La principal estructura sobre la que se apoya todo el colosal edificio levantado en el mundo  por la Sinagoga de Satanás tiene un nombre: “Red de Información”. Para hacerse una idea aproximada de la misma imagínense la otra  que inicio Edison el año 1881 al crear la primera “red eléctrica” del mundo que él llamo “Illuminating Company” para atender la demanda de un centenar de clientes (exactamente ochenta y dos (82),  y hacer funcionar cuatrocientas lámparas (400),

¡Eso sí!,  tres años después ya tenía quinientos clientes y daba luz a diez mil lámparas… Ciento treinta y un años después –hoy--,  los satélites nos permiten contemplar una Tierra iluminada, con una imagen deslumbrante que no puedo menos de contemplar admirado, Se han preguntado ustedes,  ¿cuántos billones, cuantos trillones de lámparas lo hacen posible? ¡No tengo idea…pero impresiona!

Esta imagen les ayudará  a entender cómo funciona el Poder Supremo sin rostro. Su Red parece virtual, porque no es palpable, pero es tan real como la que nos envían los satélites. Así veo yo el control de la Sociedad humana por la Sinagoga de Satanás.

Si hablamos de la red eléctrica, es un hecho que desde nuestra casa podríamos encender las luces de Hong Kong o de Copenhague sin gran complicación. Bastaría una pequeña conexión a los cables que ya están perfectamente conectados mediante una pequeña cooperación de las compañías eléctricas. En forma idéntica la “red masónica” conecta los extremos de la Tierra.

Quizás, te haya sorprendido ver el ultra rápido crecimiento de la red eléctrica iniciada por Edison hace solo ciento treinta y un años. Como quien dice, ayer el mundo  no sabía lo que era una bombilla y  hoy las hay de toda especie y potencia,  lo que nos permite jugar los partidos internacionales de fútbol en la media noche --convertida en mediodía--.

Esa RED, como  nació hace solamente ciento treinta y un años y,  hoy, en mayo de 2022,   la red incipiente de Edison es un “dinosáurico tejido de cables” que envuelven los quinientos diez billones de metros cuadrados (510 100 000 000 000) que tienen la Tierra… ¡No me digan que no es para pasmarse!

Pues bien, les invito a que usando la imaginación analicen la otra realidad creada en distingo campo y nivel, por  el Poder Supremo sin rostro

Permítanme un paréntesis, yo le doy mucha importancia a ese nombre de cuatro vocablos, y les invito a que lo utilicen tal cual, pues es una definición perfecta de la Organización satánica descubierta por san Juan evangelista. Convénzanse: Es “Poder” porque le obedece la Humanidad; es “Supremo” porque, sobre la tierra no hay otro que se le acerque, ni en riqueza, ni en mando, ni extensión de su autoridad…, ni a kilómetros se le aproxima el más cercano; y “no tiene rostro”,  porque es imposible saber quién lleva las riendas, nadie conoce su cara. Aunque yo me he permitido una aseveración: “lo único seguro es que su Jefe último, es un maricón” casi me dejaría cortar la cabeza, como dicen en mi pueblo. (¡Tan seguro estoy!)

Por otra parte, si alguno da por buenas mis teorías, no debería tener complejo en usar mi terminología. Deberíamos dejar de hablar del “stablishment”, de los “globalizadores”, etc.; simplemente,  del “Poder Supremo sin rostro”.

Les invito, ahora,  a imaginarse la realidad de ese otro mundo cuya Red no ha sido construida en un siglo,  sino en veinte. Pueden,  calcular su capacidad de acción y de dominio con semejante estructura a su exclusivo servicio. Esa red trabaja en doble sentido,  de abajo a arriba y de arriba abajo: Sus fieles “esclavos” remiten constantemente información a los centros de recepción y,  estos,  a la Dirección Central;  desde la cual parten, constantemente, sugerencias, consignas y ucases. Un modelo eficaz de control de la Sociedad; todo se mueve bajo tierra (según los ingleses, “underground”) de modo invisible,  en forma “discretísima”,  entre las Logias y demás centros mafiosos y secretos.

No sé por qué investigan tanto sobre la razón de la presión actual sobre la las naciones cuando  todo es sencillísimo de explicar: Le basta al Poder Supremo sin rostro –alias “Sinagoga de Satanás” – decidir que ha de ser “obligatorio el aborto” como  “derecho humano”,  trasmitir esa decisión a las Logias y Centros mafiosos secretos e,  inmediatamente,  todos los profesionales  de la política, de la comunicación, de las organizaciones sociales de todo tipo, etc., más todos los Gobiernos, cadenas de televisión y radio,  junto con los directores de cine, guionistas, novelistas, periodistas, tertulianos, comunicadores – todo el que tenga algún poder de decisión o de influencia en la creación de “opinión pública”--  se ponen a trabajar como un solo hombre. Lo mismo en Nigeria que en Alaska, en Berlín que en Madrid, o en Paris, Buenos Aires o Nueva York…

. Esto tendría remedio si la Iglesia Católica fuera la misma que supo tomar decisiones apropiadas en el Concilio de Trento pero  desgraciadamente,  hoy estamos bajo el control del Modernismo (condenado por San Pío X, León XIII y el beato Pío Noveno) y  éste no quiere enterarse de quien dirige el Mundo el día de hoy.

Jesús ya nos advirtió de lo que podía pasar cuando al Diablo –al que llamó “príncipe de este mundo”—aumentase su poder sobre la Tierra,  pero no le supimos entender y, hace sesenta años, los responsables del buen rumbo  olvidaron el consejo “los experimentos con gaseosa”… Creyeron saber más que nuestro divino Maestro fundador de una iglesia Jerárquica y ellos la “democratizaron”, Él,  puso al frente de a doce hombres y, ellos, intentan  enmendarle la plana y cambiarla a mano de las mujeres, --imitando al descerebrado que ha puesto España en manos de un gobierno de veinte féminas…

Hace años me sulfuraba esa necedad clerical, ahora me provoca risa.  Para tener las ideas claras basta  con leer el Génesis y pensar en lo sucedido en el Paraíso Terrenal, cuando la mujer tomó la iniciativa, y se saltó a la torera “el orden establecido por Dios”.