras y golpistas ostentando el cargo, nada más y nada menos, que de vicepresidente 2º. Incluso consigue un ministerio inventado para la cajera de supermercado a la sazón su barragana. Pero no quiero repetir lo que todos sabemos ya. 

El motivo de este escrito es poner en consideración de nuestros lectores que esta gentuza, tras la huida cobarde del moños del gobierno quiere volver a tomar no solo Sol. Quieren acampar y asolar la Comunidad de Madrid. Después del bodrio de Murcia iban a por Madrid, pero calcularon mal, porque son muy burros y muy mala gente. Ayuso sabía desde hace mucho que Aguado no era de fiar, pero esperó. Cuando vio que la izquierda se movía además con miembros de Ciudadanos, con gran vista política se adelantó y convocó elecciones dejando a todos estos colgados de la brocha y con el culo al aire. Este terremoto le ha servido al chepa para salir huyendo del Gobierno y presentarse a las próximas elecciones del 4 de mayo. Quería un frente de izquierdas unido sobre todo con Mas Madrid, pero el niñito Errejón y sus chicas le han mandado a escardar cebollinos. Quieren entrar en la sede de La Comunidad de Madrid con sus mochilas, sus porros y sus piojos.  El criminal que tenía la responsabilidad de las residencias y es el causante por inacción de más de 20.000 ancianos fallecidos quiere hacer tabla rasa de su gestión nefasta a nivel nacional y ser referente de la izquierda, convirtiéndose en una amenaza para el funcionamiento de La Comunidad de Madrid y la propia seguridad de los madrileños. El que desde el gobierno con sus socios ha hecho todo lo posible para dinamitar la aceptable gestión de la Comunidad ahora quiere montar otro 15 M para echar a Isabel Ayuso.

Las gentes tienen que desterrar en las urnas a esta jauría de delincuentes. Durante la guerra anunciaban a bombo y platillo que Madrid sería la tumba del fascismo y todos sabemos lo que gracias a Dios pasó. Ojalá el día 4 se repita y ante el lema «Democracia o Comunismo» gane la cordura y no la maldad que representa esta escoria.