El politólogo Vytautas Sinica describe el vínculo entre el neocomunismo, o marxismo cultural, y liberalismo en este artículo de la Tribuna de Lituania.

La etiqueta “izquierdista” se escucha cada vez más en programas, artículos, debates e incluso en las conferencias de los propios políticos. Cuando daba clases a los estudiantes de la Universidad de Vilna hace tres años, evité usar este término porque era inusual y poco convencional. Pero cuando vi que estaba siendo utilizado por los propios estudiantes, me resultó evidente que ya era hora de usar el término. Pero, ¿qué significa exactamente y cómo distinguimos a un izquierdista de un liberal?

El izquierdismo, el nuevo marxismo, el marxismo cultural, el neocomunismo y algunos otros nombres de este tipo, hasta el punto de que necesitamos investigarlos, significan esencialmente lo mismo y pueden considerarse sinónimos. El más popular de estas etiquetas es izquierdismo, generalmente denominado académicamente como nuevo marxismo o marxismo cultural; aunque neocomunismo es el término que mejor refleja la continuidad histórica. Es importante no perderse en la terminología. La filosofía de izquierdas nació en la Alemania de entreguerras, en el Instituto de Investigación Social de Frankfurt, conocido como la Escuela de Frankfurt. Cuando los nazis tomaron el poder, la mayoría de los investigadores de este centro huyeron del país y la mayoría se trasladó a Estados Unidos, donde, después de la guerra, llegaron a ser muy influyentes en las ciencias sociales. Su influencia fue excepcional en la Universidad de Columbia, y en las dos primeras décadas de la posguerra esta influencia se extendió por todo el país, formando a los abogados, periodistas, políticos y científicos sociales del país, y dando lugar al movimiento hippie y a la revolución sexual.

El marxismo cultural pretendía renovar el viejo marxismo en el que se basaba la Unión Soviética. Aceptó los supuestos básicos del marxismo, en particular, que la realidad es material, que la religión es un engaño, que el propósito de la filosofía no es explicar sino cambiar la realidad, y que la familia conyugal es una prisión para las mujeres y una herramienta del capitalismo. Coincidía con el marxismo ortodoxo en cuanto a la desigualdad social y la búsqueda de la igualdad, pero hacía hincapié en otras ideas. Al igual que Gorbachov quiso más tarde renovar la Unión Soviética en lugar de destruirla, la Escuela de Fráncfort quiso renovar y revitalizar el marxismo en el que creía y en el que se apoyaba. El marxismo tradicional proclamaba la revolución obrera y la dictadura del proletariado. Los marxistas culturales entendían que los trabajadores eran una clase reaccionaria y conservadora que nunca sería el motor del cambio. Era necesario liberar a otros de la opresión. Los propios fundadores del marxismo propusieron otra solución: la liberación sexual. El marxismo cultural proclamó así la liberación de todas las minorías, pero sobre todo de las minorías sexuales, de las normas tradicionales impuestas por el poder del Estado.  La revolución obrera fue sustituida por una revolución sexual.

Entre una serie de propuestas, Engels proclamó la necesidad de abolir la familia conyugal de un hombre y una mujer, argumentando que es una institución para la opresión de la mujer, para la transmisión de normas anticuadas y para la acumulación de capital, por lo tanto, para la profundización de la desigualdad. Engels escribió que la abolición de la familia debía ser uno de los objetivos de los comunistas. En el siglo XIX hubo varios intentos de establecer comunas, pero ninguno a nivel estatal. Lenin, después de la Revolución de Octubre, fue uno de los primeros en decidir la abolición del matrimonio, legalizar el divorcio, legalizar el aborto (como forma de liberar a las mujeres), pedir la transferencia de la educación de los hijos de los padres al Estado, etc. Esta revolución sexual soviética duró muy poco porque, sin la anticoncepción moderna, tuvo rápidamente muy malas consecuencias para la salud y las relaciones sociales de las personas. En la posguerra, con la anticoncepción moderna, estas consecuencias negativas se gestionaron mejor y los marxistas volvieron a la idea de abolir la familia. Sin embargo, este objetivo no se alcanza por medio de una prohibición tajante y la destrucción de las familias. Por el contrario, la metodología es sutil y consiste en dos acciones: cambiar el significado de la familia, desvinculándola de la crianza de los hijos, y desvalorizarla, reconociendo cualquier cosa como familia.  De la misma manera que si consideramos que todo el mundo es un “campeón” la palabra y su estatus asociado dejan de tener sentido, lo mismo ocurriría con la “familia”.

El autor del artículo

Pero el marxismo cultural no se limita en absoluto al objetivo de la deconstrucción de la familia tradicional. El objetivo es liberar a los individuos de todas las normas tradicionales, de hecho, de cualquier norma dominante impuesta por el Estado. El objetivo no es conseguir la tolerancia de los comportamientos considerados pecaminosos, anormales o viciosos. El objetivo es que todas las normas morales se consideren igualmente normales y apropiadas, todas las identidades igualmente importantes. Todas las lenguas y religiones deben tener el mismo estatus en la sociedad definitiva de la diversidad. Nadie debe integrarse en nada, por lo que exigir a los extranjeros que se integren es una forma leve de discriminación. Han surgido diversos estudios pseudocientíficos como los estudios raciales, de género o queer, explorando la supuesta opresión institucional y sugiriendo cómo erradicarla o compensarla, porque “se supone que la filosofía cambia la realidad”. Todo esto es necesario para que las minorías oprimidas dejen de sentirse oprimidas.

Es en estos puntos donde se hace evidente la principal diferencia entre el izquierdismo y el liberalismo. El liberalismo parte ya de la base de que no existe una verdad moral objetiva y que es imposible conocerla, por lo que cada persona debe tener su propia concepción de lo que es bueno y moral. Esto socava la exigencia de una adhesión estricta a las normas tradicionales y a la ética de la virtud. Sin embargo, el liberalismo no pretende que las diversas normas personales resultantes sean obligatorias. Un liberal consecuente debe esforzarse por al menos tres cosas. Primero, la mayor libertad de expresión posible. Segundo, la menor interferencia posible del Estado en las relaciones humanas. Tercero, la educación pública, que llevará a la propia sociedad a tomar decisiones políticas liberales. El liberal es, por tanto, un destructor de las normas naturales, pero no pretende obligar a las sociedades antiliberales a vivir según las normas de rechazo moral. Por otro lado, el izquierdismo exige la liberación de los individuos de las normas tradicionales mediante el monopolio del poder estatal. Las tres formas principales que adopta esto son: las leyes de incitación al odio, que restringen la libertad de expresión mediante el castigo; la corrección política, que restringe la libertad de expresión mediante la “cultura de la cancelación”, es decir, la relegación informal de los “incorrectos” a los márgenes de la sociedad; y el sistema de cuotas, que impone por ley una situación artificialmente mejorada para diversos grupos minoritarios. Por cierto, el Convenio de Estambul y su obligación de “abolir las tradiciones y costumbres basadas en los roles de género” es un ejemplo perfecto de dictadura de izquierdas.

El autor más importante desde el punto de vista político del marxismo cultural fue Herbert Marcuse, que escribió los famosos e influyentes libros Eros y civilización, El hombre unidimensional y el breve ensayo “La tolerancia represiva”. Marcuse argumentó que la tolerancia, tal y como se entiende comúnmente, requerir la tolerancia de un comportamiento que se considera incorrecto, es represiva. Esta tolerancia en las estructuras de poder existentes sigue permitiendo que los que tienen el poder, y cuyos puntos de vista prevalecen, dominen. Esta tolerancia no puede generar cambios. Por lo tanto, la verdadera tolerancia no represiva debe privilegiar a las diversas minorías oprimidas y silenciar a la mayoría dominante. Hoy en día, estamos viendo la aplicación práctica de esta propuesta de Marcuse en todo el mundo. Cada vez que te sorprendas preguntándote por qué los medios de comunicación no dicen nada malo de tal o cual grupo de la sociedad, o por qué tú mismo no puedes decir nada malo sobre él, recuerda esta construcción de Marcuse.

El izquierdismo ha echado raíces en todo el mundo occidental, incluida Lituania. Esto es lógico, porque el izquierdismo es el resultado lógico del desarrollo del liberalismo. En Lituania tenemos hoy tres partidos con la palabra “liberal” en su nombre. También tenemos el mayor partido en el poder que se autodenomina conservador, mientras que en la práctica es indiscutiblemente liberal. Sin embargo, ninguno de estos cuatro partidos es liberal en el sentido que acabamos de mencionar. No les importa la libertad de expresión y de pensamiento, ni el derecho de autodeterminación de los ciudadanos. Les importa la liberación de las minorías y la reconstrucción de la sociedad por medios violentos. Ni la revolución sexual, ni el multiculturalismo, ni la idea del privilegio racial han surgido nunca de la ideología del liberalismo. El liberalismo es como un recipiente vacío que dice que cada uno puede decidir por sí mismo, pero no ofrece ninguna agenda definida sobre lo que necesita una decisión. El marxismo, y ahora el nuevo marxismo como ideología decisiva y revolucionaria, llena este vacío creado por el liberalismo en todas partes. El liberalismo limpia las sociedades de normas tradicionales y allana el camino para la dominación del izquierdismo. Esto es lo que está ocurriendo hoy en Lituania. Aunque hemos llamado, y podemos seguir llamando, liberales a todos los partidos gobernantes por conveniencia y simplicidad, quienes deseen comprender e identificar mejor los procesos que tienen lugar en Lituania y en el mundo deben tener en cuenta que ya no hay liberales en Lituania.